Francia sufrió una pérdida de hasta el 80 % de sus abejas

 

En tierras francesas, los apicultores están viviendo una dramática situación tras una pérdida de colmenas que alcanzó casi el 80 % durante el desarrollo del último invierno, lo que indudablemente jaquea la continuidad de varios de ellos en la actividad.
Frente a este panorama sumamente complicado, los productores de distintos puntos del país se reunieron en París para pedir algún tipo de ayuda excepcional, pero además pensando a largo plazo conseguir un entorno mucho más favorable para los polinizadores.
Para tal fin, se resolvió en principio para tratar de detener este volumen de pérdidas lanzar un inventario nacional, según manifestó en declaraciones periodísticas el Ministerio de Agricultura de aquel país. La idea es generar un entorno mucho más amigable para las abejas, tratando de reducir además la utilización de agrotóxicos, algo que también busca implementarse en diferentes países del viejo continente, tal como anunció oportunamente nuestro medio en ediciones anteriores. “Los servicios del Ministerio de Agricultura establecerán un inventario preciso de mortalidad, en todo el país, a través de los servicios estatales descentralizados”, refleja al respecto parte del comunicado oficial que se emitió oportunamente.
Este censo permitirá “evaluar los sistemas de apoyo más apropiados”, señaló el Ministerio para darle más profundidad al tema.
Para cerrar, vale destacar que a finales de 2017, el Ministerio había establecido un sistema en Bretaña y el Pays de Loire que permitiría a los apicultores declarar sus pérdidas, por lo que se ampliaría al nivel nacional.
Durante varios años, los apicultores franceses han sufrido una pérdida promedio del 30% durante el desarrollo del invierno, de acuerdo con la Unión Nacional de Apicultura Francesa (Unaf). La misma, se muestra inquieta por un año récord en mortalidad de abejas. Esta crisis afecta a todo el territorio francés. En Bretaña, se descubrió que al final del invierno, 20.000 colonias de abejas habían sido aniquiladas.
Los apicultores denuncian el uso de los neonicotinoides, y que en treinta años, la mortalidad de las abejas pasó aproximadamente de un 5% a un 60%. Antes del uso del insecticida en grandes cantidades, a partir de 1990, la mortalidad de las colmenas se situaba entre un 3% y un 5%.
Este año, según las estimaciones de la Unaf, las pérdidas se elevaron a un 60%, incluso a un 90% en algunos lugares.
Con las pérdidas de colmenas, ha bajado también la producción de miel, un descenso que se cifra entre 1995 y 2017 de aproximadamente 32,000 toneladas a 10,000 toneladas.

1 Comentario está listo

  1. CUANDO EL MINISTERIO DE AGRICULTURA SE DARÁ CUENTA QUE CHILE PUEDE CONVERTIRSE EN UN EXPORTADOR MASIVO DE REINAS Y PAQUETES DE ABEJAS. LA MORTALIDAD EN OTROS PAÍSES ORIGINA UNA OPORTUNIDAD DE HACER NEGOCIOS.
    PIDO QUE SE APOYE A AGRUPACIONES Y SE PUEDE REALIZAR UN PROYECTO CON SEGUIMIENTO EXHAUSTIVO DE TODO EL PROCESO DE MULTIPLICACIÓN HASTA LA ENTREGA EN PUERTO, O ADUANA.
    HOY TENEMOS EL CONOCIMIENTO Y MICHOS HEMOS PARTICIPADO DE ESTA ACCIÓN,, LA DECISIÓN LA TIENE EL ESTADO. DE CHILE.

¿Querés publicitar en nuestro portal?

Quiero Publicitar