Panorama irregular para la primavera

Durante el otoño y el invierno 2017, el Océano Pacífico se enfrió considerablemente. La mayoría de los centros de pronóstico coinciden en la posibilidad de que este proceso continúe a lo largo de los próximos meses, dando un escenario “Neutral Frío” que, de continuar el proceso, podría convertirse en una “Niña”, que alcanzaría su pleno desarrollo recién hacia el otoño de 2018. No obstante, cabe recordar que, a igual fecha del año pasado, se anunció una tendencia similar, pero la misma no se concretó y la temporada 2016/2017 observó precipitaciones casi tan intensas como las observadas en el episodio de “El Niño” de 2015/2016.
Por lo tanto, será prudente continuar vigilando la evolución del clima hasta tanto pueda arribarse a un diagnóstico certero, señala en su habitual informe mensual la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.
En cualquier caso, el progresivo enfriamiento del
Océano Pacífico apunta a una gradual moderación de las precipitaciones, permitiendo la reducción de los anegamientos que afectan a extensas zonas.

Primavera

En el este de la Región del Chaco, la Mesopotamia y la mayor parte de la Región Pampeana esta evolución provocará precipitaciones inferiores a lo normal, pero el calentamiento que exhibe el Océano Atlántico compensará en parte este efecto negativo, dando un escenario, algo perturbado, pero cercano a la media.
Las áreas afectadas por anegamientos experimentarán precipitaciones locales superiores a las que indica la perspectiva regional.
Por su parte, según es normal en el escenario de “La
Niña, el área agrícola boliviana, el centro y el norte del Brasil, el Chaco Paraguayo, el NOA, el oeste de la Región del Chaco, Cuyo y el extremo occidental de la Región Pampeana experimentarán precipitaciones superiores a lo normal.
Adicionalmente, la circulación entre el Ecuador y el
Polo Sur continuará muy activa.
Por un lado, se producirán largos períodos cálidos, con riesgo de tormentas severas con granizo, vientos y aguaceros torrenciales.
Por otro lado, tendrán lugar cortos pero muy intensos descensos térmicos, con riesgo de heladas primaverales en gran parte de Argentina y Uruguay, aunque sin llegar a Bolivia y Paraguay

Aún no hay comentarios

Suscribirse a los comentarios
Los contactos personales de los entrevistados y/o personas mencionadas en las notas no son publicados ni serán facilitados. Esto es para resguardar la privacidad y seguridad de las personas involucradas. Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *