“La Niña” gana terreno

clima

El reciente debilitamiento de “El Niño” redujo  significativamente los riesgos de inundaciones y anegamientos para el final de la campaña agrícola 2015-2016, mejorando las condiciones para el avance de la cosecha, aunque las pérdidas ya producidas son cuantiosas y no podrán recuperarse, aseguró el experto en meteorología Eduardo Sierra.

Agregó que paralelamente, la disipación de “El Niño” abrió paso al posible desarrollo de un episodio de “La Niña”, que ha pasado a constituir la hipótesis favorecida por la mayor parte de los servicios meteorológicos del Mundo, con excepción del australiano.

No obstante, las elevadas reservas de humedad dejadas por “El Niño”, así como su acción residual, mitigarán en buena medida los efectos depresores de las lluvias que suele producir “La Niña” en el este del área agrícola nacional, minimizando sus impactos negativos.

Además, es probable que el centro y el sudoeste de la Región Pampeana se vean expuestos a un moderado impacto negativo sobre los cultivos, a la vez que la ganadería experimentará un corte de la cadena forrajera.

Contrariamente, la mayor parte del área agrícola de Brasil, gran parte del Paraguay, el NOA, el oeste de la Región de Chaco, la Mesopotamia, el oeste de Uruguay y el noroeste de la Región Pampeana correrán el riesgo de fuertes tormentas primaverales y estivales, que podrían producir cierto nivel de impacto negativo.

A estos riesgos, se adicionará la posibilidad de heladas intensas que se extenderán hasta mediados de primavera, que afectarán a la mayor parte del área agrícola, llegando a alcanzar peligrosidad sobre su extremo norte.