Las inundaciones complican al sector

El delta del Paraná se está convirtiendo en un laberinto que origina una especie de tapón fluvial, inundando a las islas y costas desprotegidas a causa de estos canales artificiales, en aproximadamente un millón y medio de hectáreas.

Este panorama sin dudas toca de cerca al sector apícola y en consecuencia este año los apicultores debieron sacar presurosamente sus colmenas para evitar pérdidas. “No queda ninguna colmena, tuvimos que sacar todo acá por la crecida del río que realmente fue muy importante”, explicó a nuestro medio desde Todd Juan Kussrow, quien agregó que igualmente en la zona no hay grandes inconvenientes sanitarios, salvo casos puntuales donde hubo errores de manejo”.

Al respecto desde San Pedro Juan Puig manifestó “la invernada viene fulera y mas ahora con la crecida de los ríos y los fríos que vienen. Va a estar tardía la reacción de la colmena”, y remató “anduve por adentro de las islas ya no queda nada seco solo algunos terraplenes”.
En sintonía desde la misma localidad Alexis Rodríguez remarcó que se organizaron entre los apicultores para sacarlas y llevarlas a campos tierra adentro, porque además no las pueden dejar en los albardones de la isla ya que los animales que también escapan de las inundaciones se dirigen hacia allí y muchas veces se las chocan o las terminan rompiendo.
Lamentablemente está difícil situación tiene replica en otras provincias del país muy importantes para el sector, y por ejemplo Ángel Dóvico, con colmenas entre otras zonas en Ibicuy, (Entre Ríos) destacó que ellos no tuvieron complicaciones porque tienen las colmenas elevadas, pero mostró su preocupación porque en las próximas semanas comienza la temporada del polen de sauce y por el momento no pueden preparar las colmenas.

Por otra parte, destacó que están gestionando una ayuda a la Nación de azúcar. Se solicita, al menos, dos o tres kilos por colmena para que no sufran tanto el estrés de la situación.

¿Querés publicitar en nuestro portal?

Quiero Publicitar