La intención de pecoreo según la disponibilidad floral

|  Publicado en:

 

La distribución espacial agrupada de las flores tiene implicancias tanto para la reproducción de las plantas como así también para la ingesta de insectos que visitan las flores.

Por lo general las plantas varían en la cantidad de flores que producen y los individuos a menudo se agrupan en varias escalas espaciales. La distribución espacial agrupada de las flores tiene repercusiones tanto para la reproducción de las plantas como así también para la ingesta de insectos que visitan las flores.
Las respuestas de polinizadores hacia la agrupación de las flores en diversas escalas espaciales se han estudiado durante mucho tiempo y los resultados son muy diversos. Sin embargo, el comportamiento de los visitantes de flores en relación con el número de flores en plantas individuales, así como su comportamiento de alimentación en grupos más grandes de individuos de plantas múltiples se puede entender en el contexto de la selección de comportamientos que maximizan la eficiencia de adquisición de recursos.
A escala de plantas individuales, los polinizadores a menudo prefieren visitar plantas con un mayor número de flores, ya que las mismas proporcionan una mayor cantidad total de recompensas (néctar y polen), y además pueden detectarse desde una distancia bastante mayor.
Aunque los polinizadores generalmente visitan más flores en inflorescencias más grandes, tienden a visitar una proporción menor de flores disponibles. Este comportamiento es consistente con las predicciones clásicas de la teoría de búsqueda de alimento óptima, que asume que los forrajeadores se alimentan de tal manera que maximizan su tasa de consumo de energía neta. Al buscar parches, deben irse después de que la tasa de consumo de energía caiga por debajo del nivel promedio provisto por otros parches.
Debido a que los insectos tienen una capacidad limitada para recordar qué flores ya han visitado, comienzan a revisar las flores vacías después de algún tiempo. El riesgo de volver a visitar las flores vacías aumenta a medida que aumenta el número de flores por inflorescencia.
Se puede pensar que cada flor individual es una pequeña porción de alimento, donde la extracción de néctar puede volverse más difícil a medida que se va agotando, esto podría provocar que la abeja se mueva a otra flor más temprano en hábitats ricos para maximizar la cantidad de alimento extraído por unidad de tiempo. Se observó que muchos invertebrados y vertebrados que se alimentaban de diversas fuentes alimenticias acortaban su tiempo de manipulación y descartaban los alimentos parcialmente consumidos cuando abundaban los alimentos. Sin embargo, este comportamiento no se observó en estudios previos sobre abejas y moscas. Esto sugiere que estos insectos visitantes de flores pueden manejar flores individuales de forma constante independientemente de la abundancia de flores.

Investigación

A continuación se presentan los resultados de un experimento de campo realizado para evaluar cómo la visita de las flores y el comportamiento de alimentación de los polinizadores dependen de la cantidad de flores en dos escalas espaciales: plantas individuales y grupos de plantas múltiples.
Específicamente, se probó que el número de visitantes aumenta proporcionalmente al número de flores en una sola planta o en un grupo y si las plantas con inflorescencias más grandes o en grupos más grandes disfrutan de mayores tasas de visitas a las flores. Luego se estudió el comportamiento de búsqueda de alimento del visitante de la flor más abundante con más detalle para probar cómo la duración de la visita, el número de flores visitadas y el tiempo de manipulación por flor dependen del número de flores. Estos datos muestran que el número de insectos aumentó menos que proporcionalmente con el número de flores y que las abejas visitaron una proporción menor de flores en grupos más grandes.
Juntos, esto condujo a la tasa máxima de visitas por flor en grupos de tamaño intermedio.

Los resultados

Se logró observar que las plantas individuales con muchas flores y racimos grandes eran generalmente más atractivas para los insectos. Este es un patrón clásico esperado para los animales que se alimentan de manera óptima y que maximizan la ingesta neta de energía por unidad de tiempo. Sin embargo, los datos muestran varias desviaciones de simples expectativas teóricas.
El número de visitantes de flores aumentó con el aumento del número de flores, pero menos que proporcionalmente ( Fig. 1A ).

