Los beneficios de la apicultura urbana

Desde hace un par de años, la apicultura urbana fue ganando terreno de manera considerable en diferentes partes del mundo y por supuesto que en nuestro país no es la excepción. Al respecto, el Ingeniero Agrónomo Sergio Iglesias dio apreciaciones públicamente sobre la importancia de la misma. Resaltó que la implantación
de colmenas en azoteas y jardines puede servir de gran ayuda tanto para las abejas como para las ciudades. “Las poblaciones de abejas están en una situación muy comprometida. En los últimos años se han visto drásticamente reducidas sin una causa identificada, aunque sí se sabe que hay una relación directa entre el uso de pesticidas, como los neocotinoides, y la desaparición de colonias. La apicultura puede combatir este problema además de poder aprovecharnos de numerosos beneficios”, profundizó.
El experto también informó que la apicultura urbana ha aumentado un 22% en todo el mundo en los últimos años, “quizá como una reacción llena de sentido común frente a la alarmante desaparición de la especie animal que la sustenta”.
Beneficios
El especialista aseguró que contar con abejas en la ciudad tiene múltiples beneficios, algunos de los cuales se enumeran a continuación.
• Unas abejas más sanas: su nutrición y salud se verían mejoradas en la ciudad dado que no se encuentran expuestas a los pesticidas y por lo tanto, no sufrirían problemas de envenenamiento. Sin embargo, el principal motivo por el que las abejas urbanas son más fuertes es por la alimentación. En las ciudades, la variedad de plantas que requieren polinización es mucho mayor que en el campo debido a la proliferación de los monocultivos, y una dieta más variada implica un mayor surtido de nutrientes.
• Beneficios para nuestra salud: la miel es considerada un alimento muy nutritivo e ideal para la salud. Rico en múltiples vitaminas, antioxidantes, es una grandísima fuente de carbohidratos. Se sabe además que la miel es una buena ayuda frente a las alergias, el colesterol y demás.
• Reconexión con la naturaleza: En las grandes ciudades sufrimos un trastorno de déficit de naturaleza, el hecho de tener abejas bajo nuestro cuidado nos hace estar en contacto no sólo con este insecto, sino también con el clima, las estaciones y las plantas que tanto dependen de las abejas y viceversa, sin olvidar lo mucho que las necesitamos los seres humanos.
• Un empujón económico: “Por poner un ejemplo de aprovechamiento del tirón de la apicultura urbana fijémonos en el Hotel Waldorf Astoria, de Nueva York. Al poco tiempo de apostar por la instalación de algunas colmenas en su azotea empezaron a recoger los frutos de esta práctica. Ofrecían a los clientes visitas guiadas a la azotea, incluían la miel en distintos platos de su menú, vendían de primera mano tarros de su propia miel.

¿Querés publicitar en nuestro portal?

Quiero Publicitar