Bajas temperaturas e incidencia en las colmenas

La Apis mellifera es uno de los polinizadores más importantes debido a su importancia en la estabilidad del ecosistema y la biodiversidad. Sin embargo, la supervivencia de las abejas se ve afectada por muchos factores estresantes. Estos incluyen temperaturas extremas, mala nutrición, plaguicidas, parásitos y patógenos. La temperatura es el principal factor ecológico que afecta el desarrollo de la cría de abejas. Casi todos los insectos no sociales son poiquilotérmicos, mientras que muchos insectos sociales pueden mantener temperaturas precisas en el nido.

Muchos estudios han demostrado que la cría de abejas melliferas (larvas y etapas de pupas) criadas a temperaturas subóptimas puede tener efectos negativos sobre las abejas adultas subsiguientes. Primero, la cría elevada a temperaturas subóptimas puede resultar en deformaciones tales como alas, piernas y abdomen deformados. Aunque las tasas de eclosión no son diferentes cuando las crías se exponen a temperaturas entre 31-37 grados, las longitudes de las alas, probóscide y tergum son significativamente más cortas y las abejas deformadas aparecen en ambos casos de las temperaturas extremas. Cuando las pupas son expuestas a 20 grados durante 96 horas, las abejas africanizadas muestran altos porcentajes de picaduras divididas y alas deformadas. En las abejas occidentales la baja temperatura resulta en la imperfección de las venas de las alas y el ángulo G18 en las alas anteriores. Las abejas adultas criadas a temperaturas más bajas también muestran diferencias en el comportamiento, el aprendizaje y la memoria. Las abejas criadas a 35 y 36 grados como cría muestran un mejor aprendizaje y memoria. La baja temperatura de cría también provoca una menor probabilidad de que las obreras realicen el baile y busquen alimento a una edad tardía. Finalmente, las abejas criadas a menor temperatura de cría también son más susceptibles a las tensiones. Por ejemplo, las abejas que salen de 33 grados son más susceptibles a los pesticidas.

A pesar del gran número de estudios que se concentran en los efectos de la temperatura de la cría sobre la morfología y el comportamiento, ningún estudio ha explorado sistemáticamente los efectos de las bajas temperaturas sobre la mortalidad de la cría y la supervivencia de los adultos cerrados. El presente estudio intentó responder a dos preguntas: ¿Cuál es la etapa de cría cubierta más sensible al estrés del frío?, y ¿Cómo la baja temperatura durante la cría cubierta afecta la longevidad de adultos cerrados?.

Desorientación de la pupa y tasas de desorientación después de tratamientos en frío.
(A) Desorientación de una pupa,
(B) de una abeja cerrada
(C) la misma abeja desorientada mostrada lateralmente).
(D) Tasa de desorientación de diferentes crías envejecidas (± SE) después de haber sido expuestas a 20 ° C durante 2 h.
(E) La tasa de desorientación después de 24 h de cría vieja (L1) se expusieron a diferentes duraciones de 20 ° C. Estas abejas desorientadas murieron por inanición, aunque técnicamente sobrevivieron hasta la eclosión. El grupo de control se indicó como “CK”.

Resultados

Tiempo atrás, se demostró que la temperatura es un factor ecológico fundamental que afecta sustancialmente la supervivencia de la abeja de la miel. Sin embargo, el impacto del estrés a baja temperatura durante la cría cubierta en la mortalidad de crías no ha sido sistemáticamente investigado. Además, poco se sabe acerca de cómo la exposición a baja temperatura durante la cría cubierta afecta la longevidad adulta posterior. En este estudio, que nuestro medio presenta en versión periodística, las crías de obreras tapadas fueron expuestas a 20 grados durante 12, 24, 36, 48, 60, 72, 84 y 96 horas, seguido de incubación a 35 grados hasta su aparición. Se encontró que la mayor duración de la baja temperatura durante la cría cubierta condujo a una mayor mortalidad, mayores incidencias de desorientación dentro de las células y menor longevidad de las obreras. La cría cubierta como prepupa fue más sensible a la exposición a baja temperatura, mientras que las larvas cubiertas y las de pupas medias mostraron la mayor resistencia al estrés a baja temperatura. Los resultados sugieren que las prepupas y las pupas antes de la eclosión son las etapas más sensibles al estrés a baja temperatura, al igual que a otras tensiones, presumiblemente debido a muchos cambios fisiológicos relacionados con la metamorfosis que suceden durante estas dos etapas. Comprender cómo el estrés a baja temperatura afecta a la fisiología y la longevidad de las abejas melíferas puede mejorar las estrategias de manejo de abejas.