Nutrición de las abejas y alimentación complementaria

El productor necesita tener siempre un conocimiento general sobre las necesidades nutricionales de las abejas y el papel que cumplen los diferentes hidratos de carbono y proteínas en el manejo de las colonias.

Para asegurar su supervivencia, las abejas recogen una serie de sustancias:

Néctar: El mismo es convertido en miel por las abejas adultas, la cual es almacenada en las celdas correspondientes.

Polen: Proporciona la mayor parte de las proteínas, aminoácidos, grasas, vitaminas y minerales requisitos fundamentales en la dieta de toda abeja.

Agua: Es fundamental para regular la temperatura y humedad de la colmena y la dilución de la miel almacenada para consumir.

Propóleos: Es un pegamento de origen natural. Es utilizado en el sellado de grietas dentro de la colmena y para mantener la higiene de la colonia.

 

Néctar

Es secretado por las glándulas en la base de las flores, conocidos como los néctares.

Tiene un alto nivel de azúcar de sacarosa con algo de levulosa y dextrosa y un alto porcentaje de humedad, además de otras sustancias tales como minerales, vitaminas, pigmentos, sustancias aromáticas, ácidos orgánicos y nitrógeno compuesto.

Cuando es recogido inicialmente, es almacenado en el “saco de la miel” que posee la abeja, luego una enzima llamada invertasa se añade al néctar.

El néctar de maduración se almacena en las celdas de cera donde se reduce el contenido de humedad a un valor que oscila entre el 13 y 18 % gracias a la manipulación y aireación de las abejas. Cuando la miel está madura las abejas sellan la celda con cera.

La presencia de la miel almacenada o néctar dulce es esencial para la supervivencia de la colonia. Sin esto, la colonia morirá de hambre, como sucede a menudo a finales del invierno o comienzo de la primavera.

La presencia de néctar fresco estimulará a la colonia para ampliar su nido de cría.

 

Polen

El polen es la principal fuente de proteínas. Se utiliza fundamentalmente para alimentar a las larvas en desarrollo y a las abejas jóvenes ya que proporciona elementos estructurales de los músculos, glándulas y otros tejidos. También es utilizado en la producción de la jalea real.

Cuando una colonia está en plena etapa de cría o durante el momento de la cosecha la demanda de polen se incrementa.

El polen se compone de diversas sustancias, incluyendo proteínas, grasas, hidratos de carbono, lípidos, vitaminas, minerales y muchos otros.

Un factor importante que puede limitar el aumento de la población dentro de una colmena es la insuficiencia de pólenes de calidad, y por ejemplo un polen con menos de 20% de proteína cruda no puede satisfacer los requisitos básicos de la colonia.

Por esta razón, es fundamental que las abejas tengan acceso a más de una fuente floral de polen a fin de equilibrar cualquier déficit particular.

El nivel de proteína del cuerpo también parece estar directamente asociado con la longevidad, a mayor y mejor nivel las abejas vivirán por más tiempo.

 

Sustitutos y suplementos

Para estimular la cría, los apicultores tienen la opción de mover las colmenas buscando mejores condiciones florales o estimulando artificialmente el desarrollo de la colmena.

Los suplementos deben contener los componentes nutricionales que son deficientes en el campo, así por ejemplo las grandes cantidades de jarabe espeso de azúcar son adecuadas para alimentar a las abejas durante el invierno, mientras que las pequeñas cantidades de jarabe ligero estimula a la misma con el fin de ampliar el área de cría.

Si el propósito es estimular la colonia y aumentar la población, entonces la atención a la proteína también es esencial.

Los suplementos de proteínas suministradas a las abejas deben contener al menos el 5% de polen recolectado por las abejas para hacer la mezcla más atractiva y facilitar su consumo.

Una prueba realizada durante tres años en Nueva Zelanda reveló que la alimentación mediante un litro de jarabe por día por colonia en la mañana generó una mayor recolección de polen, aunque si no se consume inmediatamente, puede aumentar el contenido de humedad dentro de la colonia.

Por otra parte, la alimentación con miel tiene muchos beneficios, pero también efectos negativos si el objetivo es estimular la colmena, ya que se reducirá el área de cría, las abejas se volverán más defensivas y se pude incrementar el nivel de pillaje.

