Revelan genes vinculados a la inmunidad de las abejas

 

Los avances recientes en la secuenciación del ADN han llevado a numerosas investigaciones de los genes implicados en las respuestas de la abeja melífera a los patógenos.

Un equipo internacional de investigadores identificó un conjunto básico de genes implicados en las respuestas de las abejas melíferas a múltiples enfermedades causadas tanto por virus como así también por parásitos. Estos hallazgos proporcionan un punto de partida mejor definido para futuros estudios sobre la salud de las abejas melíferas, y pueden ayudar a los científicos y apicultores a engendrar abejas melíferas que sean más resistentes a soportar el estrés y en consecuencia presentan una mejor resistencia al ataque de distintos patógenos.
Como ya es de público conocimiento y se viene acrecentando notoriamente con el correr de los años, en la última década, las poblaciones de abejas melíferas han sufrido pérdidas severas y persistentes en todo el hemisferio norte, principalmente debido a los efectos de los patógenos, como hongos y virus, destacó al respecto VincentDoublet, investigador postdoctoral de la Universidad de Exeter, y una de las personas dedicadas a esta investigación. “Los genes que identificamos ofrecen nuevas posibilidades para la generación de poblaciones de abejas melíferas que son resistentes a estos patógenos”, aseguró sobre el tema.
Según los investigadores, los avances recientes en la secuenciación del ADN han llevado a numerosas investigaciones de los genes implicados en las respuestas de la abeja melífera a los patógenos. Sin embargo, hasta ahora, esta gran cantidad de datos ha sido demasiado engorrosa e idiosincrásica para revelar patrones generales en la inmunidad de las abejas melíferas, dificultando la posibilidad de establecer un patrón de comportamiento. “Aunque muchos estudios han utilizado enfoques genómicos para comprender cómo responden las abejas a virus y parásitos, ha sido difícil comparar estos estudios para encontrar los genes centrales y las vías que ayudan a la abeja a combatir los factores estresantes”, manifestó la profesora de entomología Christina Grozinger. “Nuestro equipo creó una nueva herramienta bioinformática que nos ha permitido integrar información de 19 conjuntos de datos genómicos diferentes para identificar los genes claves implicados en la respuesta de las abejas melíferas a las enfermedades”, aseguraron al respecto los especialistas.
Específicamente, el equipo de 28 investigadores, que representa a ocho países, creó una nueva técnica estadística, llamada análisis dirigido de productos de rango. La técnica les permitió identificar los genes que se expresaron de manera similar en los 19 conjuntos de datos, en lugar de solo los genes que se expresaron más que otros dentro de un conjunto de datos.
Los científicos descubrieron que estos genes expresados de forma similar incluían aquellos que codifican proteínas responsables de la respuesta al daño tisular por patógenos, y aquellos que codifican enzimas implicadas en el metabolismo de los carbohidratos de los alimentos, entre muchos otros. Dijeron que una disminución en el metabolismo de los carbohidratos podría ilustrar el costo de la infección en el organismo.
“Se pensó que las abejas melíferas respondían a diferentes organismos patógenos de maneras completamente diferentes, pero hemos aprendido que dependen principalmente de un conjunto básico de genes que se activan o desactivan en respuesta a cualquier desafío patógeno importante”, dijo Robert Paxton, profesor de zoología, Centro Alemán para la Investigación Integral de la Biodiversidad. “Ahora podemos explorar los mecanismos fisiológicos por los cuales los patógenos superan a sus hospedadores de abejas melíferas, y cómo las abejas pueden luchar contra esos patógenos”.
Las implicaciones de los hallazgos no se limitan a las abejas melíferas. El equipo descubrió que los genes centrales forman parte de las vías conservadas, lo que significa que se han mantenido a lo largo del curso de la evolución entre los insectos y, por lo tanto, son compartidos por otros insectos. Según Doublet, esto significa que los genes proporcionan un conocimiento importante para comprender las interacciones de los patógenos con otros insectos, como los abejorros, y para usar patógenos para controlar las plagas de insectos, como los áfidos y ciertas polillas.
“Este análisis proporciona una visión sin precedentes de los mecanismos que sustentan las interacciones entre los insectos y sus patógenos”, dijo Doublet. “Con este análisis, generamos una lista de genes que probablemente serán una fuente importante para futuros estudios funcionales, para la cría de poblaciones de abejas melíferas más resistentes y para el control de enfermedades emergentes de las abejas”.

¿Querés publicitar en nuestro portal?

Quiero Publicitar