El vuelo del enjambre de abejas

Antes de la enjambrazón, las obreras que van a partir agitan sus alas y elevan la temperatura. La reina, que nunca se aparta de los panales del centro, recorre jadeante y desatenta la superficie de la multitud vehemente.

4p6

La enjambrazón, la migración de un sinnúmero de abejas con su reina para formar otra colmena, se produce cuando las princesas están ya prontas a nacer; en aquellos momentos se evidencia un apogeo en la colmena, una superabundancia, una superpoblación, una prosperidad que desemboca en la migración de una parte de la colmena junto a su antigua reina. La reina se va y deja su lugar a una de sus hijas-princesas que deberán luchar por el trono. Cuando vemos un enjambre volando o posado en alguna parte, se trata de una migración de abejas junto a su reina, que se han marchado a fundar una nueva colmena.

Antes de la enjambrazón, las obreras que van a partir agitan sus alas (cosa anormal dentro de la colmena, puesto que no aletean en condiciones normales, salvo las ventiladoras) y elevan muchísimo la temperatura a tal punto que a veces la miel se derrite. La reina, que nunca se aparta de los panales del centro, recorre jadeante y desatenta la superficie de la multitud vehemente.

Durante la enjambrazón, de 60 a 70 mil abejas de las 80 o 90 mil dejan la colmena, en pleno apogeo de la abundancia. Si la colmena es pobre, ha sido saqueada o ha producido poco, no la dejan y no hay enjambrazón ni princesas.
Únicamente durante la enjambrazón es permitida la estadía de los zánganos dentro de la colmena, donde serán elegidos uno o varios amantes reales.

La enjambrazón no es una emigración ciega, sino un sacrificio que parece razonado de la generación presente a la generación futura. Basta que el apicultor agrande el panal y destruya a las princesas todavía inertes para que la agitación se calme y la reina renuncie a su idea de marcharse. Cuando la enjambrazón es abortada, la reina reanuda su tarea materna que consiste en poner, siguiendo un espiral, de celda en celda, sin omitir ni detenerse dos o tres mil huevos cada día.

El punto inicial del fenómeno se produce cuando la reina vieja decide por fin salir a fundar una nueva colmena. Sale gorda y pesada de tantos huevos que carga, y se posa sobre alguna de las ramas del árbol más cercano. Hay que recalcar que durante todo el tiempo de construcción, crecimiento y vida de la colmena, la reina permaneció a oscuras, no saliendo jamás.

 

Durante la enjambrazón, las abejas permanecen totalmente pacíficas, no pican, pierden todo su carácter agresivo. Es el tiempo en que el apicultor puede tomar el racimo sacudiendo la rama; las abejas caen como frutos sobre el cajón.
Si no hay nadie que lo recoja, el racimo de abejas esperará a que vuelvan las exploradoras que partieron en todas las direcciones buscando un buen lugar para instalarse en lo que será la nueva colmena. Cuando han vuelto las exploradoras, se reúnen frente al racimo, y de alguna manera “discuten” sobre las posibilidades,  se deciden luego de un tiempo y todo el enjambre parte, en línea recta, y por lo general a un lugar bastante alejado. Cada una de las abejas que emigra lleva la miel y la química suficientes para empezar a construir de inmediato la nueva colmena. A las abejas les agrada mucho la oscuridad, de hecho trabajan cuando son jóvenes toda esa etapa de sus vidas en la oscuridad. Salir al sol pareciera un privilegio de las abejas adultas. Una vez que las abejas emigran, no vuelven a su antiguo hogar, aunque se las ponga al lado de la colmena natal. De colmena a colmena no se ayudan; se rompen todos los lazos de familia. Prefieren morir antes que volver; por eso, cuando emigran, lo hacen bien provisionadas.

Por otra parte, se da el caso en que a la primera enjambrazón le sigue otra, u otras. Los nuevos enjambres llevan cada cual una nueva reina siendo sus características similares a las del primero, claro que con algunas diferencias los nuevos enjambres son menos numerosos que el primero, carecen de exploradoras y la nueva reina es más temeraria que la vieja reina emigrada de la colmena, ya que viaja mucho más lejos desde la primera etapa arrastrando a todas sus seguidoras; la nueva reina es virgen y un poco menos pesada puesto que no ha sido fecundada; en realidad es una princesa rodeada de seguidoras. Por tales motivos, los nuevos enjambres no tienen tantas posibilidades de sobrevivir, siendo su destino más azaroso que el del primer enjambre. Su vida va a depender de si el vuelo nupcial, efectuado apenas es encontrado un lugar para la nueva colmena, es realizado con éxito. Sin embargo, el entusiasmo característico de los enjambres no se altera, y todas las hermanas se agrupan para proteger a la reina o princesa virgen. Un hecho a resaltar en cuanto a los enjambres, es que todos ellos son bastante homogéneos entre sí, puesto que en todos es posible presenciar a las distintas clases (salvo las exploradoras en los enjambres secundarios) y se encuentran abejas de todas las edades. Ocurre también que el comportamiento de los nuevos enjambres no es estricto: a veces se juntan dos enjambres, en otros casos dos o tres nuevas reinas escapan a las guardianas y logran unirse al enjambre antes de que parta, o bien, en pleno vuelo, a la reina rodeada de zánganos se le ocurre realizar el acto amoroso, por lo que el enjambre alcanza alturas considerables.

En todo caso, lo que el apicultor realiza en aquellos momentos en que se deciden nuevos enjambres, es volver a meter el racimo en la vieja colmena y dejar que las princesas se entrematen hasta que una sola quede con vida, o bien, anticipándose a la decisión de las guardianas, retira de la colmena algunos panales y los devuelve alveolados pero sin miel.

Algunas causas de la enjambrazón
Este fenómeno puede darse por los siguientes motivos:
– La población ha crecido de forma elevada y la colmena es demasiado pequeña.
– No hay lugar suficiente para almacenar la miel.
– La temperatura es demasiado elevada. A mayor temperatura, mayor será la cantidad de espacio necesario para que las abejas mantengan una temperatura corporal óptima.
– La colmena no tiene una ventilación apropiada y un adecuado drenaje del aire. Si las abejas no pueden ventilar la colmena adecuadamente la temperatura sube y las abejas tenderán a salir fuera para mejorar la disipación de calor.
– Problemas con la reina. Las viejas reinas pueden tener problemas para seguir el ritmo de producción necesario para el desarrollo normal de la colonia.
En consecuencia, a continuación se presentan los cuidados que debe tomar el apicultor para evitar la enjambrazón.
– Siempre hay que facilitar a las abejas el espacio suficiente. Las abejas necesitan espacio para la cría, almacenar miel, polen y producir cera. En la duda se debe añadir más espacio.
– Las abejas deberán tener gran cantidad de calor y luz cuando se encuentren en el proceso de la construcción primaveral. Después del flujo de miel podría ser necesario sombrear las abejas si el clima es muy caliente.
– Proporcionar a las colmenas ventilación durante las épocas de calor. Mantener la piquera completamente abierta y escalonar las alzas para permitir la circulación de aire.
– Mantener una buena circulación del aire en el interior de la colmena durante todo el año. Colocar el apiario en una zona donde circule el aire y mantener los alrededores de la colmena libres de maleza.
– Usar reinas jóvenes lo más posible.

¿Querés publicitar en nuestro portal?

Quiero Publicitar