Podría darse otro episodio de “El Niño”

Como sucede normalmente, las primeras semanas del otoño activaron las lluvias en la mayor parte del área agrícola sudamericana, con el aditamento de que la acción residual de “El Súper Niño 2015/2016” hizo que este proceso se potenciara considerablemente, tal como anunció oportunamente nuestro medio en base a un informe elaborado desde la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

El oeste del área agrícola brasileña, Bolivia, Paraguay y el centro y el sudoeste del área agrícola argentina tuvieron precipitaciones muy abundantes, acompañadas por tormentas severas, que dificultaron considerablemente las labores agrícolas y el inicio de la cosecha.

El sur del área agrícola brasileña, el este del área agrícola argentina y el área agrícola uruguaya experimentaron valores más moderados, aunque superiores a lo normal, que fueron acompañados por tormentas puntuales.

Contrariamente, la mayor parte del área agrícola chilena observó registros algo inferiores a lo normal.

 

Junio

Durante Junio persistirán algunos focos de actividad pluviométrica superior a lo normal.

Un foco de fuerte actividad se ubicará sobre el este de Bolivia, el Paraguay, el norte de la Mesopotamia, Uruguay y el sur del Brasil, registrando fuertes tormentas.

Otro foco de intensa actividad, impulsada por los vientos polares, afectará al centro-sur y al sur de Chile, extendiendo su actividad hacia el sur de de la región cuyana.

La corriente marina fría de Malvinas continuará ascendiendo hacia el norte, desplazando casi completamente a la corriente marina cálida del Brasil.

El régimen térmico observará fuertes oscilaciones, alternándose episodios de tiempo templado/fresco, pero de poca duración, con irrupciones de aire polar, que causarán descensos térmicos muy marcados, provocando heladas localizadas, con amplios focos de valores generales, en la mayor parte de Argentina, Uruguay, el sur de Brasil, y llegando hasta Paraguay.

A partir del invierno, algunos centros internacionales de gran prestigio, señalan la posibilidad de que se desarrolle un episodio de tipo “El Niño”, que se generaría a partir de “El Niño Costero” que afecta al Perú y adyacencias, en caso de que los vientos Alisios se debiliten.

En caso de concretarse esta alternativa, podrían producirse fuertes impactos porque gran parte del área productiva se encuentra en un estado de extrema vulnerabilidad.

 

El Niño Costero

Es un calentamiento del mar frente a las costas del Perú que causa intensas tormentas sobre ese país y las regiones aledañas.

Sus causas son poco conocidas. Algunas fuentes lo relacionan con erupciones volcánicas submarinas que calientan el mar, pero esto no ha sido demostrado fehacientemente.

“El Niño Costero” se diferencia de “El Niño” en que no requiere que los vientos alisios se debiliten.

Esto hace que su alcance sea local, pero al mismo tiempo, posibilita que “El Niño Costero” ocurra independientemente de que, a nivel global, esté ocurriendo un episodio de “El Niño”, “La Niña” o un “Neutral”.

Durante el verano 2016/2017 los vientos alisios se mantuvieron fuertes debido a que se estaba desarrollando una “Niña”, pero pese a ello, tuvo lugar uno de los episodios de “El Niño Costero” más intensos que se hayan registrado.