¿Cómo capturar un enjambre?

Con la llegada de la primavera, las colonias disponen de mayor cantidad de reservas y tienden a mostrar una mejor salud y, consecuentemente, son proclives a multiplicarse de manera exponencial. La teoría popular sugiere que las colmenas enjambran por falta de espacio, y si bien esto es en parte cierto, no es la única variable que hace que las abejas asuman el comportamiento de enjambrazón. Por otra parte, también es importante remarcar que si bien la enjambrazón es un fenómeno reproductivo de las colmenas, no es el único, ya que existen dos maneras en que una colmena puede propagar su genética: Una es a través de la producción de zánganos y otra a través de la división de la colonia.
Antes que nada, cabe aclarar que las colmenas crían zánganos solamente cuando la colonia ha alcanzado un tamaño sustancial, y a la vez hay una entrada abundante de polen, lo cual desencadena una cascada de señales feromónicas resultantes en una población de nodrizas con altos niveles de vitelogenina y capaces de producir jalea real en abundancia, desatándose así una intensa sucesión de bucles de feromonas reales y de cría. Cuando la nutrición de la colmena es deficiente no hay zánganos.
Recoger un enjambre en el medio rural o en el medio urbano presenta características obviamente diferentes en cuanto al tipo de alojamiento que las abejas prefieren en uno u otro sitio. Evidentemente es más fácil cazar un enjambre en el campo, sobre un árbol o en un poste que tener que desalojarlo de un taparrollos, de un nicho de un cementerio o de un agujero en la pared.
Las reinas más viejas tenderán a posarse más bajo, y las más jóvenes se ubicarán más arriba. Esta es una apreciación generalmente cierta, que nos permitirá evaluar la edad de las reinas que acompañan al enjambre, además de condicionar la estrategia que desplegaremos en cada situación.
Para el caso en que nos encontremos un enjambre colgado de algún árbol o estructura, lo primero que debemos hacer es tener preparado un núcleo donde alojarlo. Ahora bien, dicho esto, también reconocemos que no siempre tenemos a mano los elementos más adecuados para la recolección de un enjambre; por lo tanto, deberemos improvisar de la mejor manera posible. Una caja de cartón cerrada, un saco de tela, una bolsa o cualquier elemento de la misma naturaleza que nos permita capturar y transportar nuestras abejas hasta su nueva casa nos será útil.
El proceso de recolección del enjambre tiene elementos comunes para todas las situaciones, y es muy sencillo. Cuando está colgado, se trata simplemente de hacer caer el enjambre en el recipiente dando un golpe seco en el apoyo donde estén ubicadas las abejas.
En el caso de que estén en una pared, se cepillan con suavidad haciendo que caigan dentro del envase del cual dispongamos. A falta de cepillo, improvisaremos uno con los materiales que tengamos a mano, un cartón, una ramita, entre otros.
Los enjambres, luego de capturados se colocan en colmenas o núcleos en su lugar definitivo, se les acompaña de cera estampada y alimento y en poco tiempo estos se transforman en colmenas sanas y productivas.

Más información sobre este tema