Recomendaciones contra la plaga

Ante el inminente incremento de la población de langosta (Schistocerca Cancellata) y su rápido desplazamiento en algunas regiones de nuestro país, el Ministerio de Agroindustria en conjunto con el Programa Nacional de Apicultura de INTA y el SENASA consideraron necesario realizar recomendaciones a los productores apícolas.

El daño directo de la langosta sobre los cultivos y recursos apícolas puede afectar indirectamente las reservas nutricionales de las colonias de abejas, por lo que se brindaron un par de recomendaciones, entre las cuales vale destacar:

– Realizar el monitoreo sanitario de las colmenas y verificar el buen estado nutricional de las mismas.

– Retirar los apiarios de las zonas en caso de registrarse focos de langosta (zonas de alto riesgo).

– Si se considera oportuno, recurrir a la alimentación artificial.

En las regiones donde se requiera el uso de insecticidas para el control de la langosta se recomienda:

-Que el productor apícola se contacte con los responsables del control de plagas (Comisión provincial, municipal, oficina de SENASA, Ministerios provinciales) para informar de la localización de cada apiario aportando el geo-posicionamiento del colmenar  y obtener el RENAPA/RENSPA de los mismos.

-Mantenerse informado para evaluar la posibilidad de trasladar las colmenas fuera de las zonas actualizadas con focos (zonas de alto riesgo). La aparición de nuevos focos, la formación de mangas de langostas y su dinámica (trayectoria de recorrido, zonas donde la manga va a bajar) no es fácil de prever.

– En los casos en que las colmenas se encuentran en las zonas demarcadas como de alto riesgo y de riesgo y ante la inminencia de aplicaciones contra la langosta y no sea posible trasladar las colmenas se recomienda evitar el pecoreo de las abejas en el momento de la aplicación. Para ello se indica bloquear las piqueras con alambre tejido y agregar material melario extra hasta tanto haya finalizado los tratamientos para controlar la plaga. Se recomienda a  los productores que se encuentren en las zonas de riesgo que ya tengan los tejidos preparados por si deben actuar de manera rápida para evitar posibles pérdidas de abejas.

En principio el avance se daría de norte a sur y se verían afectadas algunas zonas de Chaco, Santiago del Estero, Formosa, Catamarca y el norte de Córdoba.