Consejos para acabar con la Chaqueta Amarilla

chaqueta

La avispa germánica (VespulaGermanica) es un insecto social y extremadamente organizado. Las colonias son originadas por una reina fecundada en el otoño que sobrevive al invierno protegida bajo la corteza de los árboles, debajo de hojarasca acumulada, en cuevas de roedores o también en intersticios de construcciones humanas como galpones o bodegas.

Al finalizar el invierno y debido al aumento de la temperatura ambiente, la reina sale de su escondite y retira celulosa de la corteza de los árboles o postes de madera, en los que deja marcas características. Con la celulosa acumulada comienza a construir su nido para dar origen a la nueva colonia.

En la mayoría de los casos, la reina localiza el nuevo nido bajo tierra, a través de grietas o pequeños socavones, y normalmente cercano a su antiguo nido inactivo, o a una distancia máxima de 300 metros del mismo. Solamente durante este período de anidación es posible ver a la reina fuera de su nido. Su aspecto es similar a las obreras y los machos aunque más grande.

En esta fase comienza a poner los primeros huevos y a acumular alimento para las primeras crías, que siempre son obreras. Éstas aparecen generalmente a mediados de la primavera, y son las que continuarán con la tarea de abastecimiento, ampliación del nido y cría de las nuevas larvas de obreras, que se multiplican en forma exponencial hasta el verano.

Promediando el verano empiezan a aparecer los machos y las nuevas reinas, las cuales serán fecundadas y darán origen a nuevas colonias en la siguiente temporada.

Al comenzar el otoño el nido presenta su mayor desarrollo, y puede alcanzar hasta 90 centímetros de diámetro, con hasta 15 panales, y está siempre recubierto por una pared de celulosa que las obreras obtienen de la corteza de los árboles. En cada nido puede haber más de 250 nuevas reinas y 10.000 obreras. Si sobreviven al invierno, cada una de esas reinas está en condiciones de originar a su vez una nueva colonia.

Compite con las abejas por las floraciones disponibles en el lugar y al ser más agresivas casi siempre terminan imponiéndose.

 

Control

La clave para eliminar la chaqueta amarilla es entender su comportamiento y ciclo de vida. Las colonias se establecen en primavera por las reinas nuevas que han pasado el invierno solas en refugios puntuales. Hasta que salgan sus obreras infértiles de sus primeros huevos, las reinas mismas buscan comida. Después se dedican a poner huevos exclusivamente y nunca más salen del nido. Las obreras buscan fuentes de proteína en un radio de aproximadamente 300 metros para alimentar la cría larva. Al final de verano y otoño cuando hay menos cría, su cosecha cambia a alimentos dulces. Por este motivo es importante empezar el protocolo antes que cambien su preferencia de carne a azúcar para facilitar la destrucción de nidos sin poner en riesgo las colmenas de abejas.

Se utiliza un veneno de la familia fenilpirazol, de efecto lento. Permite que saquen pedazos del cebo envenenado y los lleven a su nido para alimentar la cría y la reina. Con el transcurso de días, comienzan a morir y dentro de unos diez días se puede esperar que toda la colmena desaparezca. Es importante apreciar que unas pocas chaquetas llevando comida de continuado son suficientes para llevar a la muerte la colmena en menos de diez días.

 

En nuestro país…

Este insecto apareció en nuestro país en la década del 80, cerca de ChosMalal, Provincia de Neuquén y se dispersó a San Juan, Mendoza, Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y sur de la Provincia de Buenos Aires.

Su alimentación se basa en carbohidratos, proteínas y agua. Es de tipo omnívora (come prácticamente de todo) variando de fitófago (néctar de flores y frutos maduros) hasta necrófago (carne de animales muertos). También come toda clase de insectos, incluyendo larvas de dípteros, lepidópteros, himenópteros y adultos de su misma especie, hasta carne de conejo y pescados muertos. Incluso pueden llegar a morder personas.

 

Contra las abejas…

Los casos más importantes de ataques de esta especie se dieron en el sur del país, donde por ejemplo en la localidad de Bariloche acabaron en pocos días con varias colmenas, generando una enorme preocupación entre los apicultores.

En consecuencia este es el momento para estar alerta, y avisar a las autoridades de turno en caso de advertir algún foco considerable de chaqueta amarilla.

Además, cabe considerar que en otras regiones del continente, como la franja central de Chile es considerada una amenaza seria, a por el daño a la fruta madura, por atacar colmenas de abejas y por dificultar las cosechas.

Es importante mencionar que la chaqueta amarilla también es insectívora y si ataca una colmena, puede terminar con ella en pocos días. Algunos especialistas señalan que primero buscan a la reina y la matan, generando desorden en la colmena que favorece todavía más la embestida de la Chaqueta.

 

¿Querés publicitar en nuestro portal?

Quiero Publicitar