Apicultura en Catamarca

Desde la remota localidad de Londres, ubicada hacia el oeste de la provincia de Catamarca, Luis Rivas dialogó con nuestro medio sobre sus más de 20 años en la actividad.

El productor señaló que llegó desde Buenos Aires y que primero se metió en la actividad como una forma de obtener algún ingreso extra, pero con el tiempo fue creciendo y la tomó como la principal fuente de ingreso.

Contó las viscisitudes por las que debe pasar para llevar adelante su trabajo y aseguró que uno de los inconvenientes principales es la falta de proveedores. “Acá esa es la gran dificultad, antes traía de Buenos Aires, pero ahora lo hago desde Córdoba”, enfatizó.

Siguiendo con su relato se refirió al poco apoyo gubernamental. “Acá en Catamarca hay tres producciones primarias que son el Nogal, la Vid y el Olivo y el resto estamos totalmente olvidados, como si prácticamente no existiéramos”.

 

Diversificarse…

Rivas explicó que no solamente se dedican a la producción de miel, sino que buscan diversificarse y le dan valor agregado a los subproductos, elaborando por ejemplo jabones con propóleos.

La miel la fraccionamos y la vendemos a cien pesos el kilo, y ahora estamos trabajando en un proyecto que tiene como objetivo elaborar vino y vinagre de miel.

 

Cosecha pobre…

La temporada 2015/2016 fue muy pobre. “Llovió algo pero no alcanzó, y prácticamente no tuvimos floración”, y agregó “Lo que juntaron las abejas se lo dejamos directamente a ellas para que puedan alimentarse y no tengamos dificultades nutricionales”.

Además, cabe mencionar que un buen año arroja promedios que oscilan los 20 kilos por colmena.

Por último, en cuanto a las complicaciones que tiene la región, Rivas señaló “es muy dificíl trabajar en el verano. Acá una colmena tiene que soportar 45 grados para arriba por más que las tengamos a la sombra, y hay zonas que además son muy secas”, y redondeó “en tanto que los inviernos son muy fríos donde incluso sabe nevar. Llega a hacer hasta 10 grados bajo cero. Son cortos pero intensos. Colocamos guarda piqueras, poncho y las dejamos con buena reserva”.