Además, puede fomentar la propagación de Loque Americana, ya que las esporas son fácilmente trasladables mediante la miel.

 

Polen como suplemento

El polen recogido naturalmente es la mejor fuente de proteínas para los requerimientos nutricionales de las abejas, pero este polen puede variar en proteína de acuerdo con la fuente floral. Los niveles de proteína varían de 6% a 40%, y el nivel de proteínas mínimo requerido por las abejas es de 20%, aunque si el objetivo es la reproducción rápida y la expansión de la población, los niveles de proteína cruda deben alcanzar entre un 25 y 30 %. El balance de aminoácidos es otro factor de suma importancia,  y por esto es fundamental contar con una serie de diferentes fuentes florales. Una colonia durante un período de 12 meses consumirá entre 25 y 50 kilos de polen, dependiendo del tamaño de la colonia y la disponibilidad de polen.

Un estudio realizado en Uruguay sobre el contenido de proteína cruda del polen de 25 especies vegetales frecuentemente visitadas por las abejas, arrojó como resultado que los valores hallados variaron entre 14,5 y 41,5%, y la mayoría de las especies presentaron polen con más de 20% de proteína, valor mínimo aceptado para una correcta nutrición de las abejas.

En especies ampliamente explotadas por las abejas como el lotus, trébol rojo, trébol blanco, borraja y rábano el polen presentó más de 30% de proteína cruda. El polen de Eucalyptus grandis en una forestación presentó entre 28 y 32% de proteína a lo largo del periodo de floración, aunque al final se redujo a sólo 18%. Sólo en el polen de carqueja y sauces se halló menos de 20% de proteína cruda.

 

Sustitutos de polen

Un número de diferentes sustancias se han ido probando a lo largo de los años, intentando conseguir el mejor suplemento del polen. Al respecto, deben tenerse en cuenta diversas cuestiones:

  • El atractivo para las abejas: Si no son atraídos es de poco valor nutricional.
  • Valores nutricionales: La sustancia debe tener proteínas y aminoácidos en los niveles deseados para cumplir con los requerimientos nutricionales de las abejas.
  • Sustancias tóxicas: Los altos niveles de algunas sustancias como el aceite, la sal y el almidón fueron sindicados como causantes de la muerte de abejas. Las sustancias con altos niveles de proteína cruda también son tóxicas para las abejas.

Algunos de los ingredientes considerados más importantes incluyen: harina de soja, harina de canola, harina de semillas de lino, harina de girasol, levadura torula, levadura de cerveza, levadura de panadería, suplementos vitamínicos y minerales, harina de pescado, leche en polvo desnatada, caseína en polvo, entre otros.

Todos los ingredientes, deben ser molidos a un tamaño de partícula de menos de 500 micras.

 

Harina de soja

Es recomendable, pero no todas las harinas de soja son iguales.

La harina de torta de presión debe ser procesada para eliminar su alto contenido de aceite (15%).

Los niveles de proteína de harina de soja se han registrado en 50%, aunque es deficiente en un aminoácido; el triptófano.

Es aconsejable que se almacene en una habitación fría para evitar que el aceite y otros componentes se pongan rancios.

 

Harina de girasol

El contenido de proteína no es tan alto como en el anterior y se estima que no es muy atractiva para las abejas. Es mejor evitar este ingrediente en suplementos de proteína.

 

Sorgo y harina de triticale

Son muy atractivos para las abejas, aunque en una mezcla deben ser ingredientes secundarios y no el dominante debido a sus bajos niveles de proteína bruta.

 

Levadura torula

Esto es generalmente más atractivo para las abejas que la harina de soja.

Los aminoácidos no están en niveles aceptables, por lo tanto, la levadura torula en sí misma es insatisfactoria.

 

La levadura de cerveza y levadura de panadería

Estas levaduras son más atractivos que la harina de soja, sus niveles de proteína oscilan alrededor del 50% y, en general proporcionan un conjunto más equilibrado de aminoácidos que la levadura torula.

 

Suplementos vitamínicos y minerales

Estos se han añadido a las recetas en el 1 al 3% de la mezcla.

 

¿Querés publicitar en nuestro portal?

Quiero Publicitar