Cosecha floja en varios puntos del país

La cosecha está finalizando en buena parte de la geografía nacional con resultados lamentablemente pobres y la desazón de muchos apicultores que arrancaron la temporada allá por Septiembre/Octubre muy ilusionados porque las colmenas habían atravesado el invierno sin grandes complicaciones y el despegue primaveral era óptimo, con unidades bien poblados y buena floración en puntos fuertes de nuestra apicultura.

Sin embargo, poco a poco comenzaron a aparecer las complicaciones climáticas, con inundaciones en diferentes regiones que dejaron las colmenas literalmente bajo agua, anegamiento de caminos y la imposibilidad de ir a controlarlas en tiempo y forma. En tanto que en otras regiones la sequía fue intensa llegando incluso a provocar incendios.

En algunos casos los apicultores aseguraron que tardaron entre dos y tres semanas para poder llegar a los campos, donde se encontraron con colmenas enjambradas, problemas de pillaje y además sin miel porque las abejas se la habían comido prácticamente toda ante la ausencia de néctar.

Al respecto, y para tener un panorama más concreto de la situación, nuestro medio dialogó con apicultores de varias localidades.

 

Buenos Aires

Varias zonas bonaerenses se vieron sacudidas por los excesos pluviométricos y en consecuencia los rindes no son los esperados.

La zona costera apenas arrojó promedios de 15 a 20 kilos aproximadamente y desde Mar del Plata Marcos Fidanza afirmó “la temporada es muy mala, con bajos rindes e incluso ahora tenemos problemas de pillaje”.

Hacia el sudoeste están un poco mejor y a la espera de que la flor amarilla brinde lo suficiente como para zafar y luego “sacudirse el polvo” y seguir caminando en esta actividad que últimamente otorga más tristezas que alegrías.

En sintonía, desde la localidad de Carlos Casares, Matías Graziano aseguró que todavía está extractando, pero que hubo poca mielada y que los promedios rondarán aproximadamente los 20 kilos.

Por su parte desde la localidad de Hurlimgan José Montiel detalló “en lo que respecta a nuestra asociación (50 apicultores aproximadamente pertenecientes a AMBA) la cosecha en realidad está terminada. Los productores continúan buscando en la necesidad de levantar algún cuadro más ya que el promedio es muy inferior a la cosecha del año anterior en aproximadamente un 55-60 %”, y prosiguió “tuvimos dificultades climáticas, pero también la reducción de los rindes por las políticas de explotación agropecuarias  que influyen negativamente en la actividad. Es muy comprometida la situación de los productores apícolas, situación que no se resolverá con el otorgamiento de créditos, por mas blandos  que sean, como se empecinan en ofrecer algunos funcionarios de los gobiernos relacionados con la apicultura. Llegará el momento en el que no se podrán pagar los compromisos financieros”.

En la zona de Huanguelen, Coronel Suárez y Tres Arroyos faltó agua. Se estima que los rindes podrían estar por debajo de los 20 kilos.

Para culminar Juan Kussrow desde Arrecifes destacó que en la isla viene bastante bien y agregó que hay muchas colmenas de apicultores pampeanos que llegaron escapando del fuego. “Febrero/Marzo siempre fueron los mejores meses en la isla, pero la realidad es que nadie puede asegurar que pasará”.

En tanto que se refirió a la cosecha fuera de la isla y fue tajante. “El girasol estaba lindo, pero las colmenas no hicieron nada de miel. Habrá fallado el clima o no se que cosa, pero fue muy pobre”, y cerró “el productor mediano y chico esta complicado, algunos ni cosecharon para no tener que darles de comer a las colmenas”.

 

Santa Fe

En tierras santafesinas puede hablarse de una cosecha que fracasó en el sur debido principalmente a las inclemencias climáticas y además dificultades en algunas regiones del norte, aunque en zonas donde no hay gran cantidad de apicultores.

Otra región complicada, y en este caso si con buena cantidad de colmenas, es el Departamento Castellanos, donde las inundaciones fueron determinantes no solamente llevándose apiarios completos sino además acabando con la floración y complicando además el ingreso al otoño/invierno que se avecina.

