Propóleos

La miel es una sustancia formada, principalmente, por azúcares (fructosa).

Qué maravilloso es el mundo de las abejas!!! Hoy dedicaremos el artículo a los beneficios y propiedades que cuenta el propóleos. Se trata de una sustancia resinosa de color amarillo verdoso o pardo rojizo en su estado natural; recogido por las abejas de las yemas de los árboles que luego es trasladada a la colmena y reelaborada por las abejas con el agregado de otros elementos. El resultado es un producto que contiene cera y aceites esenciales y constituye una sustancia muy compleja.

Desde épocas remotas este producto es conocido y empleado por sus propiedades terapéuticas. Algunos milenios antes de Cristo ya era utilizado por los sacerdotes responsables de la medicina, la química y la momificación. También los griegos lo conocían, pueblo de donde proviene su etimología. Su máximo empleo se dio durante la guerra de los boers, en Africa del Sur, alrededor de 1900 en el tratamiento de heridas infectadas y como sustancia cicatrizante.

Defendiendo la ciudad

El término propóleos proviene del griego Propolis: Pro: “delante” o “en defensa de” y Polis: “ciudad”. Esto es, “delante de la ciudad” (o de la colmena). Esta denominación no es para nada casual dado que las abejas colocan el propóleos, principalmente, en la entrada de la colmena para que con sus propiedades antibióticas impida la entrada de bacterias y otros agentes invasores que pueden transformarse en un peligro para la comunidad.

Aristóteles se refería a él como el remedio para las infecciones de la piel y las llagas: el famoso médico y filósofo persa Avicena, en el siglo XI, explicaba: ¨tiene la cualidad de eliminar las puntas de flechas y las espinas; vivifica, limpia fácilmente y ablanda fuertemente¨. También los incas lo utilizaban cuando se presentaba un cuadro de infecciones.

Más cercano a nuestros días, su uso fue intensificado durante la Segunda Guerra Mundial por la ex URSS para el tratamiento de heridas. Con el descubrimiento de la penicilina y el advenimiento de los modernos antibióticos, se comenzó a dejar de lado pero, paradójicamente, esa tendencia ha comenzado a revertirse.

Antes de la caída del socialismo ruso los países de su órbita recurrían a la apiterapia, y a través de ella al propóleos, para distintas afecciones de la salud ya que los medicamentos elaborados por multinacionales no tenían acceso a aquellas Repúblicas; así los productos de la colmena se instauraron como una excelente alternativa en la medicina por reunir interesantes características: altamente efectivos, fácil obtención, baratos y con muy pocas contraindicaciones.

Cuanto más se avanza en el descubrimiento de antibióticos poderosos, más se necesita conocer las propiedades terapéuticas del propóleos que, a través de sus extractos, ha mostrado ser efectivo contra cepas de gérmenes patógenos que ya adquirieron resistencia a los antibióticos tradicionales.

Su Composición

La composición promedio se detalla a continuación:

Elementos Porcentaje
Resinas y ceras Entre 30 y 70%
Aceites esenciales (Bálsamos) 2 al 6%
Aceites volátiles 3 al 10%
Sustancias solubles en alcohol 5 al 15%
Sustancias insolubles en alcohol 13 al 15%
Polen Resto de la composición

Propiedades

Las propiedades con las que cuenta el propóleos son numerosas (se estiman a nivel mundial 19 propiedades terapeúticas), algunas de ellas se enuncian a continuación:

Antioxidante

Puede ser utilizado para la industria alimenticia, para perfumería, medicina y biología.

Antimicrobiano, bacteriostático y bactericida

Estudios científicos aseguran que el propóleos actuaría como un agente no específico que estimula la inmunogénesis.

Antiviral

Cuenta con la capacidad de contener el desarrollo de formas patógenas de los virus.

Fungicida y fitoinhibitoria

Ha sido registrado el efecto del extracto de propóleos sobre casi cuarenta hongos de piel, así como su eficacia en quemaduras de segundo grado, neumodermatitis, eczemas por microbios y otros problemas dermatológicos, utilizándolo como pomada al 30% como solución alcohólica.

