Proyecto sobre envases nuevos y usados

El nuevo proyecto de tambores presentado está justificado en diferentes cuestiones, destacándose que se han constatado asimetrías en las características técnicas y de calidad de los tambores metálicos que atentan contra la adecuada comercialización de la miel, en perjuicio de su inocuidad y calidad, siempre tomando las palabras propias del proyecto.
Que más del noventa por ciento de la miel producida se exporta mayoritariamente en los mencionados tambores, debiendo cumplir la normativa de envases, materiales y objetos destinados a estar en contacto con los alimentos de los países de destino, enfocada a dar garantías de inocuidad de producto.
Que es oportuno actualizar las normativas que regulan la calidad higiénico-sanitaria y características técnicas de los envases, materiales y elementos destinados a estar en contacto directo e indirecto con la miel, a fin de adaptarla a los avances tecnológicos y a los requisitos normativos de calidad e inocuidad establecidos por los países importadores de miel argentina.
Que es preciso estandarizar y actualizar las características técnicas y de calidad de los envases contenedores de miel a efectos de garantizar su durabilidad y seguridad a lo largo del proceso de envasado, manipulación, transporte y depósito de la miel y durante toda su vida útil.
Que el sector exportador apícola ha planteado en numerosas oportunidades su preocupación por la calidad y procedencia de los envases metálicos reciclados y por la calidad de envases nuevos para su uso en miel.

Descripción del proyecto

Entre los puntos más importantes de la iniciativa planteada, se destaca la necesidad de certificar el proceso de fabricación o reciclado por parte de una entidad certificadora pública o privada, autorizada por el SENASA, como así también solicitar la aprobación del envase ante la Dirección General de
Laboratorio y Control Técnico del SENASA.
Además, se debe llevar un registro de proveedores de insumos, de las etapas de fabricación y de aquellos que adquieren los envases, que permita que los mismos puedan ser recuperados si presentan defectos de fabricación, si constituyen un riesgo para la salud pública.
Con respecto a los reciclados particularmente, se solicita que los mismos deban provenir exclusivamente de la industria alimenticia tanto en su primer uso como en los posteriores.
Por otra parte el fabricante de envases no metálicos para su uso con miel a granel debe fabricar envases de primer uso o nuevos, cumplir con los requisitos de identificación y rotulado, entre otros.
Además, salvo autorización de SENASA, el envase metálico (tambor) vacío para contener miel, no puede ser comercializado con ninguna identificación en sobre relieve, etiquetado u otra, no autorizada por este organismo.

Especificaciones técnicas

A continuación se presentan algunos de los requerimientos a los tambores que solicita este proyecto.

Peso mínimo vacío: 16,50 kg +/- 2.5 %.
Altura: 870 ± 3 mm.
Capacidad nominal : 200 litros.
Peso de tapa: 2,2 kg ± 2.5 %.
Revestimiento interno: Barniz sanitario dorado, sin pigmento en cumplimiento del Código Alimentario Argentino.

IMPORTANTE: La presente resolución entra en vigencia a partir del día de su publicación en el boletín oficial. El artículo 2° inciso a) entra en vigor a partir del
1 de julio de 2018. El mismo plantea textualmente lo siguiente:
“Certificar el proceso de fabricación o reciclado por parte de una entidad certificadora pública o privada, autorizada por el SERVICIO NACIONAL DE SANIDAD Y CALIDAD AGROALIMENTARIA de acuerdo con el protocolo de aprobación y control establecido según lo previsto por la Resolución N° 280 del 08 de agosto del 2001 del SERVICIO NACIONAL DE SANIDAD Y CALIDAD AGROALIMENTARIA”.

1 Comentario está listo

Suscribirse a los comentarios
Los contactos personales de los entrevistados y/o personas mencionadas en las notas no son publicados ni serán facilitados. Esto es para resguardar la privacidad y seguridad de las personas involucradas. Muchas gracias.
  1. Pregunta: ¿Los tambores reciclados no están actualmente certificados por SENASA? Porque ésa es la leyenda que tienen impresa, no entiendo cuál es el cambio. El apicultor compra de buena fé y creyendo que los controles previos se hacen y se encuentra a la hora de vender con que algunos de los tambores reutilizados no cumplen las normas.
    Algo o alguien falla, seguro no es el apicultor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *