El precio no levanta cabeza

Los productores apícolas no salen de su asombro al afirmar que algunos exportadores llegaron a ofrecer hasta 12 pesos por kilo, una verdadera locura que simplemente empuja a que terminen abandonando la actividad. Al respecto y sin rodeos los productores consultados por nuestro medio afirmaron “nos ven en el piso y nos quieren pisar la cabeza”.
Más allá de estos casos puntuales que en principio se habrían dado en Entre Ríos y Mendoza, los valores actuales oscilan en general entre los 15 y 18 pesos, precio igualmente muy por debajo de la línea de rentabilidad “digna” que debería recibir cada trabajador.
En algunos puntos de Chaco se llegó a vender a valores que pisaron los 25 pesos a comienzo de año, sin embargo poco a poco comenzó a caer la cotización y hoy ya se habla de 19/20 pesos aproximadamente.
En tanto que desde suelo entrerriano Fabricio Raticelli aseguró que están pagando entre 16 y 17 pesos, y agregó “incluso se habla de plazos de pago”, y en sintonía Eduardo Gimenez desde La Pampa habló de precio similares, pero agregó “no existen operaciones actualmente y además la tendencia indica que seguirá bajando, realmente estamos muy preocupados con esta realidad”.
En suelo bonaerense se habla de valores similares, operaciones puntuales y pagos que en algunos casos alcanzan hasta los 45 días, ante lo cual los productores no dudaron en manifestar “nosotros necesitamos el dinero ya para alimentar o curar las colmenas, no dentro de dos meses cuando ya las tengamos muertas”.

¿Cuál es el problema?

Existen muchas hipótesis sobre este desmoronamiento total del precio, que hace exactamente un año estaba en tres dólares y que actualmente apenas alcanza el dólar con veinte por kilo. Supuestos problemas de trazabilidad, el fuerte ingreso de miel china de baja calidad en el mercado mundial, el crecimiento de países exportadores como Ucrania y Turquía, una especie de castigo para nuestro país por un supuesto “abuso” en los precios en épocas dulces, el stock de los exportadores argentinos, entre otros.
Lo cierto y concreto es que los apicultores esperan que los gobiernos de turno ayuden de alguna manera y no se sienten solamente atrás de un escritorio a observar como se apaga lentamente una actividad que hace unos años atrás generó tantas fuentes de trabajo e ingresos para nuestro país.

2 Comentarios están listos

  1. es una verguenza los precios que se estan manejando. con esta realidad vamos a tener q dejar la actividad, no tenemos plata ni siquiera para cargar combustible para ir al campo. el gobierno actual que hablaba de ayudar a las economias regionales en campaña y ahora no dan ninguna respuesta. Cuando los apicultores vamos a poder organizarnos para defender nuestra actividad, si es necesario saliendo a la calle como lo hacen los distintos actores sociales.

    • estoy totalmente de acuerdo con tu comentario Gabino lo que no entiendo como hay acopiadores que siguen comprando si t dicen que no se puede exportar teníamos un dolar a 9 $ hoy esta 14 $ se le quito las retenciones a la exportación debería estar por lo menos entre 35 y 45 $ no desvariamos vender ningún tambor pero como hacemos para seguir se nos viene la próxima temporada devariamos juntarlos los apicultores somos muchos y podemos hacer mucho ruido para que el gobierno nos escuche