Los aminoácidos y vitaminas como protección frente a Nosema Ceranae

Nosema ceranae es conocida en todo el mundo por ejercer un impacto importante en la salud de las abejas, incluida la regulación negativa de los genes inmunorreguladores. Ante esto, la nutrición de proteínas ha demostrado tener efectos beneficiosos sobre la inmunidad de las abejas y otros aspectos de la salud de las mismas. Teniendo esto en cuenta, el objetivo del presente estudio fue evaluar el potencial de un complejo de aminoácidos y vitaminas en la dieta para proteger a las abejas de la inmunosupresión inducida por la enfermedad antes mencionada.
En un experimento de laboratorio las abejas fueron infectadas con Nosema y tratadas con suplemento en el primer, tercer, sexto y noveno día después de la emergencia. La expresión de los genes para péptidos relacionados con el sistema inmunitario (abaecina, apidaecina, himenoptaecina, defensina y vitelogenina) se comparó entre los grupos.
La infección por ceranae afecta tanto a las abejas melíferas individuales como a la colonia, y se ha asociado con el Síndrome de Despoblamiento de Colmenas, que influye en la reproducción y la productividad de la colonia de abejas.

Los insectos tienen un sistema inmunológico robusto para defenderse contra el ataque de diferentes patógenos. Este sistema incluye barreras físicas como primera línea de defensa e inmunidad celular y humoral innata, una segunda línea de defensa, los péptidos antimicrobianos apidaecina, abaecina, himenoptaecina y defensina, componentes de la inmunidad humoral, contribuyen mucho a la defensa contra los microorganismos. La vitelogenina es una proteína específica para las hembras, reconocida como uno de los reguladores más importantes de la inmunidad y la longevidad de las mismas. Las expresiones de los genes que codifican estas proteínas relacionadas con el sistema inmunológico se investigaron en varios estudios.
La suplementación dietética en la práctica de la apicultura es común en casos de deficiencia natural de forraje. Desafortunadamente, las últimas décadas han sido testigos de una considerable pérdida de hábitats naturales que inevitablemente han llevado a la reducción de la abundancia y diversidad floral. Como consecuencia, la escasez de forraje natural de abejas (polen y néctar) aparece en muchas regiones y provoca la necesidad de dietas suplementarias adecuadas que puedan reducir las pérdidas de colonias al aliviar el estrés proteico. Los suplementos más comunes para las abejas son los basados en aminoácidos y vitaminas.
Numerosos estudios evidenciaron el papel beneficioso de las proteínas del polen en los procesos fisiológicos, la cría de crías, el crecimiento de la población adulta y la producción de jalea real. Las proteínas naturales en la nutrición de las abejas son esenciales para mantener la condición física de las colonias, ya que afectan positivamente la salud de estas, la respuesta inmune, la tolerancia a los parásitos y la supervivencia, la longevidad del trabajador y la calidad reproductiva de los zánganos. Una dieta natural rica en proteínas (pan de abeja) que se origina en el polen, especialmente el polifloral, es la mejor fuente natural de proteínas y vitaminas. Cuando se trata de suplementos de proteínas (dietas con alto contenido de proteínas artificiales que no contienen polen), sus efectos en las abejas son variables y dependen de la composición y / o formulación.
La ausencia de infección en las abejas de control durante todo el experimento confirmó los resultados de Chaimanee, quien afirmó que no hay N. Ceranae infección cruzada entre jaulas en este tipo de estudio. Estos resultados muestran que las esporas de ceranae no estuvieron presentes a los 3 días, pero estuvieron presentes en todos los grupos infectados en el día 6 y significativamente más en el día 12. Esto podría explicarse por los hallazgos de Higes at, quienes encontraron que solo unas pocas células epiteliales ventriculares se infectaron 3 días después de la infección por Nosema , pero la mayoría estaban infectadas y mostraron evidencia de degeneración en el día 7. La carga de esporas en el día 12 fue significativamente mayor en el control que en todas las demás abejas. Esto indica el impacto del suplemento probado en la infección por Nosema . La menor diferencia en el número de esporas entre los grupos en el día 12 sugiere que es demasiado pronto para aplicar el suplemento desde el primer día de vida de la abeja.
La expresión de otros genes no cambió significativamente en ese momento. Este hallazgo abre una pregunta sobre el papel de las esporas durante los primeros días de la vida de las abejas.
Además, el desarrollo de Nosema se correlaciona con la calidad de la dieta: la infección alcanza niveles más altos en las abejas alimentadas con pan de abeja que en aquellas alimentadas con dietas no naturales, es decir, carbohidratos o sustitutos de proteínas. Sin embargo, un estudio reciente reveló que los niveles de Nosema eran más altos en las abejas alimentadas con algunos sustitutos de polen comerciales que en aquellas alimentadas con polen. Según el estudio en el número de esporas de ceranae , el mejor período para aplicar el suplemento comienza a partir del tercer día después de emerger cuando las abejas son capaces de aceptar sustancias sintéticas. La mortalidad baja y similar en todos los grupos (controles y alimentados con suplemento) sugiere la ausencia de impactos negativos de en la salud y supervivencia de las abejas. No se registraron diferencias en la tasa de mortalidad entre los grupos control y tratamiento. Sin embargo, este experimento duró 15 días, por lo que podemos suponer que si hubiera sido más tiempo, la mortalidad de las abejas podría haber sido mayor.
Los niveles de expresión de los genes relacionados con el sistema inmunitario en el sexto día no fueron consistentes, pero no difirieron significativamente entre los grupos. Este hallazgo está de acuerdo con los resultados de Higes, quien afirmó que N. ceranae alcanza el pico alrededor del día. Sin embargo, las abejas recolectadas el día 12 días muestran una disminución significativa en himenoptaecina, defensina, apidaecina y vitelogenina en el control en comparación con otros grupos.

Aún no hay comentarios

Suscribirse a los comentarios

Los contactos personales de los entrevistados y/o personas mencionadas en las notas no son publicados ni serán facilitados. Esto es para resguardar la privacidad y seguridad de las personas involucradas. Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Querés publicitar en nuestro portal?

Quiero Publicitar