Se sembraron menos hectáreas de colza

Las primeras estimaciones hablan de una merma que rondaría el 20 a 30 por ciento.

La superficie sembrada de colza durante este año, según los primeros datos estimativos, es inferior a la de 2013, pese a que esta oleaginosa invernal viene creciendo desde hace al menos cinco o seis campañas con mejoras en genética y manejo.
En nuestro país todavía tiene poca difusión y es fundamentalmente una alternativa al cultivo de trigo, sin embargo hace dos años atrás alcanzó casi las cien mil hectáreas sembradas, cifra record.
La merma sería, en principio considerable, principalmente porque en algunos puntos del país como Entre Ríos la campaña anterior no brindó los rindes que se esperaban.
Deborah Rondanini, docente de la cátedra de Cerealicultura de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires explicó que la colza tiene condiciones agronómicas y comerciales para aumentar la producción. Además de las mejoras en genética y manejo, que elevaron los rindes promedio del cultivo en el país a 1800 kg/ha, respecto de los 1400 kg/ha históricos, es el único cultivo oleaginoso que siembra en invierno (con lo cual permite proveer a la industria aceitera en épocas de capacidad ociosa) y representa una alternativa a la rotación trigo/soja, con la ventaja de liberar el lote un mes antes que los cereales invernales y dejarlo disponible para sembrar un cultivo de segunda más temprano, y agregó “su sistema radical permite extraer agua y nutrientes de estratos más profundos que los cereales de invierno, y pierde las hojas temprano en floración, devolviendo nutrientes que rápidamente están disponibles para el cultivo de segunda”.
Pese a ello, Rondanini reconoció que más allá de su excelente calidad para la salud humana y  sus ventajas productivas y comerciales, el cultivo de colza aún es muy limitado en la Argentina. De hecho, luego de cinco campañas de crecimiento en superficie, este año se espera una reducción del área sembrada, que podría quedar en 40 o 60 mil hectáreas (la campaña anterior se llegó a las 70 mil hectáreas), debido al aumento del precio del trigo y a las lluvias del otoño, que retrasaron la cosecha de granos gruesos e impidieron sembrar colza en el Litoral y en la provincia de Buenos Aires.

Buen manejo sanitario

Expertos sobre el tema recomiendan como primera medida que para obtener buenos rendimientos los productores deben prestar mucha atención al manejo sanitario, debido a que comparte mucha enfermedades fúngicas con otras oleaginosas. En consecuencia es clave elegir genotipos de buen comportamiento ante enfermedades y rotar con gramíneas.

 

¿Querés publicitar en nuestro portal?

Quiero Publicitar