¿Cómo evitar robos?

policia-urdi-nota-central

Nuestro medio se comunicó con apicultores de varios puntos del país para analizar y evaluar las medidas de prevención que deben tomar para disminuir el riesgo de robos de colmenas.

Sobre el tema desde la Provincia de Misiones, Edmundo Gabus remarcó que en la región la situación no es fácil y detalló “acá con la abeja africanizada, esperan la lluvia y te roban los cuadros de las melarias, ya que las abejas se agrupan sobre la cría”, aunque al mismo tiempo brindó consejos para tratar de protegerlas. Tomas un machimbre  y le pones clavos de dos pulgadas preferentemente oxidados. Luego abajo de la tabla clavás otra para que el clavo no retroceda. Se utiliza en los accesos al apiario para que pinche cubiertas y  a los costados de  varias colmenas para que si las intenten levantar se claven los pies”, y redondeó “en algunos lugares de abeja ligústica muy mansas las roban a pleno día y con piquera abierta,  sin buzo ni ahumador. Solo con un cigarro le tiran un poquito de humo y listo, pero acá con nuestras abejas tienen que ser apicultores bien protegidos. Lo  que te duele más porque son colegas”.

Siguiendo la recorrida nos encontramos con Fabricio Raticelli de la localidad entrerriana de Maciá, quien manifestó que utilizan mucho las marcas y pintar las colmenas de algún color para identificarlas más fácil, aunque se lamentó “el tema que entran y roban cuadros con miel de las alzas directamente, y quienes deben defendernos miran para otro lado”.

En tanto que desde el sur bonaerense, Marcos Fidanza fue tajante. “A lo largo de los años que tiene la empresa, probamos con distintas marcas, pintándolas y varias cosas más, pero la realidad es que cuando te las quieren robar, lo hacen y no las ves nunca más”.

Por su parte desde Coronel Suárez, Richard Wainmaier aseguró que lo mejor es colocarlas en campos habitados y lejos de los caminos, aunque añadió “igualmente cada tanto algo me roban”.

 

La realidad en España

Hugo Negrioli, apicultor argentino radicado hace unos años en España, explicó que allá está de “moda” el robo de colmenas. “A nosotros en particular nos llevaron los cuadros de sesenta colmenas”.

Sobre el tema, los productores parecen estar ocupándose y hay quienes optaron por un cierre perimetral alrededor de las colmenas. Otras veces no se puede hacer si el lugar está muy aislado. Debe haber una oficina o una edificación cerca para poder colocar el sistema, ya que la alarma tiene que estar al cubierto.

Pero la innovación tecnológica permite que haya apicultores que estén usando ya un dispositivo que les envía un mensaje al teléfono móvil si se mueve su colmena y además estas pueden ser localizadas mediante GPS.

 

Más información sobre este tema