Losanimales que buscan alimento de manera óptima deberían alcanzar una distribución libre ideal (IFD) en la que posiblemente ignorarían parches muy pobres por completo, y se distribuirán entre el resto de los parches de manera que igualen el pago del parche. En el caso de los visitantes de flores, esto lleva a una tasa de visitas a flores independiente del número de flores por planta o grupo. Sin embargo, los datos muestran que las plantas con muchas flores y grandes racimos fueron subutilizadas. El número de insectos por flor disminuyó bruscamente en plantas individuales con muchas flores y en racimos grandes, y aumentó el número de flores disponibles por visitante. Las observaciones detalladas de abejas forrajeras, las especies más numerosas de visitantes de flores, mostraron que la tasa de visitas a las flores alcanzó su punto máximo en grupos de plantas con un número intermedio de flores y se dejó caer en racimos con pocas flores y muchas flores. Esta observación es inconsistente con la predicción de una tasa constante de visitas a las flores basada en la teoría óptima de búsqueda de alimento. Estudios empíricos previos generalmente encontraron que el número de visitantes aumentó menos que proporcionalmente con el número de flores y que se visitó un número creciente de flores por individuo en grupos más grandes. Los resultados también muestran estos patrones. En una serie de estudios previos, estas dos relaciones tenían tal inclinación que daban como resultado una tasa constante de visitas a las flores. Sin embargo, en este caso, estas relaciones tenían formas tales que se combinaron para formar un patrón unimodal con la mayor tasa de visitas a las flores en grupos con un número intermedio de flores. Esto representa un comportamiento de búsqueda de alimentos subóptimo porque los clústeres grandes y rentables fueron subutilizados. Otras desviaciones informadas del patrón esperado incluyen una disminución, así como un aumento de la tasa de visitas a las flores en grupos más grandes.
La falta de visitantes en plantas con pocas flores es consistente con las expectativas basadas en la teoría de búsqueda de alimento óptima y el modelo de IFD. En general, no es rentable utilizar recursos pobres, es decir, plantas con pocas flores, a menos que los recursos sean muy escasos. Se sabe que las abejas melíferas ajustan su selectividad a los racimos de flores en función de la abundancia general de recursos, por lo que evitan los recursos deficientes cuando hay abundancia de alimentos. Sin embargo, una explicación alternativa es que esto no se debe a la elección por parte de los insectos, sino a la baja probabilidad de detección de plantas o racimos con pocas flores. La detección de un objeto aumenta con el ángulo visual subtendido por el estímulo, lo que significa que las abejas y otros animales pueden ver las flores grandes o las inflorescencias más fácilmente y desde una distancia mayor. Desafortunadamente, nuestros datos no nos permiten decidir si las plantas con pocas flores no fueron detectadas o ignoradas.
La infrautilización de plantas y racimos con un alto número de flores podría explicarse por una cantidad limitada de información que los insectos tenían sobre la cantidad y distribución espacial de los recursos. Los modelos clásicos de la teoría óptima del forrajeo suponen que los forrajeadores son omniscientes, es decir, que conocen la calidad de todos los parches individuales de alimentos. Esto rara vez ocurre en la realidad, por lo que los animales deben tomar decisiones de alimentación con información imperfecta. En general, se cree que usan información sobre la calidad de los grupos visitados previamente junto con su percepción de la calidad de un nuevo grupo para decidir si ingresan en el grupo o van a otro lugar. Esto puede proporcionar una explicación para esta observación de la subutilización de los clusters más ricos. El prado donde se realizó el experimento tenía una abundancia bastante baja de flores, por lo que los racimos de tamaño medio y mayor de probablemente proporcionaron una fuente de alimento más rica que la comunidad de plantas original. Al mismo tiempo, los insectos tenían una cantidad limitada de información sobre la ubicación y la calidad de los grupos de plantas. La manipulación experimental representa un caso de cambios rápidos en la disponibilidad de recursos y la distribución espacial, similares a situaciones naturales comunes, como cuando algunas plantas comienzan a florecer y la distribución espacial de los recursos para los insectos que visitan las flores cambia a corto plazo.
En tales casos, las abejas tienen una cantidad limitada de información sobre sus recursos, por lo que no son capaces de forrajear de manera óptima.

 

¿Querés publicitar en nuestro portal?

Quiero Publicitar