Recambio natural de reinas

Las reinas de reemplazo se crían por necesidad de supervivencia de la colmena. Suele ocurrir en los primeros meses del otoño o la primavera.

lewis_queen_bee_1047_ds

La aparición de celdas reales sin que haya indicios de enjambrazón constituye la forma natural en que las abejas realizan el recambio de reina de manera natural y sin que exista intervención del apicultor.

Por lo general esto suele ocurrir en los primeros meses del otoño o la primavera. Cuando se produce un reemplazo natural de la reina nunca se forma una colonia nueva. Las reinas de reemplazo se crían por necesidad de supervivencia de la colmena, sin embargo las reinas de enjambrazón se crían por la necesidad de mantener la especie.

El reemplazo es la respuesta de las abejas a un desempeño deficiente de la reina y en consecuencia deciden cambiarla. Razones tales como enfermedad o una deficiente condición física (falta de alas, patas, traumatismos, vejez, enfermedades, espermateca agotada, reina proveniente de larvas inadecuadas, etcétera) son factores para que se produzca el fenómeno.

Las abejas determinan la validez –o no- de su reina a través de una sustancia química especial llamada feromona mandibular, que es producida por la reina mediante unas glándulas alojadas, como su nombre indica, en la sección mandibular de su cuerpo. Esta feromona se transmite a través del contacto con las abejas que la limpian y la alimentan y, sucesivamente a las demás abejas de la colonia al compartir el alimento.

La presencia de esta feromona inhibe la construcción de celdas reales, como así también el desarrollo de los ovarios de las obreras y en consecuencia las abejas evalúan su reina basándose en los niveles de esta feromona. Cuando la cantidad percibida es insuficiente, la reina no está realizando su trabajo adecuadamente y en consecuencia inicia el proceso de reemplazo.

Una reina joven presenta unos niveles de secreción de feromonas muy potente, y eso inhibe su reemplazo. A medida que envejezca presentará niveles hormonales cada vez más bajos y ello inducirá a las abejas a cambiarla.

Otro punto importante es el tamaño de la colonia, ya que una muy grande es más probable que reemplace su reina debido a que la sobrepoblación provoca una mala distribución de feromonas a lo largo de la colmena.

Por lo general, una reina que se sustituye a través de la substitución natural está fallando de alguna manera, tal vez es vieja y presenta un deficiente patrón de puesta. Sin embargo, curiosamente, en ocasiones, las abejas sustituirán también reinas jóvenes y vigorosas que presentan una buena puesta. Para el apicultor, no es posible establecer la calidad de una reina con todos sus matices y sutilezas con la mera observación del patrón de cría, ya que es posible que esté generando una cría muy compacta, pero que no esté produciendo la cantidad de feromonas suficiente para satisfacer a las abejas de la colmena, o está infestada de Nosema o virus. A veces también, observamos reinas con un patrón de puesta irregular que no son reemplazadas. Esto puede deberse a que todavía produce altos niveles de feromonas o a otros factores tales como que la colonia tenga un alto comportamiento higiénico, envenenamiento y muchas variables más.

Para el apicultor poco experimentado, abrir una colmena y encontrarse con celdas reales es una señal de alarma, y, frente a la posibilidad de que la colmena enjambre se siente impulsado a destruirlas para evitar la pérdida de la colonia. La realidad es que no todas las celdas reales son necesariamente de enjambrazón.

Destruir celdas reales sin orden ni concierto puede llevar a una colonia a la orfandad. Por ello es vital que el apicultor entienda e identifique los diferentes tipos de celdas para que comprenda lo que está sucediendo en el interior de la colmena.

Celdas de Emergencia

Las abejas las construyen cuando se quedan huérfanas. En este caso, la reina podría haber muerto accidentalmente o se ha caído al suelo durante la manipulación de la colmena. Las abejas construyen celdas de emergencia también cuando el apicultor quita la reina de una colonia para hacer un enjambre artificial.

Si bien lo más común es encontrarlas en la parte central del panal, las abejas construyen celdas de emergencia en cualquier sitio donde hay larvas viables o huevos. Son más pequeñas que las celdas de enjambrazón o reemplazo.

Celdas de recambio

La celda de sustitución arranca como una realera normal. La colonia cría sólo unas pocas celdas, normalmente entre una y tres, y éstas tienden a ser uniformes en cuanto a edad. Por lo general se plantean en la cara de un panal de cría y en el mismo cuadro, no a lo largo del borde del panal y cerca de las barras inferiores como las celdas de enjambrazón. Suelen ser largas y estar cubiertas totalmente con cera.

Celdas de enjambrazón

Son el tipo más común, construido a partir de celdas reales nuevas cuando las abejas se preparan para enjambrar. Son las que se producen en mayor número, normalmente entre seis y doce. Algunas colonias construyen hasta 50. Estas celdas normalmente se encuentran en la parte inferior de cuadros o en los espacios vacíos del panal.

 Recambio natural: ¿bueno o malo?

– Las reinas que se obtienen como resultado de una sustitución natural frecuentemente son de una gran calidad, ya que reciben grandes cantidades de jalea real durante el desarrollo.

– Una reina joven tiene mejor postura y produce suficiente feromona como para controlar un enjambre potente.

– Las colmenas que han cambiado reina raramente enjambran. Esto tiene capital importancia desde el punto de vista del apicultor.

– Si bien es cierto que puede obtenerse buen material de una reina de recambio, también es posible que la nueva reina presente un comportamiento agresivo cuando se trabaja con razas puras. Si una reina pura es sustituida, su hija tendrá el 50 por ciento de su madre y el resto lo proporcionarán los zánganos con que se aparee.

¿Querés publicitar en nuestro portal?

Quiero Publicitar