Regeneradoras o cicatrizantes

Posee la capacidad de acelerar positivamente la epitelización, la división celular en la curación de heridas y la prevención y detención del desarrollo de procesos inflamatorios, son algunas de las características propias de los preparados a base de propóleos.

Anestésicas

Estudios científicos demostraron que un extracto acuoso es propóleo es un buen anestésico local, con una acción periférica en la membrana ocular. Es recomendado para problemas de la boca; por ejemplo en 1953 se reintrodujo en Rusia el propóleo como anestesia en la práctica odontológica.

Antiinflamatorias

Es utilizado en preparados para el tratamiento y curación de inflamaciones de todo tipo, enfermedades ulcerosas de la piel, refuerzo de los vasos capilares, inflamaciones.

 Productos con Propóleos

Tintura de propóleos

Miel con propóleos

Comprimidos de propóleos

Caramelos

Jabón

Como se puede observar los productos que se obtienen de la colmena son numerosos y variadas propiedades benéficas para la salud. Realmente, el mundo de las abejas, es un maravilloso abanico de posibilidades.

Acciones biológicos y usos del propóleos

Las propiedades con las que cuenta el propóleos son numerosas y diversas. Su principal uso se da en la rama medicinal (se estiman a nivel mundial 19 propiedades terapéuticas) pero también se lo utiliza mucho en cosmética y en la industria alimentaria.

Las propiedades fundamentales con respecto a su actividad biológica son:

  • Antioxidante.
  • Antibacteriana.
  • Antifúngica.
  • Antiviral.
  • Fitoinhibidora.
  • Regeneradora de los tejidos.

Quizás aquí se pueda hacer un paralelismo entre la función que el propóleos tiene en la colmena y las aplicaciones que el hombre ha encontrado, luego de siglos de observación del maravilloso mundo de las abejas. A esto se suman los años de investigación científica para corroborar lo que las civilizaciones antiguas y, fundamentalmente, las abejas, ya sabían.

Productos que pueden elaborarse
a partir del propóleos

Caramelos

Tinturas

Chicles

Jabones

Lociones

Ungüentos

Pastillas

Sales de baño

Vinos

Polvos

Champúes

Cremas

Bebidas cola y funcionales

Las propias abejas determinan las funciones del propóleos en la colmena de acuerdo a sus necesidades. Lo utilizan por sus cualidades antisépticas y desinfectantes para el tapizado interior de las celdillas que albergarán los huevos y larvas; por su consistencia y propiedad aislante, para rellenar grietas y agujeros, así como para revestir el interior de la colmena a fin de disminuir corrientes de aire, temperatura y vibraciones. Lo utilizan, también, para “embalsamar” a los intrusos que ingresan a la colmena (lauchas o culebras, por ejemplo) y evitar así su putrefacción. Mezclado con ceras, tierra, arena y restos vegetales, lo emplean para “achicar” el tamaño de la entrada de la colmena (piquera) bloqueando el ingreso de indeseables o protegiendo la ciudad en caso de clima frío o mucho viento.

A continuación se detallan los usos más sobresalientes aplicables en variadas industrias:

  • INDUSTRIA ALIMENTARIA (como preservador de alimentos):

En muchos países, se lo utiliza como aditivo por sus propiedades antioxidantes y antisépticas. Unas gotas de solución de propóleos incluidas en productos envasados o en alimentos frescos, pueden prolongar entre dos y tres veces su vida útil. Esto ha sido comprobado en experiencias realizadas con pescados congelados, grasas y aceites, y podrían extenderse a otra clase de alimentos tales como carne vacuna, cordero, cerdo, pollo, fruta, etc. Es muy útil, además, para mejorar la calidad del ron y otras bebidas alcohólicas. En algunos países, se han efectuado estudios con resultados positivos para conservar el mango semielaborado con propóleos, logrando el crecimiento de Aspergillus niger, organismo responsable del deterioro de pulpas de frutas.

