Disminución de productores en el Departamento Río Cuarto

Según el último Censo Apícola el número de apicultores cayó prácticamente un 37 por ciento. Diversas causas que conducen a esta realidad.

Desde la Universidad Nacional de Río Cuarto, Médica Veterinaria y Docentes Universitaria, Paula Melegatti, tomó los datos del último censo apícola del Departamento Río Cuarto para analizar aspectos sociales, productivos, sanitarios, nutricionales, de manejo y comerciales de los productores.
En total fueron censados 301 apicultores de los 639 que figuraban en RENAPA, de los cuales  111 habían abandonado la actividad (36,87 por ciento).
El cese de la actividad fue atribuida a una sola causa para el 63 por ciento (70/111) de los productores, mientras que para el 36 por ciento la misma estuvo motivada por más de una razón. Entre las causas señaladas, fueron las de mayor importancia (73 por ciento): cambio de rubro, baja rentabilidad, bajos rendimientos, mientras que para el resto (27 por ciento) las causas fueron: poca floración, monocultivo de soja, falta de tiempo, problemas de salud, fallecimiento.

Perfil de los apicultores en actividad

El 79 por ciento de los productores que se mantienen en la actividad, manifestó no estar relacionado con ninguna entidad, asociación, cooperativa o grupo apícola, mientras que un 21 por ciento participa o participó en alguna agrupación.
Además, es importante resaltar que apenas para el 26 por ciento de los encuestados la actividad apícola es principal.
El 75 por ciento de los productores poseen menos de 300 colmenas, un 17 por ciento manejan entre 301 y 1.000 colmenas y un 7 por ciento entre 1.000 y 3.500 colmenas.
Además, el perfil de los encuestados sugiere que los que aún se encuentran en actividad son aquellos que llevan una larga tradición apícola y que a su vez esta es complementaria a su principal fuente de ingresos.
En cuanto a la pérdida de colmenas, en el Departamento Río Cuarto una de cada cuatro se muere por causas variadas.

Manejo sanitario de las colmenas

Varroa: Para el diagnóstico de esta parasitosis, un 46 por ciento de los apicultores manifiesta utilizar el método de conteo de ácaros foréticos de D´Jong (denominado del frasco); siendo el conteo en piso trampa y en celdas operculadas métodos utilizados por un 16 por ciento de los apicultores.
Un 44 por ciento aplica tratamientos en primavera y otoño, un 16 por ciento en primavera y post-cosecha y un 19 por ciento solamente en otoño.
Un 76,5 por ciento manifiestan haber utilizado medicamentos aprobados por SENASA para su uso en apicultura, mientras que un 6,2 por ciento utiliza las mismas moléculas o principios activos pero aplicados en soportes o técnicas no aprobadas para uso en apicultura. Un 17,2 por ciento utiliza medicamentos de ambos orígenes (aprobado y artesanal).
Nosemosis: Respecto de esta enfermedad, solo un 10 por ciento de los apicultores toman las muestras para su posterior diagnostico en el Laboratorio. Entre estos, los resultados de los análisis confirmaron la enfermedad en el 60 por ciento de los casos.
Loque Americana y Loque Europea: Solo el 1,38 por ciento de los apicultores que respondieron manifiesta hacer uso de antibióticos para su control. La mayoría (48.6 por ciento) utiliza medidas de manejo como, la incineración total de la colmena, mientras que un 22 por ciento aplica incineración parcial  (se queman abejas, cuadros de miel y cría, entretapa, alimentador y se conservan alzas, piso y techo). El sopleteado del material, cepillado de abejas, seguidos de parafinado del material inerte y paqueteado de abejas son, en orden decreciente, medidas utilizadas por un menor porcentaje de apicultores.

Mortandad de colmenas

Para analizar los posibles factores de la mortandad de colmenas, se analizaron cuatro variables: prácticas sanitarias, atributos del apicultor, tamaño de los apiarios y ubicación espacial.
Para tal fin, éste trabajo agrupo a los apicultores en distintos conglomerados y se realizó un ensayo a campo.
El mismo, determinó que la tasa de mortandad anual del periodo 2012/2013 de la zona agrícola fue del 25 por ciento, mientras que en monte nativo alcanzó el 55 por ciento.
Además, en la zona agrícola en Diciembre de 2012 el promedio de infestación de Varroa fue de 0,47% y los niveles máximos de Nosemosis alcanzaron los 10.820.000 esporas/abeja, esto durante Octubre.
En la zona de monte nativo en Febrero de 2013, se presenta el mayor promedio de Varroa con 0,56%, mientras que para Nosemosis en Octubre de 2012 el 75 por ciento de las colmenas presentaron infestación fuerte.

1 Comentario está listo

  1. Me resulta curioso el dato que las colmenas en monte tienen mas mortandad que en la zona agricola,lo mismo que los datos comparativos de infestacion de nosema entre colmenas en pradera y colmenas en monte nativo, yo tengo colmenas en pradera y en monte y lo que me pasa es totalmente al reves de lo que indica este informe.

¿Querés publicitar en nuestro portal?

Quiero Publicitar