Modo de preparación del propóleos para combatir Varroa

Se coloca el propóleos en bruto en un recipiente y se agrega alcohol etílico de 96º. Siempre más alcohol que propóleos, sin importar demasiado las cantidades y/o proporciones.
Se deben utilizar alcoholes que sean para tomar, de licorería o de repostería.
Este recipiente con propóleos y alcohol, al que se le puede agregar un 5% de agua destilada, estará en un lugar oscuro y se procurará moverlo, agitarlo o sacudirlo, diariamente, durante no menos de dos semanas. Al cabo de este tiempo se lo filtra con papel de filtro para café. La solución hidroalcohólica resultante, que es de concentración desconocida, puede ponerse en heladera para que se separe y sea retirado el sobrante de cera disuelto en alcohol. El residuo que quedó en el filtro tiene propóleos y se le puede hacer una segunda extracción.
Esta solución obtenida deberá ir al siguiente paso, la evaporación del alcohol. Se hará con una corriente de aire apenas tibio y que no llegue a calentar y deteriorar el producto. Esta tarea es lenta y puede demorar varios días de acuerdo al volumen a evaporar. Cuando el nivel no baje más, podemos pensar que no hay más evaporación o alcohol para evaporar. Tendrá esta tintura una consistencia como de miel. Si se ladea el recipiente, no se vuelca, se desliza lentamente. Esto es el Extracto Blando de propóleos, a partir del cual debemos hacer todas las otras preparaciones.

Modo de preparación

Para la preparación de la solución terapéutica, se puede hablar de dos recetas que en realidad son una, desde su dosis mínima hasta la máxima. Se recompone este extracto blando en solución alcohólica, al 8,5% hasta el 17%. Por ejemplo, para un litro usaremos 85 centímetros cúbicos (cc) de extracto blando en 915 cc de alcohol, en el primer caso y 170 cc. de extracto blando en 830 cc de alcohol, para el segundo caso. Tendremos la solución alcohólica, a diferencia de la inicial, de concentración conocida.
Esta solución alcohólica se mezclará con algún tipo de jarabe. El jarabe a usar es solo un vehículo, debe ser un líquido dulce, de azúcar, JMAF o mejor miel, pero sin interesar demasiado la concentración. También como en el caso anterior hay un mínimo y un máximo: El mínimo, 2% de solución en 98% de jarabe. Máximo; 10% de solución en 90% de jarabe.
La aplicación es rociando o asperjando marcos (no cabezales) y nodrizas. Ello asegura que al ingerirlo para limpiar, lo distribuyen al resto de la colmena. No debe ser aplicado en alimentador, ya que es muy poca cantidad y a la abeja no le gusta. Se darán 50 cc por colmena una vez a la semana, durante tres semanas consecutivas en caso de brote de alguna patología. De acuerdo a si cura o previene y de acuerdo a la intensidad del brote, se usará mayor o menor concentración y curará una, tres o más veces. Es a criterio de acuerdo al estado de las colmenas o las circunstancias. Se puede usar en épocas de mielada, de entrada de néctar y polen o en cosecha, ya que no contamina.

1 Comentario está listo

  1. Las abejas recogen el propóleos en la naturaleza, y lo almacenan en la colmena.
    Nosotros se lo quitamos, le añadimos alcohol, lo mezclamos, dejamos que se evapore el alcohol lo mezclamos con jarabe para que se lo coman y ¡milagro¡: la varroa desaparece.
    Una colmena sin tratar convenientemente MUERE y no solo muere esa colmena o ese colmenar, en su agonía esta transmitiendo varroa a todo el vecindario
    Seamos serios con el tema de la varroa