Diferentes ensayos acaricidas no arrojaron noticias demasiado alentadoras

grafico-central

La Varroa es el principal problema sanitario de la apicultura a nivel mundial, siendo la única enfermedad que obliga a realizar un tratamiento sistemático de la colmena para que los efectos del parásito no influyan negativamente en el rendimiento o incluso en la viabilidad.

Los problemas provocados por el ácaro se han acentuado en los últimos años por varias cuestiones:

– Casos muy frecuentes de infestaciones elevadas de las colonias de abejas por Varroa, que provocan una elevada mortandad de colmenas.

– Escasez de medicamentos veterinarios con distintos principios activos presentes en el mercado.

– Falta de eficacia o aparición de resistencias del ácaro a los productos usados.

– Acumulación de residuos de acaricidas en la cera.

Las materias activas más usadas desde la primera detección de varroa, han perdido progresivamente eficacia a causa de las estrategias del parásito para evadir la acción de estos productos. La persistencia de este ácaro, contra el que nuestras abejas todavía no saben defenderse, sigue comprometiendo el rendimiento de la apicultura e incluso la supervivencia de nuestras colmenas.

Al respecto, en España desarrollaron un estudio de campo en colmenas Layens, que abarcó distintos aspectos de la lucha frente al problema:

– Ensayos de valoración de la eficacia frente a la varroa de distintos principios activos (amitraz y cumafós) de los medicamentos veterinarios autorizados que se han empleado en los últimos años.

– Ensayos de valoración de la reversión de la eficacia de sustancias activas (fluvalinato) de medicamentos veterinarios que se emplearon hace tiempo y frente a los que varroa habría generado resistencia.

– Ensayos de campo para valorar la eficacia del ácido oxálico administrado de dos formas: goteado y sublimado.

– Ensayos de campo para valorar la eficacia frente a la varroa de hongos entomopatógenos (lucha biológica).

– Análisis para valorar la liberación de los principios activos de los soportes usados en los medicamentos autorizados (cumafós).

– Valoración de la presencia de residuos de plaguicidas y de los acaricidas empleados en la cera de las colmenas.

Para llevarlo a cabo se han dividido las colonias en 8 grupos diferentes para probar los distintos productos. Se las ha provisto de colmenas con fondo sanitario que consta de una malla y un doble fondo, en el que se han colocado unas láminas de cartulina cuadriculadas impregnadas con vaselina filante que se han renovado periódicamente y han permitido en los numerosos controles realizados contar los ácaros caídos.

En todas las colmenas se realizó una inspección inicial para determinar los panales de cría inicial, con miel y con abeja, la presencia de varroa forética y de abejas con alas deformes y el cálculo de las celdillas con cría operculada. Se estableció el porcentaje de mortalidad natural previa y de cría parasitada por varroa.

central

 

De síntesis

A continuación se presentan ensayos de valoración de la eficacia del amitraz y cumafós, como así también de fluvalinato.

Se realizaron los tratamientos correspondientes a los diferentes grupos de colmenas, introduciendo 2 tiras de cada producto tal como establece el prospecto de estos medicamentos.

Posteriormente se enjaularon las reinas y se administró un acaricida de contraste para de que este segundo tratamiento, en ausencia total de cría en la colonia, provocara la caída de todos los ácaros que habían superado el efecto del producto probado.

De esta forma se puede calcular la eficacia de cada producto sin destruir la colmena, contabilizando las Varroas caídas en los controles realizados en las colmenas a lo largo de todo el estudio para conocer el número de Varroas totales presentes, así como las Varroas caídas durante la aplicación de los productos ensayados.

 

Amitraz

La eficacia alcanzada es de 89,72%. Aunque no se alcanza el valor óptimo establecido en un 95 %, el amitraz puede ser una molécula eficaz para el control de la varroosis en la mayor parte de las colmenas del apiario, aunque en algunas, la eficacia será menor y se necesitará realizar un seguimiento de su efectividad y en su caso aplicar otros métodos de control frente a la varroa.

