Lluvias importantes durante el inicio del otoño

Como es usual, el comienzo del otoño activó las lluvias en la mayor parte del área agrícola sudamericana, y con el aditamento de que la acción residual de El Niño 2015/2016 provocó que este proceso se potenciara considerablemente.

El sudoeste del área agrícola argentina observaron precipitaciones muy abundantes, acompañadas por tormentas severas.

El este del área agrícola argentina y el área agrícola uruguaya experimentaron valores más moderados, aunque superiores a lo normal, que fueron acompañados por tormentas puntuales, esto según un informe elaborado desde la Bolsa de Cereales de Buenos Aires que nuestro medio presenta periodísticamente.

Debido a la intensidad de las precipitaciones en la mayor parte de la extensión de la Cuenca del Plata, la imagen satelital, difundida por el Servicio Meteorológico Nacional Argentino, continúa mostrando la persistencia de superficies cubiertas por agua muy superiores a lo normal.

Por esta causa, el sistema se encuentra muy vulnerable a la posible ocurrencia de tormentas severas, con aguaceros torrenciales muy concentrados en el tiempo y el espacio, que podrían causar crecidas de los ríos y agravar los anegamientos de los campos bajos.

La vulnerabilidad a los anegamientos que presenta esta amplia área está generada por su topografía, con bajos que constituyen pequeñas cuencas arreicas o casi arreicas.

Por lo tanto, cuando se producen precipitaciones muy concentradas en el tiempo y en el espacio, como suele suceder durante las tormentas severas, se producen problemas contrapuestos.

Por un lado, los terrenos altos reciben un alivio parcial, ya que la mayor parte del agua escurre rápidamente hacia los bajos, no reponiendo totalmente las reservas de los suelos.

Por otra parte, el escurrimiento de los terrenos altos corre hacia los bajos, donde se acumula, persistiendo durante largo tiempo, que no pueden desagotarse por escurrimiento superficial debido a la escasa pendiente del área, y deben hacerlo por evaporación y percolación.

Esto hace que, en el área, coexistan frecuentemente terrenos altos con sequía y terrenos bajos anegados.

La magnitud del proceso disparado por el intenso episodio de “El Súper El Niño 2015/2016” determina que pasará un tiempo considerable antes que estos efectos negativos desaparezcan.

En caso de desarrollarse un nuevo episodio de “El Niño” la situación podría agravarse significativamente.

 

Mayo

Mayo observará condiciones muy contrastantes, debido a que la transición estacional se completará en forma algo tardía.

El Oeste de Bolivia, el norte y el centro del Brasil, el norte de Chile, la mayor parte del NOA, el norte de Cuyo entrarán en la estación seca del año, reduciendo considerablemente sus precipitaciones.

Contrariamente, el este de Bolivia, el Paraguay, el norte de la Mesopotamia, gran parte del Uruguay y el extremo sur del área agrícola brasileña mantendrán una actividad superior a lo que corresponde a ese momento del año, con precipitaciones abundantes y posibles tormentas.

Gran parte del interior de La Argentina y el extremo sur del Uruguay observarán precipitaciones moderadas a escasas, aunque se mantendrá cierto riesgo de tormentas localizadas severas puntuales.

Los vientos polares continuarán adquiriendo fuerza, potenciando las tormentas cordilleranas sobre el centro-sur y sur de Chile, y extendiendo su acción hacia el sur de Cuyo que recibirá precipitaciones abundantes.

La corriente marina fría de Malvinas continuará ascendiendo hacia el norte, desplazando a la corriente marina cálida del Brasil, aunque en forma algo lenta y tardía.

El régimen térmico observará fuertes oscilaciones, alternándose episodios de tiempo templado, algo más largos que lo normal, con irrupciones de aire polar algo más débiles que lo normal.

Se observarán heladas localizadas, con focos de valores generales, en gran parte de Chile, el oeste de Bolivia, el sudeste del Paraguay, el oeste, el centro y el sur de La Argentina, el Uruguay y el sur del Brasil.

 »