Campos bajo el agua en territorio bonaerense

10695010_648511638590457_1503808641_n

0011523512

 

La situación en la Provincia de Buenos Aires es alarmante, porque las lluvias anegaron más de diez millones de hectáreas en cincuenta distritos del interior bonaerense.

Esto sin dudas ocasiona enorme complicaciones en el sector apícola, donde los apicultores vieron como el agua se llevaba sus apiarios, arrastrando todo a su paso y provocando grandes pérdidas en una temporada que pintaba alentadora.

En muchos casos se perdieron grandes cantidades de colmenas, y en otros los campos quedaron intransitables, por lo cual seguramente habrá grandes problemas nutricionales y sanitarios justo cuando las colmenas estaban arrancando con la mira puesta en las primeras floraciones de primavera.

Frente a éste tema, la ayuda prometida por el gobernador Daniel Scioli parece insuficiente. Anunció que se prorrogarán los vencimientos en créditos del Banco Provincia por 90 días y que se otorgará ayuda financiera a municipios para recomposición de caminos rurales y vecinales.

También adelantó que se aplicará en forma inmediata los beneficios de la ley de Emergencia Provincial para los partidos que han sido declarados en Emergencia y/o Desastre Agropecuario desde el 1 de junio y hasta el 30 de setiembre inclusive.

Para los partidos declarados en emergencia significa la prórroga del impuesto Inmobiliario Rural, de la Tasa de Red Vial municipal y de los créditos del Banco Provincia mientras que a los declarados en desastre se los exime de esos tributos y se les otorga una baja en la tasa de interés de los préstamos.

Sin embargo, estas ayudas no llegan directamente al sector apícola, porque la mayoría de los apicultores no son propietarios de los campos. Al respecto, y para finalizar desde Tandil Pablo Mastioperro (quien perdió muchas colmenas bajo el agua) resaltó “a nosotros solamente nos sirve una ayuda económica para intentar reponernos”.