Recomendaciones para el recambio de reinas

REINAS

Cuándo y cómo cambiar la abeja reina de una colonia es un interrogante que los productores deben afrontar cada año. Para tal fin es fundamental que los apicultores estén preparados para gestionar adecuadamente las colmenas que han sobrevivido al invierno.

Hay tres factores fundamentales que contribuyen al éxito de una colonia:

– Una reina joven

– Una población fuerte de abejas

– Suficientes reservas de miel y polen.

Si cualquiera de estos factores no están presentes es poco probable que la colonia tenga un buen verano, y además tendrá problemas para sobrevivir durante el invierno próximo.

¿Cuándo cambiar la reina?

Para el normal funcionamiento de una colonia de abejas, es fundamental que cuente con una reina plena, y en consecuencia el apicultor ante el primer indicio negativo debe proceder al recambio correspondiente.

Durante la época de cosecha, una semana con una reina deficiente puede marcar la diferencia productiva del año, además de generar un debilitamiento que sin dudas tendrá incidencia al ingresar en la otoñada.

Hacia finales del invierno o comienzos de la primavera debemos inspeccionar la colmena y determinar el funcionamiento de la colonia.

Si se observan varios marcos de cría sellada y sin sellar la reina está haciendo un buen trabajo, pero si la cría es deficiente se deberá proceder al recambio correspondiente.

Otro factor importante a considerar es que no se debe “confiar” en la reina por un plazo mayor a las dos semanas y realizar controles periódicos para evitar sorpresas.

Algunos apicultores suelen reemplazar la reina por su actitud demasiado defensiva. Una vez que se introduce la nueva soberana con una conducta “más suave”, sus hijas reemplazarán las abejas defensivas dentro de 35 días y la colmena irá cambiando su conducta.

El productor al contar con la nueva reina debe proceder a sacar la vieja, matarla y retirarla del apiario.

Es fundamental alimentar a la colonia con agua y azúcar, ya que las nueva reina es aceptada mejor si existe un fuerte flujo de néctar, el cual lo simulamos de manera artificial.

Tras la eliminación de la “vieja”, a las 24 horas procedemos a colocar la “nueva” dentro de la jaula entre los marcos en la parte superior de la zona de cría.

¿Cada cuánto sustituirla?

La sustitución anual tiene sus beneficios. La nueva reina pondrá huevos que se convertirán en las abejas de hibernación. Esas abejas tendrán cuerpos más gordos, más enzimas. Además, una reina joven tiene una mejor distribución de las feromonas que pueden ayudar a prevenir los enjambres durante la primavera.

Una empresa apícola que no cuenta con un programa de recambio sistemático de reinas, tendrá cuanto menos un 20 % de sus colmenas improductivas cada temporada, debido a que estarán, reemplazando de manera natural sus reinas, huérfanas o con reinas recién fecundadas. En tales situaciones dichas colmenas tendrán una población notablemente inferior al resto del colmenar.

En la práctica estas situaciones se producen al inicio del flujo principal de néctar, lo cual produce una notable disminución en la cantidad de miel cosechada. A lo anterior se suma que alrededor de un 25 % de colmenas se perderán durante la invernada.

Además cabe resaltar que la respuesta de una colmena a la salida de la invernada, como así también la resistencia a las distintas enfermedades que la pudieran afectar, es superior cuando la reina es joven, sana, vigorosa, de buen origen genético y ha sido criada convenientemente.

¿Cuando la colonia sufre peligro de saqueo?

Durante el otoño y principios de primavera es cuando las abejas se sienten mas predispuestas a saquear a otra colonia. Se habla de “saqueo” y no de pillaje, porque éste casi siempre es inducido por el apicultor al trabajar las colonias mientras que el primero ocurre cuando las colonias están tranquilas y sin la intervención inmediata del apicultor. El pillaje se desata sobre varias o todas las colonias del apiario mientras que el “saqueo” se produce sobre una sola colonia.

Las abejas saquean la miel y reservas de las colonias que tienen una reina deficiente, una colonia desmoralizada que no se defiende. Las abejas perciben la deficiencia de la reina que no libera suficientes feromonas o al menos las libera en menor cantidad, merodean alrededor de la colmena en movimientos zigzagueantes hasta que se introducen en grandes cantidades desplazando a la colonia y su reina, que huye de la colmena dejando las reservas para las invasoras. Este enjambre se posa cerca del colmenar y mas tarde las abejas buscan otra colmena para introducirse. Una colonia es saqueada solo si su reina es deficiente y se puede prevenir cambiándola a tiempo. Se detecta porque se observa alrededor de las colmenas abejas zigzagueantes, amenazantes y muy pocas abejas en actitud de defenderse. Cambiando la reina automáticamente la colonia cambia de estado de ánimo y se defiende desanimando a las saqueadoras.

El éxito en la introducción

La facilidad y el éxito en la introducción de una nueva soberana depende de varias condiciones que deben darse al momento del proceso.  Para aumentar la aceptación es fundamental tener en cuenta los siguientes factores:

– Las abejas jóvenes aceptan mas fácilmente una  nueva reina que las abejas viejas.

– Las colonias de abejas de menor población aceptan a las reinas más fácilmente que las colonias más populosas.

– Las abejas aceptan más fácilmente a las reinas durante un flujo de néctar.

– Las abejas tienen mayor aceptación para con las reinas de similar condición que su antigua reina, así se debe reemplazar siempre una reina en postura por otra reina en postura.

Más información sobre este tema

¿Querés publicitar en nuestro portal?

Quiero Publicitar