El “Niño” va perdiendo intensidad

Clima

El vigoroso desarrollo que presentó inicialmente el fenómeno de “El Niño” 2015/2016 hizo temer que se tratara de un evento de proporciones inéditas, capaz de causar efectos catastróficos en distintas zonas del país, con mayor o menor intensidad.

 

Afortunadamente, durante Septiembre, Octubre y Noviembre, su velocidad de desarrollo se moderó, tendiendo a estabilizarse, aunque como anunciamos en la edición anterior el desarrollo mayor será en Diciembre, pero con menos fuerza de la que se esperaba en un principio, y a la cuál la mayoría de los pronósticos había hecho referencia en informes anteriores.

Por esta causa, si bien se ubicará entre los más intensos observados hasta el momento, es probable que su intensidad no logre superar significativamente a los más fuertes registrados hasta ahora, como los ocurridos en las temporadas 1982/83 y 1997/98, esto tomando como referencia un informe elaborado por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires y que nuestro medio presenta en versión periodística.

Contribuirá a ello, el hecho de que, desde comienzos de Septiembre hasta mediados de Noviembre, el Océano Atlántico viene experimentando el ascenso, hacia el norte, de la Corriente Marina Fría de Las Malvinas, que enfría el litoral atlántico de Argentina y Uruguay, reduciendo los efectos del fenómeno.

No obstante, debe recordarse que todos los episodios de “El Niño” precedentes presentaron riesgos hidrológicos de consideración, tanto por la crecida de los grandes ríos de la Cuenca del Plata, como por el anegamiento de áreas bajas con drenaje reducido, como la Cuenca del Salado.

 

Verano…

Durante Enero y Febrero, comenzará a observarse un proceso de disipación del fenómeno, esto fundamentalmente por tratarse de un episodio más tempranero que lo habitual.

La parte que se verá más comprometida será el norte del Noroeste Argentino, el extremo norte de Chaco y el norte de la Mesopotamia, donde se prevén aguaceros torrenciales acompañados de ocasional caída de granizo y fuertes ráfagas de vientos de varias direcciones.

Como contrapartida, el oeste del NOA, el oeste cuyano y algunas zonas de la Región Pampeana registrarán precipitaciones moderadas a escasas.

La actividad meteorológica será muy discontinua. Se producirán rachas de tormentas, que se alternarán con lapsos de bloqueo de la circulación, durante los cuales los frentes de tormenta no lograrán pasar, dando lugar a condiciones de tiempo extremadamente caluroso y seco.

 

¿Querés publicitar en nuestro portal?

Quiero Publicitar