Aspectos importantes en la producción de material vivo

|  Publicado en:

 

En estos meses los apicultores comienzan a definir el material vivo que utilizarán en la próxima temporada y de ésta elección dependerá en buena parte el futuro rendimiento de la cosecha. En cuanto a las pretensiones al momento de elegir las características de una reina, el componente principal tiene que ver con la mansedumbre, algo clave para evitar problemas internos dentro de un apiario, pero además para que el apicultor pueda trabajar sin demasiados sobresaltos, también se considera el comportamiento higiénico que tiene la raza como otra arista sin duda muy importante.

Diferencias por zonas

En cuanto a la diferenciación según la región donde va dirigida la reina, hay opiniones muy diversas. Algunos cabañeros como por ejemplo Antonio Fabbro, de la localidad santafesina de Malabrigo indicó en diálogo con nuestro medio que ellos mandan reinas por todo el país y no han tenido mayores dificultades, por lo cual considera que son adaptables, aunque existen otros que indican que cada zona tiene un tipo de reina que funciona mejor a otro. Por ejemplo en el norte argentino las reinas son más oscuras, presentan una mayor resistencia a enfermedades, pero como contrapartida tienen un comportamiento bastante más agresivo en relación a las que se utilizan en el centro del país, por lo cual las abejas están acostumbradas a un comportamiento determinado de su soberana y producen en relación a esto, lo cual no quita que tras un tiempo lógico de adaptación estos parámetros no tengan demasiada incidencia, aunque en estos casos es todo materia opinable y no existe un libreto único de cómo trabajar o una formula exacta para producir más y mejor.

Autoabastecimiento

En el último tiempo aumentó, aunque no en gran medida, el autoabastecimiento, es decir que cada productor o en su defecto una asociación o cooperativa produce su propio material vivo con el cual se sustenta a lo largo de una temporada. Aquí también existen opiniones cruzadas, con algunos cabañeros como Enrique Vaudagna de Rafaela que sostienen que hay grandes diferencias principalmente en los controles que se le realiza al material vivo para ir mejorando cada año el aspecto genético e ir logrando nuevos objetivos. “No es lo mismo aquel que hace décadas viene dedicándose a producir material vivo, perfeccionándose en el tema y adquiriendo nuevos conocimientos, que aquellos apicultores que por una u otra cuestión realizan en algún momento su material”, destacaron. Sin embargo, hay quienes indican que la principal e incluso única diferencia es la capacidad de producir a mayor escala. Ahora le pregunta que surge es ¿Por qué hay autoabastecimiento? Aquí aparecen dos puntos fundamentales, por un lado la difícil situación económica que atraviesa la apicultura y que obliga a una reducción necesaria en los costos de producción, ya sea moviendo lo menos posible las colmenas, disminuyendo los gastos de traslado, elaborando medicamentos artesanales o incluso produciendo el propio material vivo para realizar el recambio que todo colmenar necesita. Otro de los factores que tiene incidencia directa, es que en algunas regiones no hay cabañeros y en consecuencia los apicultores no tienen (al menos en un rango de distancia razonable) a quien comprarle, por lo cual la única salida es producir ellos mismos.

Crece la apicultura orgánica

En el último tiempo, comenzó a crecer de sobremanera la producción de alimentos orgánicos y en consecuencia la apicultura no escapa a esta realidad. Para que el material vivo pueda ser utilizado en apiarios dedicados a producción de miel orgánica obviamente deben tener un protocolo determinado de trabajo y contar con la autorización correspondiente. Para finalizar, otro de las controversias que se genera en cada charla referida a estos aspectos aquí desarrollados, tiene que ver con el período de recambio de reinas. Es casi de libreto indicar que las soberanas deben reemplazarse cada dos años, sin embargo hay quienes indican que puede llegar a extenderse algo más. Frente a esto los cabañeros no dudaron en asegurar que, quienes logran mejores resultados, cada temporada realizan una recorrida por sus apiarios y eliminan la reina que ellos consideran no está realizando su aporte como corresponde, independientemente del tiempo que la misma tenga. “Lo que se gasta de más, se termina recuperando en el aspecto productivo”, afirmaron para darle punto final a la charla.

¿Querés publicitar en nuestro portal?

Quiero Publicitar