En tanto que para graficar esta realidad desde Matilde Rubén Fasseta señaló “la cosecha fue bastante pobre, a un solo apiario de 35 colmenas las pudimos cosechar dos veces, a los demás una pasada solamente y no habían completado”. “Arrancaron las lluvias y el trabajo de las colmenas se detuvo, es una verdadera lástima”.

Hacia el centro están un poco mejor, con rindes que anduvieron entre los 25 y 30 kilos de promedio por unidad.

 

Entre Ríos

Esta provincia grafica con claridad lo señalado en los primeros párrafos de la nota, porque los apicultores pasaron del optimismo por esperar una cosecha que se avecinaba como muy favorable a la desazón generalizada y a prenderle velas en las ultimas semanas al eucalipto y a la chilca para poder acomodar un poco la situación productiva.

Desde Nogoyá Adrián Alderete mostró una de las caras más favorables de la Provincia, con un apiario que arrojó un promedio de 47 kilos por colmena y otro que anduvo en el orden de los 25.

Sin embargo en otras zonas como Concordia la cosecha de pradera fracasó rotundamente y se estima que ni siquiera se llegó a los cinco kilos. “El eucalipto está recién arrancando ahora, pero nos viene complicando la lluvia como para seguir con las dificultades”, aseguró José Vallejos.

En sintonía desde Los Charrúas Lucas Lacroix explicó que en la primera vuelta sacaron muy poca miel y que ahora están aguardando lo que pueda ocurrir con el eucalipto.

En tanto que desde Crespo Marcelo Hollman remarcó que la pradera anduvo muy mal y que ahora están focalizados exclusivamente en la chilca, que por el momento viene bastante bien, aunque aclaró “necesitamos que deje de llover para que siga linda y podamos cerrar bien la cosecha”.

 

La Pampa

Tras una cosecha excelente, el panorama de la zafra 2016/2017 es sumamente complejo debido a dificultades climáticas de toda índole.

El monte fracasó en un 80 %, principalmente por la sequía intensa y el viento que acabó con toda la floración y a esto debemos agregar las enormes dificultades como consecuencia de los incendios, lo que obligó a los apicultores a mover sus colmenas, con todo el costo operativo que esto implica.

En la zona de Santa Rosa y Miguel Riglos fue muy pobre e incluso los productores al ser consultados sin dudarlo afirmaron “fue un desastre y las colmenas quedaron muy debilitadas, pensando principalmente en el ingreso a la invernada”.

Desde Doblas hablan de una cosecha reducida a la mitad, con promedios que apenas rondarán los 20 kilos, contra los 45 o 50 de la temporada anterior.

Aunque en algunos puntos muy puntuales como Arata, las colmenas dieron promedios que estuvieron arriba de los 35 kilos por colmena.

 

Córdoba

La Provincia Mediterránea tuvo dificultades muy marcadas por las inundaciones que sacudieron principalmente al sur durante fines de Diciembre y comienzos de Enero.

En algunas zonas llovió arriba de 200 milímetros e indudablemente esto tuvo repercusión directa sobre los rindes recogidos. En consecuencia se habla de promedios muy pobres que apenas alcanzaron los 15 kilos por unidad en el mejor de los casos.

Los anegamientos de los caminos rurales también fueron muy importantes, lo cual dificultó el acceso a los apiarios, por lo cual se espera que las colmenas entren con dificultades al invierno.

A medida que se comienza a subir el panorama mejora, aunque igualmente existieron complicaciones, con rindes en la región central que estuvieron en el orden de los 20 kilos de promedio aproximadamente.

En tanto que desde el norte, más precisamente desde la localidad de Brinckmann, María Rosa Hernández expresó que actualmente llevan cosechado unos 15 kilos y añadió “estamos esperando que el clima acompañe un poco para poder sacar algo más”.

Para cerrar desde Balnearia Marcos Palacios se mostró muy conforme con el rendimiento del Mellilotus, el cual arrojó entre 50 y 55 kilos por colmena.

Más información sobre este tema