Plaguicidas y la importancia de denunciar

El Ingeniero Mauricio Rabinovich, jefe del Programa Nacional de Sanidad Apícola, dependiente de SENASA desarrolló una interesante charla –Taller en el marco de la Expo Apícola de Azul–, y durante la misma dejó conceptos

sumamente interesantes que nuestro medio reproduce en versión periodística.

La disertación se extendió por espacio de casi una hora y media y al respecto el especialista brindó detalles sobre la aplicación de SENASA que se viene utilizando hace ya más de un año, y agregó que pese a esto buena parte de los apicultores desconocen de la existencia de la misma, aunque (según sus propias palabras) fue difundida por distintas vías. La misma brinda la posibilidad de informar directamente al organismo en caso que se de algún suceso inusual en los apiarios, y luego es la entidad quién se comunica con las oficinas locales con las que cuenta en la región del acontecimiento para continuar con el proceso de la visita a campo, es decir que este sistema no reemplaza a la vía tradicional, sino que otorga la posibilidad de funcionar como un complemento.

“Hoy uno de los problemas más graves que tiene la actividad apícola es la mortandad que las colmenas sufren como consecuencia de la aplicación de plaguicidas agrícolas”, enfatizó el especialista, quien agregó que además debemos hablar de pérdida de biodiversidad y consecuente fuente de alimentos para las abejas como así también la contaminación de las mieles, algo que por ejemplo está ocurriendo desde hace un tiempo en Uruguay, ocasionando que las transacciones comerciales se vean notoriamente

reducidas.

Rabinovich añadió que en la actualidad hay un problema muy grande de comunicación entre el apicultor y las oficinas locales de SENASA, por eso la importancia de lograr que este programa tome mayor difusión. “Es un avance, la dispusimos para que el apicultor que tenía algún evento en sus colmenas se conectara directamente con el programa salteando las otros canales”.

La inclusión de la Loque Americana

Este programa, que requiere de manera excluyente contar con conectividad para funcionar permite tomar fotos, grabar videos o mandar mensajes de audio, y recientemente se comenzó a trabajar para incluir un botón que haga referencia a la Loque Americana, y al respecto el funcionario lo justificó.

“Cuando se dan estos casos, el apicultor en su gran mayoría procede a quemar los apiarios, lo cual es el accionar correcto que debe llevar adelante”, y agregó “entonces nosotros debemos mostrar al mundo que estamos haciendo correctamente las cosas en este sentido.

Es algo que comercialmente nos sirve, porque estamos haciendo bien las cosas y debemos poner en conocimiento sobre esto a los terceros países, por lo cual debe quedar registrado en SENASA”.

Traslado de colmenas

Otro de los temas que siempre genera controversias está relacionado directamente al traslado de colmenas, sobre lo cual Rabinovich indicó que el movimiento de material vivo se hace sobre la base de una declaración jurada por parte del apicultor que mueve sus unidades. “No estamos en una realidad actual en la cual un organismo vaya a hacer los controles previos, en consecuencia es responsabilidad del productor al momento de tener que mover colmenas”, y además apuntó directamente a quienes realizan esta trashumancia

sin sus guías DTe, lo cual es un acto totalmente irresponsable porque puede provocar la diseminación de

enfermedades o puede ser por ejemplo la que abra la puerta para el desarrollo del Pequeño Escarabajo de las Colmenas, del cual todavía no hay registro en nuestro país, y esto lo vinculó también con los apiarios abandonados, los cuales pueden ser denunciados mediante la aplicación antes mencionada y agregó que son una bomba de tiempo que nos explotará en cualquier momento y que pueden convertirse en excelentes nidos de fecundación precisamente para el escarabajo. “Hay cosas que se hacen por costumbre pero están mal y frente a nuevas amenazas como el PEC, estas cosas que hacemos mal pueden ser determinantes”.

La importancia de denunciar

Para ir cerrando con la charla, Rabinovich fue muy contundente y afirmó que para poder solicitar algún tipo de restricción con respecto a la aplicación de algún plaguicida es fundamental contar con datos concretos que fundamenten tal petitorio, por lo cual es primordial denunciar. “Si por deriva nuestras colmenas sufren problemas de contaminación, debemos considerar que esto también puede afectar a la población en general, porque no es un problema propio de las abejas. Deberían entrar otros organismos en juego u otros órganos judiciales porque es un problema para toda la población” y siguió “El dato del RENAPA no es obligatorio

para el programa, pero es fundamental que se inscriban todos los apiarios porque a nosotros realmente nos sirve mucho. Actualmente en el registro tenemos alrededor de 35.000 apiarios y más del 80% están en la zona núcleo de la producción de grano. El porcentaje de apiarios afectados por plaguicidas no representa un problema porque no hay apiarios registrados que seguramente están en la zona de influencia de donde se dio un determinado suceso. Para evaluar la importancia del suceso nos debemos basar en datos concretos, por eso deben estar inscriptos”, y cerró la idea “Si nosotros como sector no ponemos a la luz a un problema, con datos objetivos, éste no existe, a menos que cada vez que existe se notifique y ahí podemos hablar de

perjuicios y prejuicios. El perjuicio de no notificar es que no contamos con datos concretos y cuando debemos ir a instancias decisorias sobre determinadas acciones no tenemos datos”. Siguiendo con la charla, Rabinovich explicó que el prejuicio es otra cosa, va relacionada pero es paralela y es que el SENASA le da al apicultor un informe sobre lo que ocurrió frente a algún evento y después es el productor quien decide cómo actuar. SENASA no debe resarcir, porque la aplicación de plaguicidas es una potestad de las provincias y hacia allí deben apuntar todos aquellos apicultores que se vean damnificados con todas estas cuestiones

y para culminar adelantó “Dentro de poco estaremos firmando un convenio con una empresa para seguir adquiriendo tecnología, en donde se indican los lotes que se tratarán con plaguicidas, entonces mediante esto vamos a poner en contacto al apicultor con el aplicador para que se pueden tomar previamente las medidas correspondientes y evitar problemas a futuro”.

Para finalizar, es importante remarcar que apenas se dieron un par de denuncias, 11 a lo largo del 2018 y dos en lo que va del 2019 y para SENASA no son significativos.

Aún no hay comentarios

Suscribirse a los comentarios

Los contactos personales de los entrevistados y/o personas mencionadas en las notas no son publicados ni serán facilitados. Esto es para resguardar la privacidad y seguridad de las personas involucradas. Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Querés publicitar en nuestro portal?

Quiero Publicitar