El regreso a la actividad

Tras varios años en la actividad, en 2012 Hervé Mensa (49 años) productor apícola de Laborde (Provincia de Córdoba) decidió abandonarla por la escasa producción y la prácticamente nula rentabilidad que se conseguía.
Al respecto señaló a nuestro medio “no había más girasol ni tampoco pasturas en la zona. No llegaba a sacar ni diez kilos por colmena, no valía la pena realmente porque ni siquiera se cubrían los gastos”.
Sin embargo, cinco años después decidió regresar al ruedo, lo cual es una muy buena noticia y más considerando el duro momento que viene atravesando la apicultura en todo el país. “Siempre quise volver y ahora se me presentó la oportunidad”, explicó y añadió “estuve conversando con el dueño de un campo donde hay mucha alfalfa y él me ofreció colocar colmenas así que me decidí y en las próximas semanas ya las trasladaré”.
Cabe mencionar que al momento de alejarse de la apicultura, Mensa contaba con ochenta unidades en diferentes zonas, las cuales habían quedado abandonadas y ahora al revisarlas se encontró que cuenta con unas treinta que tienen las cámaras pobladas de abejas silvestres e incluso cuadros. La expectativa mía es lograr una mansedumbre para no molestar en el campo donde estoy trabajando. La meta productiva es sacar tres o cuatro tambores de miel fraccionada y venderla. Ese sería el aguinaldo mío en el año”, aseguró Mensa, quien además se dedica a la docencia.
Más allá de la decisión de volver “al ruedo”, Mensa es consciente de las dificultades que deberá atravesar. “La actividad indudablemente esta crítica. En el caso específico de Córdoba el gobierno no hace nada para defender la actividad, casi no nos tiene en cuenta”.
La apicultura en Córdoba pasa directamente por “alto”, y prosiguió “en algunas zonas están muy complicados con los caminos inundados y para el que vive de la actividad debe ser desesperante cuando el agua no te deja llegar y el gobierno directamente no hace nada. Hay un abandono estatal muy importante”.