La miel fraccionada ronda los 100 pesos

precio-fraccionada

Desde hace un tiempo a esta parte, y apoyada principalmente en las enormes complicaciones para exportar miel a granel, el fraccionado parece ganar fuerza entre los apicultores.

Sin embargo, la industria aún está en pleno desarrollo y la mayor parte de miel fraccionada se comercializa con el sistema puerta a puerta o en alguna feria franca de alcance local y en el mejor de los casos regional.

Todavía existe poco conocimiento del público en general sobre la miel y les cuesta sumarla en la dieta diaria. En general no diferencia la calidad de un producto por sobre el otro y mucho menos diferencias tipos y colores que le dan características propias al producto, ni mucho menos las variaciones de precios dependiendo de los envases correspondientes.

En cuanto a los valores que se manejan, se habla de precios que rondan entre los 40 y 50 pesos por envase de medio kilo, mientras que el kilo se comercializa aproximadamente a 80/90 pesos, esto dependiendo siempre de las características de la miel y considerando que por ejemplo la miel orgánica se paga aproximadamente 100/120 pesos el kilo.

Nuestro medio realizó una recorrida para conocer los valores actuales de la miel fraccionada en diferentes países, en buena parte de Europa oscilan entre los tres euros con cincuenta y los ocho euros el kilo (es decir entre 60 y 130 pesos), dependiendo obviamente de la calidad del producto y de la cantidad de la compra. En Suiza se paga un precio más elevado, donde los frascos de medio kilo alcanzan hasta los 5,30 francos suizos por mieles de características y propiedades específicas como por ejemplo la miel cremosa (82 pesos), en tanto que las cristalizadas y liquidas muestran una importante variación dependiendo de la marca que va desde los 2,75 a 5,20 francos suizos.

Mientras que en Canadá por ejemplo los valores oscilan entre los tres y seis dólares el kilo (entre 45 y 90 pesos) y en Estados Unidos se comercializa en envases de 680 gramos a valores que oscilan los siete dólares con cincuenta (100 pesos), es decir que un kilo estaría en el orden de los 140/150 pesos. Además, hay que agregar que el consumidor internacional, principalmente el europeo es mucho más consciente de lo que compra y las calidades a comprar.

Un dato no menos importante es que los apicultores deben luchar diariamente con la venta en grandes cadenas de supermercados de productos que son “a base de miel” y que muchas veces captan la atención del público, que por desconocimiento llevan a sus mesas estos productos totalmente artificiales.

Al respecto Carlos Lewin, quien trabaja en una empresa de fraccionado del sur del país, explicó “hoy si vos querés fraccionar medio kilo tenés diez pesos de miel y doce pesos con cincuenta en el frasco, la tapa y la etiqueta, a lo cual hay que sumarle costos operativos, impuestos y demás”.

Por otra parte, expresó “es fundamental tratar de trabajar como la abeja en forma asociativa. Por un lado tenés un problema muy serio con la cantidad de miel trucha que anda dando vuelta, de las cuales la mayoría las tenés en los mercados chinos. Después tenés un montón de mieles circulando sin ningún tipo de documentación”, y redondeó la idea “cuando el precio es bajo todo el mundo pone miel en un pote y sale a venderlo”.

Para Lewin es primordial lograr un cambio de mentalidad y analizar si queremos vender miel a granel o darle valor agregado a lo que producimos. “Es momento de abrir los ojos y no seguir andando a la deriva”, enfatizó.

Buscar nuevos horizontes

Lewin remarcó que durante muchos años nos enfocamos únicamente en miel a granel y apuntando a las grandes potencias consumidoras que siempre manejaron el mercado a su antojo, y añadió “Hay que pensar en Marruecos, Argelia, Holanda, Bolivia, Paraguay. Llegar con un producto de calidad que nos otorgue perdurabilidad en el sistema”. “El consumo interno puede ser significativo y en ese sentido se debe seguir trabajando”, redondeó.

Además, como en Europa el circuito está armado, en caso de ingresar con miel fraccionada seguramente le buscarán la vuelta para apartarnos del mercado con algún tipo de reglamentación.

Cabe mencionar que desde Febrero a esta parte se encuentran trabajando en la Comisión de Miel Fraccionada, y actualmente están representadas 14 entidades apícolas. “Tenemos un vínculo directo con Agroindustria de la Nación y hemos pedido primero hacer la modificación de la resolución 57/2007 que es la que creó la comisión, donde su única función era promover el fraccionado para exportación. Creemos que necesitamos una comisión que puede trabajar en capacitación para empresas y tratar además de promover el consumo interno y además el control de estas mieles truchas que andan dando vuelta”, y agregó “estamos en contacto con la AFIP para analizar la posibilidad de una disminución de la alícuota de IVA al consumidor final. Si queremos promover la actividad de las economías regionales y aumentar el consumo interno debemos apuntar a este punto también”.

Mapa en puerta

Desde la Comisión están trabajando en el listado de todas las plantas de fraccionamiento existentes en el país. La idea es armar un mapa con las plantas habilitadas por SENASA y ver que posibilidad existe de exportar, y además están trabajando en un calendario de misiones comerciales al exterior y a la inversa.

“Nosotros quisiéramos dedicarnos a la exportación, pero las políticas en los últimos años fueron aislar al país, sacarlo del circuito comercial. Para exportar precisas calidad, cantidad y continuidad. Nosotros hicimos la primera exportación de miel fraccionada a Uruguay en 2007, pero después las peleas de Kirchner con Tabaré por las papeleras nos complicaron. Tardamos dos años para concretar este vínculo comercial y luego decisiones arbitrarias nos jugaron en contra”.

 

1 Comentario está listo

  1. gracias por su valioso portal.
    Soy de Republica Dominicana y estoy incursionando recientemente en la produccion de miel y e gustaria seguir contando con sus sabias orientaciones.