POCAS VENTAS Y UN ANDAR PARSIMONIOSO

La comercialización de miel está frenada casi en su totalidad. Los precios se mantienen arriba de los 60 pesos, pero con esta producción no alcanzan.

Desde hace ya varias semanas, el mercado de la miel se encuentra totalmente frenado, con operaciones que se realizan muy a cuentagotas y en casos muy excepcionales. Esto, según los especialistas en el tema, es un problema indudablemente, aunque como atenuante es importante resaltar que en los últimos años la tendencia de venta fue cambiando paulatinamente, y el fuerte arranca recién en Abril, contrariamente a lo que ocurría tiempo atrás cuando los volúmenes más importantes se daban entre Enero y Febrero. Esto responde indudablemente a varias cuestiones, por un lado la competencia desleal de países asiáticos, principalmente China, cortando su producción con jarabe de arroz y vendiendo a precios con los cuales es imposible competir, provoca que los compradores internacionales se estén inclinando hacia estos productos dejando de lado mieles puras y de excelente calidad como las que se producen en esta parte del mundo.

Pese a este modus operandis, esto podría revertirse en el mediano plazo siempre y cuando se tomen las medidas correspondientes y más considerando que la población se mantiene con una tendencia a inclinarse cada vez en mayor medida hacia los productos más sanos y naturales.

Otra de las aristas a analizar de porqué se fue corriendo el mercado en el tiempo apunta a que cada vez se especula más con los rendimientos de cosecha y en la actualidad ese tire y afloje es cada vez más importante para intentar conseguir una rentabilidad que con el paso de los años se ha ido perdiendo principalmente por el incremento en el precio de los insumos, por lo cual cada centavo que se pueda sacar de más es primordial para seguir sosteniéndose en la actividad.

Palabra de apicultores

Para tener una idea más concreta sobre los valores que se vienen manejando por estos días, desde nuestra redacción nos comunicamos con apicultores de distintos puntos del país, quienes brindaron su información y parecer al respecto.

Lo primero que sorprende al momento de realizar la consulta pertinente es la respuesta de buena parte de los apicultores, quienes directamente no tienen idea del mismo y sin dudarlo

argumentan al respecto. “La verdad que no hay prácticamente miel para vender, así que no tenemos demasiado interés en lo que se pueda estar pagando. Puede valer un millón de dólares el kilo, pero si no hay producción vamos a estar realmente muy complicados”. Sin embargo, hay quienes están más atentos al tema y manifestaron que las operaciones por mieles claras se están

efectuando en el orden de los 60 a 65 pesos, con plazos de pago que pueden rondar entre los quince y treinta días aproximadamente. Esta tendencia se viene dando en las provincias

apícolas más importantes del país, es decir Buenos Aires, La Pampa, Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos, aunque a decir verdad es una realidad que abarca a casi todo el país.

Por su parte, las mieles oscuras rondan en el orden de los 58 a 60 pesos y desde Mendoza indicaron que ya tienen la promesa de los compradores que le tomarán esa miel.

Estos valores, y siempre teniendo en cuenta el análisis de los propios apicultores, no serían malos en el marco de una cosecha promedio de los últimos años, es decir entre los 25 a 30 kilos de promedio por colmena, pero lo cierto es que con la realidad de la producción para esta temporada

pone nuevamente contra las cuerdas a un apicultor que en el último tiempo jamás pudo ponerse de pie y lo único que hizo fue resistir estoicamente los golpes que el mercado le fue aplicando.

Voz del exportador

Sin dudarlo, y siempre bien predispuesto para con nuestro medio, desde CIPSA Julio Fontan indicó que todo está planchado. No se mueve nada ni en Europa ni en Estados Unidos. En todos lados hay sobrestock, por ejemplo en España tienen miel de la cosecha pasada los apicultores y no la pueden vender a pesar de que se avecina la nueva”, ejemplificó al respecto. “Estoy desorientado porque nunca antes del 2015 había sobrado la miel que se produce, siempre el escenario era de esperemos el clima y veamos de acomodar los precios”, prosiguió.

1 Comentario está listo

  1. LO QUE QUEDA NO ES MIEL ES JARABE Y MIENTRAS SIGAN ENGAÑANDO LOS APICULTORES SE FUNDEN

¿Querés publicitar en nuestro portal?

Quiero Publicitar