Conceptos sobre el recambio de reinas

Para contar con una genética adaptada a la zona de producción y con reinas que no tengan más de dos temporadas de vida es fundamental realizar el recambio sistemático de las soberanas.
Esto permite además tener colmenas con una población adecuada, de rápido desarrollo primaveral y con capacidad para enfrentar la invernada o períodos críticos, señala un trabajo elaborado por Emilio Figini que nuestro medio presenta en versión periodística.
En estado salvaje, la colonia de abejas melíferas realiza la sustitución de la reina a través de la enjambrazón y/o reemplazo de su reina. Algo similar ocurre en explotaciones extensivas, en ambientes con alto potencial.
En una explotación comercial intensiva surge la necesidad de dirigir la renovación periódica de las reinas en las colmenas. En la actualidad ante la pérdida de la biodiversidad, los efectos del cambio climático y el aumento de los costos relativos convierte en fundamental conocer, planificar y ejecutar el recambio de reinas, tomando como referencia los datos de las inspecciones.
Según datos que surgen tras inspecciones sanitarias realizadas a distintas empresas apícolas, se puede concluir que cuando no se cuenta con un programa de recambio sistemático, el apicultor tendrá como mínimo un 20 % de sus colmenas improductivas en cada temporada.
Este porcentaje de colmenas incluye colmenas huérfanas y aquellas que reemplazan de manera natural sus reinas en el momento del principal flujo de néctar, lo cual genera que estas unidades tengan una población notablemente inferior al resto del colmenar.
Estas situaciones ocurren generalmente al inicio del flujo principal de néctar, lo cual produce una notable disminución en la cantidad de miel cosechada.
A lo anterior se suma la cantidad de colmenas que se perderán durante la invernada y la mayor cantidad de colmenas huérfanas, dado que, de producirse la pérdida de reinas en el periodo invernal, la colmena no tiene forma de reponerla ya que no hay condiciones ambientales para que se pueda criar, y/o fecundar, una nueva reina .

Potencial

Mediante la postura, se puede analizar el potencial que posee una reina, siempre y cuando se le brinden las condiciones óptimas para el desarrollo correspondiente.
Para evaluarla observamos la cantidad y calidad de la postura en los panales de cría, esta debe ser uniforme y compacta (plancha de cría). Debemos recordar que solo reinas de alta capacidad de postura serán capaces de lograr altas poblaciones al comenzar el flujo principal de néctar.
De manera general se puede decir que una reina que tiene una mayor tasa de postura diaria, tendrá una vida útil más corta. Entonces podemos pensar que, en regiones subtropicales donde se dan mayor cantidad de ciclos de cría en el año, su vida productiva será más corta. Esto es en comparación con una reina que habite regiones templado- frías, con largos períodos de invernada.
Otra variable a considerar es la naturaleza de la explotación. Sobre este tema se distinguen dos tipos, apicultura fijista y apicultura migratoria. En éste último caso aumentan los ciclos de cría.

Para resumir se puede decir que, para apicultura en regiones subtropicales o planteos migratorios, el recambio de reinas debería hacerse anualmente. Para regiones de clima templado, con estación fría y fijistas, se podrá realizar el cambio cada dos años.