Declaran emergencia por ataque de chinche diminuta

Durante la última quincena de Diciembre del año pasado, en los cultivos del área de regadío del valle bonaerense del Río Colorado se observó la presencia generalizada de una plaga denominada chinche diminuta Nysius simulans.

54a1bc495e6ef_648_335!

El insecto no es nuevo en la región pero hasta el momento no había alcanzado un nivel poblacional que ameritara ser considerada una plaga. Sin embargo, en Enero de este año se observaron cultivos de colza, frutilla, girasol y cebolla densamente colonizados por la chinche. “En invierno desaparece, pero en el verano tuvimos muchos problemas. Fue algo novedoso para la zona el gran aumento poblacional que tuvo la especie”, aseguró a nuestro medio desde el INTA la especialista Silvina Bado. “Hizo un pico poblacional bastante pronunciado y después la población fue disminuyendo. Hizo mucho daño sobre todo en los cultivos de papa y en menor medida en girasol”, redondeó la idea, y finalizó “fue un verano calido y eso puede haber influido junto con la temperatura, además de la falta de un depredador natural”.

El daño por chinche diminuta ha sido reconocido en hortalizas, frutas, soja y girasol en otras zonas del país. En la región del valle bonaerense del río Colorado, el problema se maximiza en el cultivo de girasol para semilla, en el que se utilizan abejas para la polinización, que pueden ser afectadas por los productos que se emplean para el control, señalaron los especialistas.

En nuestro país su distribución comprende las provincias de  Buenos Aires, Catamarca, Córdoba, Corrientes, Chaco, Entre Ríos, La Rioja, Mendoza, Misiones, Neuquén, Río Negro, Salta, Santa Fe, Santiago del Estero, San Juan, San Luis y Tucumán.

La irrupción de Nysius se atribuye a la Siembra Directa (SD), este sistema ofrece un hábitat que favorece la proliferación de esta, y de otras especies. “La causante de que veamos abundante floración y no se encuentre néctar en nuestra zona es la chinche diminuta”, afirmó Ramón Sequeira desde Río Colorado.

¿Qué productos insecticidas se pueden usar?

Debido a que se trata de una plaga esporádica, no existen estudios de umbrales de daño ni productos registrados para su control en Argentina. La recomendación es el empleo de productos insecticidas aprobados para el control de chinche verde (Nezara viridula) en soja, utilizando entre el 70 a 80 por ciento de la dosis aconsejada para esa plaga.

Todos estos activos deben ser utilizados bajo condiciones muy estrictas de aplicación, debido a la alta toxicidad para la fauna benéfica. Este grupo incluye a las abejas, que sostienen una de las ramas productivas de alto impacto regional. En el caso del girasol, antes de la floración y cuando exista escasa o nula actividad de abejas, pueden utilizarse los insecticidas recomendados para control de chinches. La deltametrina, recomendada en otros países para el control de chinches, es de baja toxicidad para abejas en condiciones de campo, luego de cuatro horas de su aplicación.

Al respecto vale destacar que Bado recomienda el uso de productos orgánicos como extracto de ajo, pero la realidad es que se utilizaron principalmente piretroides.

Declaración de desastre apícola

El desarrollo desmedido de la plaga y las complicaciones por las cenizas del volcán Calbuco provocaron que en algunos casos la producción apícola se viera reducida en más de un 50 por ciento, con zonas donde cayo hasta un 80 por ciento. Esto obligó a las máximas autoridades rionegrinas a declarar el estado de desastre y emergencia en el sector apícola hasta el 29 de febrero de 2016. El mismo apunta a la exención impositiva y a la entrega de fondos, siempre y cuando reciban el aporte desde Nación.

Ahora, el Ministerio Agricultura, Ganadería y Pesca de Río Negro fue encomendado a solicitar asistencia económica a organismos nacionales para la ejecución de acciones y obras tendientes a paliar los efectos del fenómeno natural de la sequía y del crecimiento de la chinche diminuta.

Se consideró que la plaga “chinche diminuta” ha provocado importantes daños en numerosas explotaciones rurales vinculadas a la actividad apícola en la totalidad del territorio de la provincia de Río Negro, principalmente por el perjuicio generado en las plantaciones de girasol.

Descripción

El adulto es de tamaño reducido, 4 milímetros de largo

aproximadamente. Presenta  color  gris  oscuro  a  negro  y    las  patas  y  antenas son  amarillas  con  manchas  negras;  a  simple  vista tiene aspecto de mosquita. Los ojos son grandes y  globosos, característica que  ayuda a distinguirlos.

Las ninfas son aún más pequeñas que los adultos, si bien no vuelan tienen gran movilidad; el cuerpo es de color rosado en el abdomen, y el tórax y la cabeza es negra. Los ojos son prominentes como en los adultos.

Ninfas y adultos durante el día permanecen refugiados debajo del rastrojo. Cuando están activos se ven “en nubes” que vuelan a ras del suelo.

Características y síntomas

Es un insecto picador-suctor, que extrae agua y nutrientes de las plantas, además tiene un potencial de daño extra: su saliva transmite toxinas y disemina patógenos.

El  picado  de  la  chinche  diminuta  sobre  los  cotiledones  de  girasol  causa  su  clorosis, marchitamiento, deterioro  y  deformación,  sintomatología que avanza en  necrosis y muerte de  los  mismos;  así  también  en  las  plántulas  afecta el  ápice  foliar  y  el  crecimiento.  El  daño puede verse en manchones del lote, y en algunos sectores  exige repetir la siembra.

En cultivos de soja se presentan daños severos en los primeros estados de desarrollo, afecta hipocótilos, cotiledones, brotes y ocasiona muerte de plántulas; una plántula de soja puede presentar colonias de 30 individuos (adultos y ninfas).

Las plántulas de soja normalmente no tienen posibilidad de recuperarse por el picado que también producen las chinches diminutas sobre el extremo del epicótile. De esta manera es afectado el crecimiento de las pequeñas plántulas, por necrosis del ápice foliar a la altura de las pequeñas hojas verdaderas en desarrollo.

Condiciones predisponentes

Primaveras secas predisponen el desarrollo de esta especie. Además, la presencia de malezas como bolsa de pastor, Gamochaeta y lecherón, por ejemplo, favorecen el mayor impacto de la temible plaga.

La presencia de abundante rastrojo en superficie favorece su crecimiento y desarrollo ya que le sirve de protección.

Palabra de apicultores

Desde Río Colorado, Ramón Sequeira afirmó. “Tuvimos muchas complicaciones. Después de salir del monte sin producción, nos agarro la chinche y entramos a Marzo con las colmenas sin nada de reserva y muy chicas”. “Aunque es importante remarcar que se repusieron con la flor amarilla para ingresar al invierno sin demasiados problemas”.

En sintonía desde la misma zona Adriana Heredia expresó con asombro “atacó todo lo que encontró, merilotus cardo frutales y todo lo que tenia flor. Nunca habíamos visto algo así”. “Me extrañó mucho, porque las colmenas estaban con hambre en pleno Diciembre y estábamos alimentando cuando en ésa época cosechamos la floración de monte”, redondeó.

¿Querés publicitar en nuestro portal?

Quiero Publicitar