El Consejo nacional Apícola carece de representatividad

Hace unos días atrás en Capital Federal, se desarrolló la última reunión de la Mesa Apícola Nacional.
La misma, como ya viene siendo costumbre en el último tiempo, contó con representación de apicultores de algunas pocas  provincias (Buenos Aires, Mendoza, San Luis y Salta, Corrientes), mientras que el resto eran principalmente funcionarios o técnicos de distintas entidades como INTA, INTI o SENASA.
Frente a esto al momento de tratar el PEA (Plan Estratégico Apícola) 2030, desde la Sociedad Argentina de Apicultores optaron por retirarse ya que consideraban que no era un espacio propicio para debatir estas cuestiones precisamente por la muy poco presencia de apicultores. “A nosotros nos parecía una falta de respeto para todos aquellos que se movieron para el plan estratégico tratar algo así de esta manera en un lugar sin representatividad de apicultores”, expresó en diálogo con nuestro medio Lucas Martínez, Presidente de SADA, y agregó que ellos habían planteado esto ante Mercedes Nimo, quien les indicó que la Mesa fue conformada hace 17 años atrás sobre otras bases y en consecuencia el planteo es razonable.
Cabe mencionar que varios puntos del PEA se discutieron mediante la realización de talleres en diferentes lugares del país, como así también por intermedio del llenado de encuestas, sin embargo ahora es el momento de modificar y/o aprobar el documento ya elaborado. “Se supone que ahora van a tener que juntar a cada Consejo de las provincias y discutir ese documento”, señaló Martínez.

Otro de los puntos centrales giró en torno al pedido de prohibición de los neonicotinoides, tal como se dio en Europa a lo cual las autoridades manifestaron que primero deben hacer un estudio en nuestro país al respecto, y para tal fin se conformará una comisión. Esto suena algo ilógico si tenemos en cuenta que para permitir el uso de algunos de estos productos en Argentina simplemente se basan en la biografía que viene desde Europa.
Al mismo tiempo los funcionarios señalan que es complicado eliminar estos productos porque los que aparecen para reemplazarlos son todavía peores. “Hablan de las buenas prácticas de fumigación, pero esto viene directamente en las semillas, ya vienen inoculadas. Acá está el problema, se está magnificando”, expresó Martínez.

Para cerrar vale remarcar que se les consultó sobre que había ocurrido en relación a las muestras de abejas tomadas tras la mortandad de colmenas en la localidad cordobesa de Porteña, a lo cual respondieron que los resultados tardan porque los laboratorios demoran.

Aún no hay comentarios

Suscribirse a los comentarios

Los contactos personales de los entrevistados y/o personas mencionadas en las notas no son publicados ni serán facilitados. Esto es para resguardar la privacidad y seguridad de las personas involucradas. Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Querés publicitar en nuestro portal?

Quiero Publicitar