 

Cumafos

La eficacia alcanzada es de 78,48%. El cumafós no ha mostrado una buena eficacia contra la varroosis. Analizando los resultados de este ensayo, creemos que este es el comienzo de una falta de sensibilidad o de resistencia de varroa al cumafós, posiblemente debido a su utilización durante años para el control de la varroosis sin realizar una correcta rotación de principios activos y el contacto constante de varroa a este principio activo a través de la cera.

También se ha constatado efectos graves de parasitación por varroa en el momento de retirar las tiras y la acentuación de los efectos tóxicos del cumafós sobre la colonia, con una perdida acusada de abejas durante el tratamiento.

 

Fluvalinato

La eficacia alcanzada es de 70,20%. Al realizar este ensayo, usando la medotología descripta en el apartado anterior, se quería comprobar si se había producido una “reversión de la eficacia” del fluvalinato, que permitiera recuperar la acción de este acaricida, el mas usado desde que entrara la varroa en España y después de suspender su utilización radicalmente durante cierto tiempo.

La baja eficacia obtenida parece consecuencia de la resistencia de la varroa al fluvalinato, no recuperándose su eficacia a pesar de los años que ha estado en desuso. La persistencia del fluvalinato en la cera no favorece la reversión de su eficacia.

 

Orgánicos

A continuación se presentan los ensayos de valoración de la eficacia del ácido oxálico administrado en las colmenas por goteo y sublimado.

En los grupos de colmenas dedicados a calcular la eficacia de estas dos formas de aplicación de ácido oxálico se enjauló la reina para bloquear su puesta y que hubiera ausencia total de cría.

En el caso del ácido oxálico goteado se preparó una disolución de sacarosa en agua al 50% y se añadieron 45 gramos de ácido oxálico de pureza 99% por litro de jarabe. Mediante una jeringa se gotearon 50cc. de este jarabe por colmena, 5cc. en el espacio entre panales.

En el caso de ácido oxálico sublimado se administraron con un sublimador profesional 2 gramos de ácido oxálico de una pureza del 99% en estado gaseoso a cada colmena, durante aproximadamente un minuto, en dos ocasiones separadas una semana.

Después de administrar el ácido oxálico, en ambos casos se realizó un seguimiento de la mortalidad de varroa en los fondos sanitarios, introduciéndose después un acaricida de contraste (cumafós) para establecer la eficacia.

 

Acido Oxálico Goteado

La eficacia alcanzada es de 88,08%. Aunque no alcanza el valor de 95%, la eficacia obtenida se considera buena teniendo en cuenta que se trata de un ácido orgánico y no un acaricida de síntesis, que no presenta tanta problemática de acumulación de residuos en la cera y otros productos de la colmena y la generación de resistencia por parte de varroa. Por lo tanto, el ácido oxálico administrado por goteo a través de una solución azucarada puede ser un producto natural eficaz para el control de la varroosis, o cuando menos, usado como complemento al tratamiento químicos de esta parasitosis con un acaricida de síntesis.

Las curvas de mortalidad acumulada de las colmenas tienen un perfil similar, una uniformidad que no se observa con los acaricidas de síntesis estudiados y que revela una sensibilidad igual de todas las varroas al ácido oxálico, sin las interferencias de los fenómenos de tolerancia del ácaro al principio activo.

 

Acido Oxálico Sublimado

La eficacia alcanzada es de 65,01%. La eficacia obtenida en dos sublimaciones consecutivas del ácido oxálico ha resultado insuficiente, por lo que podría ser usado en todo caso como método complementario a otro tratamiento frente a la varroosis.

Aunque en el caso anterior, no genera excesivos problemas de acumulación de residuos en la cera ni de introducción de resistencia por parte de varroa, necesita de mayor inversión de material para su aplicación y requiere de protección integral del apicultor por su peligrosidad.

 

Estudio dirigido por:
Mª Dolores Sánchez Escudero
Técnico apícola