La tabla Muller y su empleo

mb_12

La Varroa se orienta por el olfato y siempre se dirige hacia el olor que generan las larvas de abejas de cinco días y medio. A estas larvas les queda poco para ser operculadas y en ellas se introduce la Varroa para desarrollarse.

En este conocimiento es en lo que se basa la tabla Muller.

La idea es que la tabla permita el paso del olor pero no de las Varroas.

Modo de empleo

Para simplificar vamos a partir de una colmena de dos alzas. Tomamos la cría operculada y la colocamos en el alza superior. En el alza inferior queda al menos un cuadro con cría abierta y la reina. Las abejas se reparten por igual en ambas alzas y en medio se coloca la tabla Muller.

Ahora la reina empezará a crear una nueva cámara de cría, de la que emana el mencionado olor de cría y que a su vez atrae a la Varroa. En el alza superior poco a poco va a nacer la cría de abeja y con ella la Varroa en la colmena.

En el alza superior las nuevas abejas crearán una nueva reina porque allí había también cría abierta. Esto es una ventaja para nosotros, porque estas colmenas, en las que empleamos la tabla Muller, son incapaces de luchar por sí mismas contra la Varroa por sus propios medios, será más probable que una nueva reina tenga mejores condiciones que la vieja.

Cómo criar abejas resistentes a la Varroa

Transcurridos unos 19 días; lo que dura el desarrollo de la cría de abeja de celdilla pequeña, unimos el alza superior y el inferior retirando la tabla Muller. La nueva reina es aceptada si cumple con las solicitudes de las abejas y quedará al final la mejor de las dos. De esta manera tenemos una reina nueva y dos tercios menos de Varroa en la colmena.

A considerar

Para que la tabla Muller funcione correctamente debemos tener en cuenta un par de cosas.

Se ha indicado que las varroas se ven atraídas por el olor, el que tienen las larvas. Por lo tanto, debemos dejar necesariamente en el alza inferior un panal con cría abierta situado exactamente por debajo de las mallas de la tabla Muller. Cuando este panal también tenga su cría operculada, entonces podremos subirlo arriba. A ambos lados de este panal con cría abierta colocamos panales bien estirados, incubados y aceptados, de manera que la reina pueda inmediatamente seguir con su cría. Es importante que en ningún caso coloque láminas de cera sin estirar.

Los panales de cría operculados deben colocarse justo encima de la malla de la tabla Muller de manera que el aroma, el que emiten las larvas del alza inferior, alcance bien a las varroas del alza superior.

Si queremos mejorar la eficiencia de la tabla Muller, colgamos ese panal de cría, el que dejamos en el alza inferior, por encima de la malla de manera que en el alza inferior el siguiente panal de cría esté próximo a ser operculado. En la cría operculada se encuentran más o menos 2/3 de la Varroa y con este procedimiento podremos también atrapar una buena parte de los ácaros que están sobre las abejas, pues muchos de estos se meterán en este panal de cría. De esta manera se prolonga el empleo de la tabla Muller aproximadamente unos diez días.

La tabla Muller debe ser necesariamente confeccionada con dos mallas gruesas de 2,5 milímetros de separación y una fina de 0,3 milímetros en el centro y algo separada de las otras dos. De esta manera se evita que la malla fina sea tapada con propóleos, lo cual puede pasar con rapidez y deja de funcionar la tabla.

El gran peligro es que las varroas no se sientan atraídas por el perfume y abandonen la colmena con las abejas que vuelan y se meten en otras colmenas. Por tanto la separación entre las larvas de cinco días y medio del alza inferior y los panales de cría del alza superior debe ser tan pequeña como sea posible y que la malla permita pasar el olor.

En el alza superior debemos tener la precaución de tener suficientes abejas a mano para defenderse del pillaje. Para eso deberemos dejar la piquera de la tabla Muller muy estrecha.

Construcción de la Tabla

Sólo se necesita una plancha marina de 10 milímetros de espesor del tamaño del alza, dos mallas de alambre de 2.5 milímetros de separación entre hilos y otra con 0,3 milímetros de separación. El tamaño de las mallas es de 20 por 20 centímetros. Un par de listones de 10 milímetros de espesor y una engrampadora

Las varroas al querer alcanzar el olor que emiten las larvas caen a través de la malla gruesa y quedan atrapadas en la malla fina.

Es importante que la piquera del alza inferior, la que queda en la separación de los listones superiores, se mantenga muy estrecha (tres centímetros) para evitar el pillaje. Esta piquera hay que situarla en la misma dirección que la del alza inferior.

Las mallas no son desmontables, lo que cae a través de la malla gruesa en la fina, se limpia volteándola.

La experiencia ha mostrado que es mejor colocar por debajo otra malla gruesa, separada de la fina, para que no sea tapada con propóleos. Sobre la malla fina se colocan unos listones y por encima de estos se coloca una segunda malla gruesa.

1 Comentario está listo

  1. Hola podrian pasarme el paso paso de armado de la tabla-
    gracias

¿Querés publicitar en nuestro portal?

Quiero Publicitar