El glifosato marca el desarrollo del mercado

Europa se alejó de la compra de miel por los problemas que surgen con la aparición del agroquímico. Estados Unidos sigue comprando, aunque a precios más bajos.

Con un mercado que se mueve a cuentagotas y con operaciones muy puntuales, el año ya pasó el primer semestre y dejó un semblante de marcada preocupación entre los apicultores de distintos puntos del país.
El precio en la actualidad oscila entre los 45 y 47 pesos aproximadamente por miel que se coloca en el mercado europeo, aunque en éste caso vale la salvedad que las operaciones están “frías”, principalmente por las exigencias cada vez mayores de la Comunidad, que tiene como abanderada en éste tema a Alemania.
Precisamente los “teutones” están más celosos que nunca de la calidad de lo que consumen y en consecuencia están intensificando sus controles, con el agregado de que en los últimos meses habrían aparecido varias mieles provenientes de ésta parte del continente americano (Argentina y Uruguay) con residuos de glifosato que directamente fueron desestimadas precisamente por los compradores internacionales del Viejo Continente. “Hace algunos años atrás el problema que traía aparejado el glifosato era que terminaba con todas las malezas o plantas melíferas y las abejas no tenían fuentes de alimentación”, aseguró un reconocido exportador de la Provincia de Buenos Aires en diálogo con nuestro medio”, al tiempo que agregó “mientras tanto ahora directamente se encontraron residuos del producto en la miel por una cuestión lógica que indica que las abejas habitan en un ambiente regado por estos productos. Se alimenta y bebe de zonas por donde reina el glifosato”.
Sin embargo, y más allá de trazar una similitud con lo que ocurre en Uruguay, hay razones que llevan a pensar que en nuestro país los grandes problemas de comercialización que ellos atraviesan no serán tan profundos. Por un lado el territorio uruguayo es sustancialmente más pequeño que el argentino y en consecuencia se cultiva casi en todos lados, algo que acá por el momento no ocurre ya que aún quedan zonas “vírgenes” de la agricultura intensiva, por llamarlas de alguna manera, pero además es importante remarcar que durante muchos años Alemania fue el principal destino para la producción de nuestros vecinos y es acá donde ingresa a escena Estados Unidos.
Los “yankis” son menos celosos de estos temas y en consecuencia los controles son bastante menores, aunque es importante remarcar que en consecuencia el kilo se paga dos o tres pesos menos y por estos días la miel que va dirigida para estos lugares se paga menos al apicultor.

¿Subirá el precio?

Casi de manera inmediata el precio del dólar de nuestro país se disparo en un “abrir y cerrar de ojos” desde los 20 hasta los 30 pesos y en consecuencia eso debería surtir efecto en el bolsillo de los productores. Sin embargo el valor histórico que se le pago al apicultor de dos dólares no causó efecto. Consultados sobre este aspecto, los exportadores no dudaron en señalar que todavía no se observaron las repercusiones porque el mercado está planchado y en consecuencia no se vienen dando operaciones, primero porque desde Estados Unidos están especulando con la cosecha propia, que según medios especializados de aquel país estaría dentro de los parámetros normales, y segundo porque desde el exterior especulan con el movimiento cambiario que viene sacudiendo a Argentina.
Para finalizar, sin dudarlo los empresarios del sector vinculados a las operaciones comerciales manifestaron que los apicultores están sumamente preocupados con la realidad actual, porque los costos internos se fueron por las nubes y el margen de rentabilidad es cada vez menor.
Al mismo tiempo señalaron que la miel debería valer sesenta pesos, para que el apicultor pueda trabajar tranquilo, y además respetando los valores que se manejaron siempre, aunque aclararon que lamentablemente son las grandes potencias las que manejan esta situación e indicaron a China nuevamente como el principal culpable de todos estos inconvenientes. “El comprador internacional primero se inclina por la miel de calidad que producimos por ejemplo en nuestro país, pero cuando sube un poco se retira del mercado, porque sabe que consigue la miel asiática que le permite mezclar e ir regulando la oferta y la demanda”, destacó un empresario de la miel, y finalizó diciendo que en la actualidad tienen los galpones llenos de tambores que por el momento no pueden colocar y en consecuencia el movimiento será muy “tibio” al menos en las próximas cinco o seis semanas.

1 Comentario está listo

  1. Con la devaluación del gobierno de macri, , es muy dificil ttrabajar porque los costos internos se han disparado y el tema del glifosato antes fue otro tema sólo es excusa para bajar el precio dela miel en el mercado internacional, siempre la misma película

¿Querés publicitar en nuestro portal?

Quiero Publicitar