Los precios están muy deprimidos

 

Nuestro medio dialogó con Santiago Schneider, productor apícola de Paysandú, Uruguay con el objetivo de conocer la situación apícola del vecino país. En relación a la cosecha, comercialización y precio de la miel, manifestó: “Bueno, es todo un combo bastante complejo.  Lo que es la parte productiva fue relativamente normal, con los altibajos propios que tiene la actividad, y relacionado a la parte climatológica que fue bastante ambivalente. La primavera bastante productiva en la parte de monte nativo, y después el  verano complejo por la cantidad de lluvia que fue cuatro o cinco veces lo normal. Y bueno, ahora estamos en una etapa de transición hacia el eucalipto, hacia la forestación, que es la última productividad que tenemos previo al invierno. Viene un poco lento, pero no mal. En la parte de volumen, aparentemente, va a ser una cosecha por lo menos aceptable. Aún falta discernir el volúmen porque estamos en la etapa de empezar a cosechar. Aceptable en el eucalipto serían 25 kilos para arriba,  menos de eso no, con todo el riesgo que implica mover las colmenas, pérdidas de colmenas porque le estamos agregando una etapa más al año, implica que esa unidad productiva va a tener problemas en primavera. O sea, el eucalipto no es una actividad que salga gratis, corresponde a un traslado y a un desgaste en la colmena.

 El precio y la comercialización ha estado absolutamente complejo. Diría primero que Uruguay normalmente en octubre para adelante comerciaba—tenía venta de su producción, o sea, había—se mercadeaba la miel, y eso no ha ocurrido. O sea, ha sido todo muy lento. Empezó a venderse algo en enero, siempre en lotes con muestra previa, no toda la gente ha podido desprenderse de sus mieles, los precios están muy deprimidos. Estamos hablando en este momento, si ponemos un promedio, USD 1,30. Hay precios un poco superiores, pero puntualmente, digamos orgánicos o que tengan ciertas capacidades especiales, como pueden ser mieles oscuras de monte que se valoraron bastante este año comparativamente,  logramos precios de USD 1,75 a USD 1,85 las primeras. Pero muy puntual y siempre con todo lo que es el muestreo de que no dé ninguna traza de glifosato u otro contaminante que normalmente pueda ocurrir.

El problema es lo que le pasa a todo el mundo,  a nivel europeo, y  de América, el tema de la comercialización se volvió muy difícil.

El problema es lo que le pasa a todo el mundo, vemos que también a nivel europeo, ni hablar de a nivel de América, el tema de la comercialización se volvió muy difícil. Chile tiene problemas en este momento. Más allá de que tiene precio de USD  2,50, igual, es mucho menos de lo que vendía antes, y muy lento el proceso de venta. Es un problema de la cantidad de miel que hay, evidentemente, de mieles que no son mieles. Ya conocemos la temática. A su vez se suma la contaminación que ha habido por el uso indiscriminado sobre todo del Glifosato que ha sido uno de los nuevos problemas que tenemos de hace ya dos temporadas. Uruguay particularmente ha logrado mejorar ese aspecto, o sea, ya tiene mayor porcentaje de mieles libres, pero implica todo un laburo especial, restringirse a ciertas zonas, y tiene un costo adicional. Y ni hablar de lo que es el análisis de las muestras, que también es muy caro ¿no?, para poder discernir si están puras o no puras.

Consultado sobre la participación del estado uruguayo en la problemática del glifosato comentó: “es bastante complejo. Quiero decir, que hay intencionalidad de estudiar el tema, sí, lo ha habido. De hecho, el INEA que es el instituto de Investigaciones Agropecuarias ha hecho trabajos, pero nunca nos ventilaron exactamente los resultados. O sea, cuando pedimos que nos den información fehaciente nunca es muy clara, y ahí se ve que hay contraposición de intereses. Nosotros creemos que es demasiado lento el proceso de mejora en cuanto a lo que es la aplicación de los productos, tenemos que ser conscientes de que es todo un tema que involucra a un montón de actores e intereses, pero que debemos tener una campaña firme y constante para advertir de las dificultades que implica todo ese nuevo sistema de agricultura, ¿no? Que claramente va en detrimento de muchas actividades más pequeñas y que no tiene futuro, porque nosotros cada vez lo que podemos vender tiene menos condiciones buenas como para hacerlo fluidamente. Y ese es el gran problema que en definitiva va a abarcar a todo. Es decir, bueno, ahora somos las abejas, alguna otra cosa que nos vemos afectados, y seguramente después no se va a poder vender nada porque evidentemente nadie quiere consumir algo que no esté innocuo ¿no? Eso está claro.

 

Aún no hay comentarios

Suscribirse a los comentarios

Los contactos personales de los entrevistados y/o personas mencionadas en las notas no son publicados ni serán facilitados. Esto es para resguardar la privacidad y seguridad de las personas involucradas. Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Querés publicitar en nuestro portal?

Quiero Publicitar