Claros y oscuros de la trazabilidad argentina

extraccion_03

Las nuevas autoridades nacionales de apicultura estan poniendo un especial hincapié en la trazabilidad de la miel.

Al respecto, nuestro medio realizó un recorrido por diferentes provincias para tener un panorama mucho más concreto en cuanto a salas de extracción se refiere.

sobre el tema, desde SENASA manifestaron “queremos trabajar sobre salas de extracción y para tal fin tenemos que contar con una base confiable de los operadores reales de salas de extracción.

Nosotros lo que planteamos es que todo aquel que no se haya inscripto no va a poder exportar su miel. Pretendemos tener un panorama mas preciso de los operadores reales, para luego ir ajustando la situación de cada uno e ir cumpliendo las normas si existieran cuestiones pendientes”.

Un dato que llamó sustancialmente la atención a nuestra redacción fue que en la provincia de Buenos Aires actualmente existen apenas 40 salas habilitadas, un número muy bajo para cubrir las necesidades de miles de apicultores, que además se distribuyen en un territorio muy amplio. Al respecto el encargado provincial, Ariel Guardia López especificó “hay otras 95 que tienen pedido de fiscalización y estimo que en la Provincia hay alrededor de 800 salas. Cada dos años la tienen que renovar, muchas veces los apicultores las dejan vencer”, y agregó “en 2007 teníamos 2300 salas, en el año 2008 se realizó una inspección y quedaron habilitadas 750 y ahora pasados ocho años me encontré con esta situación”. Cabe resaltar que anteriormente la habilitación de salas no las manejaba específicamente el área donde se encuentra Guardia López, quien añadió que actualmente existen aproximadamente unos seis mil apicultores radicados en territorio bonaerense, y consideró que para atenderlos como corresponde debe haber entre 700 y 800 salas en regla.

Sobre el tema, los apicultores se quejaron y mencionaron que en muchos casos deben recorrer distancias muy importantes para extractar en salas habilitadas, lo cual prácticamente no lo hacen por dos cuestiones, la principal responde al bajísimo precio que se paga actualmente por el kilo de miel y la segunda responde al incremento sostenido del precio de los combustibles, principalmente en el último tiempo.

Para graficar esta manera generalizada de pensar, desde suelo marplatense Marcos Fidanza manifestó “es un desastre el tema. Hay muy pocas habilitadas, y con los valores de la miel nadie va a sentirse motivado a acomodar los papeles para tener todo en regla”. “Nosotros tercerizamos el servicio depende de la zona donde tengamos las colmenas. Se va consiguiendo la sala más cercana y listo”.

En la provincia de Córdoba, actualmente existen alrededor de sesenta salas habilitadas sobre cien que había hace un par de años atrás. La caída en el número responde principalmente a que muchos apicultores abandonaron la actividad y en consecuencia hay salas que quedaron en desuso.

Desde el Estado, Victorio Luján aseguró que es prioridad siempre trabajar en este aspecto y para tal fin realizan fiscalizaciones periódicos para renovar habilitaciones.

En sintonía desde Villa María, Federico Ezenga afirmó “acá en la zona vienen todos los años y realizan las inspecciones correspondientes, así que en ese sentido están trabajando bastante bien”, y añadió “me parece que la cantidad de salas habilitadas es suficiente, aunque no puedo asegurar cuantos apicultores hay en la Provincia”, y redondeó “habían renovado el padrón alrededor de 400 apicultores, pero hay muchos más sin lugar a dudas”.

Sin embargo, desde Cruz del Eje Miguel Pelliza afirmó “es insuficiente la cantidad de salas que hay actualmente en la Provincia”, y profundizó “en el arco noroeste la mitad extractamos en salas habilitadas y la otra mitad en salas no habilitadas y después por supuesto hay quienes venden a acopiadores y se dibujan los números correspondientes”.

Finalmente resaltó “el RENAPA on-line es muy importante porque el georeferenciamiento de los colmenares va a permitir de alguna manera ver esa falencia de salas habilitadas. Hay salas que quizás con poco esfuerzo lleguen a ser habilitadas. El RENAPA on-line va a ser ordenador. Nos indicará cuantos productores hay por zona, en que sala extracta cada uno y demás”, remató.

Viajando a la provincia de Entre Ríos, desde la localidad de Maciá Fabricio Raticelli comentó “a nivel regional en el centro de Entre Ríos siempre faltan. Cuando es época de extracción se saca turno y se extracta todo el día para poder cumplir con todos en tiempo y forma”, y añadió “no conozco con exactitud, pero supongo que es el mismo panorama en toda la Provincia”.

Siguiendo en la zona del Litoral, desde el Área Apícola de la provincia de Corrientes, Natalia Livieres precisó “actualmente tenemos ocho salas fijas de extracción y dos salas móviles. No tenemos conocimiento de salas que funcionen sin habilitación sino iríamos y las clausuraríamos”.

Al respecto la funcionaria consideró que la cantidad es suficiente. “Están bien distribuidas por toda la Provincia, y además con la reducción en la producción de los últimos años están trabajando todavía con capacidad para recibir más kilos de miel”.

Cabe resaltar que en Corrientes, la mayor parte se comercializa en el mercado interno y que apenas una porción mínima se exporta a granel. Por último, es importante remarcar que actualmente hay 640 apicultores que manejan unas 30 mil colmenas.

Viajando hacia la provincia de Misiones, el responsable apícola Norberto Mashcke explicó “nosotros salas de extracción habilitadas para exportar no tenemos todavía. En este momento tenemos 10 salas fijas habilitadas provincialmente y dos salas móviles. La idea en el futuro es conseguir la habilitación de SENASA, aunque debemos realizar una inversión importante para tal fin”.

La miel se comercializa en su totalidad en el comercio local. Existe una Red de Ferias Francas donde se vende la mayor parte de la producción. “No tenemos volumen como para pensar en exportar, así que el tema de las habilitaciones de SENASA no es prioridad”.

Sobre el tema Edmundo Gabus expresó “la cantidad de salas sobra sin lugar a dudas. Acá un apicultor grande tiene 50 colmenas”, y graficó “acá no hay apicultores exclusivos, hay chacareros que manejan algunas colmenas”.

En tierras santafesinas actualmente hay faltante de salas en algunos puntos estratégicos, según aseguró desde Rosario Rodrigo Longo, quien detalló “esto ocurre principalmente en el sur de Santa Fe. Hay pocas y solo algunas que tienen la capacidad para extractar a terceros, por ejemplo en Rosario y zona de influencia hay bastantes apicultores y salas habilitadas con capacidad real para terceros solo conozco dos, una en Ibarlucea y otra en Pueblo Andino, y cabe aclarar que por los costos son muy pocos los que acceden a sus servicios.”.

En tierras formoseñas actualmente hay dos salas que cuentan con la habilitación de SENASA, según señaló la encargada provincial Andrea Aignasse, quien agregó “tenemos una línea específica para fortalecimiento de salas de extracción, porque el tema es prioridad para nosotros”.

Buena parte se comercializa internamente, pero otra porción es adquirida por la provincia, la cual fija un precio base de comercialización.

En líneas generales los apicultores se mostraron conformes con el funcionamiento de la actividad en la Provincia, y valoraron sustancialmente el aporte que el Estado realiza al comprar la miel, en tanto que sobre SENASA, los apicultores afirmaron “el organismo hace ruido. Viene a recorrer la Provincia cada tanto, pero da la sensación que con el solo objetivo de buscar clausurar salas y no de colaborar para seguir creciendo”.