  • MEDICINA HUMANA Y VETERINARIA:

Antimicrobiana (bacteriana, micótica y viral).

Antioxidante.

Inmunoestimulante.

Cicatrizante, anestésica y antiinflamatoria.

Vasoprotectora.

Antiparasitaria.

Antitumoral y radioprotectora.

  • AGRICULTURA:

Las propiedades bacteriostáticas, bactericidas y desinfectantes se extienden también a la protección de las plantas por lo cual tiene una gran aplicación en los tejidos lesionados por causas accidentales o por injertos. También demuestra ser un exitoso fungicida, antiviral y estimulante del crecimiento de la vegetación. Y es eficaz contra el mildiu, la sarna y el oidio.

Según ensayos realizados en otros países, se ha comprobado que inhibe el virus del mosaico del pepino, el virus de las manchas y de necrosis del tabaco. Como fitoinhibidor, para evitar el brotado de papas; las experiencias se realizaron también en lechuga, colza y girasol.

En apicultura, se utiliza una solución alcohólica de propóleos para atraer enjambres naturales. También es muy conveniente su uso para proteger los materiales apícolas y barnizar colmenas para mantener la higiene y sanidad de la misma.

  • GENERAL (barnices, tratamiento, desinfección y protección de maderas):

Hay diversas experiencias en el mundo con respecto a la utilización del propóleos en la elaboración de barnices y pinturas destinados a proteger muebles y otros objetos de maderas. En regiones de climas muy fríos, se lo ha aplicado como como barniz en trineos para evitar su deterioro por nieve o frío intenso. También, como anticorrosivo de objetos de metales preciosos (láminas de oro, plata) y de otros metales así como en la protección de cueros, pieles y zapatos contra los insectos y la humedad o para teñirlos.

Como resumen, se extrae que la producción de propóleos en Argentina es una alternativa interesante para el productor apícola y una actividad rentable. Puede generar divisas, en un plazo no demasiado extenso, de algo más de us$ 500 millones, según estimaciones realizadas por el PROAPI (INTA) pero, para ello, es imprescindible contar con una legislación que resguarde su producción.

El bálsamo bíblico

Desde épocas remotas, este producto es conocido y empleado por sus propiedades terapéuticas tanto en medicina humana como veterinaria. La referencia histórica más lejana data del antiguo Egipto, donde fue utilizado en las mezclas para embalsar los cuerpos de los faraones. Mencionado también en la Biblia como “bálsamo o resina”, fue aplicado a distintos usos por casi todas las civilizaciones: china, hindú, romana, persa, etc. Aristóteles se refería a él como el remedio para las infecciones de la piel y las llagas y el famoso médico y filósofo persa Avicena, en el siglo XI, expresaba: “tiene la cualidad de eliminar las puntas de flechas y las espinas; vivifica, limpia fácilmente y ablanda fuertemente”. También los incas lo utilizaban cuando se presentaba un cuadro de infecciones.
Su máximo empleo se dio durante la guerra de los böers, en Africa del Sur, alrededor de 1900 en el tratamiento de heridas infectadas y como sustancia cicatrizante. Ya en nuestro siglo, su mayor uso se produjo durante la Segunda Guerra Mundial para el tratamiento de heridas, también como cicatrizante.

Consideraciones

  • La cantidad de propóleos producida por la colmena depende del tipo de abeja y de la vegetación. De acuerdo a algunos estudios realizados, en las principales zonas de producción se pueden obtener rindes de 300 gramos anuales por colmena.
  • La calidad y composición química del propóleos varían según la fuente vegetal y las condiciones ambientales.
  • La manipulación debe realizarse con las máximas exigencias de higiene y en lugares perfectamente limpios.
  • La calidad está directamente relacionada con los métodos de recolección, almacenamiento y conservación.
  • Argentina presenta perspectivas favorables para su producción e inserción internacional.