¿Tambores nuevos o reciclados?

Al final de cada cosecha de miel, aparece la controversia de siempre sobre si comprar tambores nuevos o tambores reciclados.

En ambos casos hay defensores a ultranzas que defienden uno o el otro con diferentes tipos de fundamentos.

Al respecto y para tener un panorama más concreto, nuestro medio realizó un relevamiento con productores de varios puntos del país sobre este tema y en general las opiniones son muy variadas, como así también el consumo de uno u otro.

En general quienes se inclinan por utilizar reciclados hablan de prácticamente una tradición, pero además basan su argumento en una cuestión de costos, ya que el mismo cuesta (dependiendo la empresa y el tipo de operación) entre 150 y 200 pesos menos. “Utilizo mayoritariamente reciclados, porque son más baratos y nunca he tenido dificultades así que los sigo usando”, Gustavo Ruiz, Dean Funes.

Otro dato a considerar es la cantidad de unidades que se precisan, porque obviamente que esta diferencia no es demasiado significativa para aquellos apicultores que tienen poca producción y en consecuencia no necesitan hacer grandes compras, en tanto que sí puede representar un ahorro sumamente importante para aquellos que tienen muchos apiarios y en consecuencia la producción es mucho mayor, logrando una disminución en los costos mucho más representativa, lo cual indudablemente es muy importante y más considerando que el nivel de rentabilidad se encuentra al límite.

Desde Tres Arroyos, Lucas Carrozi resaltó que en su zona antes se usaban nuevos pero ahora casi el 80 % de los apicultores se vuelca al uso de reciclados, principalmente por una cuestión de precios.

Mientras tanto quienes optan directamente por el uso de tambores nuevos lo argumentan en una cuestión de seguridad y comodidad. “El reciclado genera mas complicaciones que soluciones y la diferencia del precio no es demasiado. Es para cuidar las monedas y que se te escapen los pesos”, aseguró desde Tandil Gustavo Mastropierro, quien añadió “es incomodo por la diferencia de tamaño, porque algunos pierden, porque no cierra bien la tapa. El reciclado trabaja de controlador del precio del nuevo y por eso indudablemente no los sacan de circulación”.

En tanto que desde el sur de Córdoba, Javier Cersósimo resaltó “el reciclado cuando lo usaba perdían las tapas, ibas chorreando miel por todos lados, pero fundamentalmente no me gustaba como quedaban. Igual nunca tuve problemas para que me los reciban, aunque hubo años donde había mucha miel que si vos tenias reciclados renegabas para que te los compren”.

Opinión de un exportador

Respecto al tema tambores, Alejandro Malti de Grúas San Blas fue contundente e indicó que la imagen es tan importante como el contenido. La necesidad de los exportadores es tener tambores nuevos y mejores, y argumentó que se debe realizar un nuevo tambor de mejor calidad, porque los actuales tienen una chapa muy débil que con el manipuleo suele romperse (cada tambor tiene entre 8 y 10 movimientos antes de ser exportado). “Habría que habilitar hasta la chance de importar tambores para intentar bajar los precios de los insumos, porque acá la industria de la chapa la maneja una sola empresa y tomando precios internacionales incluso en el mercado interno”. Redondeó “el tambor tendría que ser parte de la transacción, buscarle la vuelta a este tema. El exportador debe asumir el gasto del tambor para poder regularizar todo esto, y luego poder descontarlo de los impuestos”.
En tanto que con respecto exclusivamente a los reciclados indicó “el reciclado debe tener una medida estándar y debe estar regulado correspondientemente. Otro tema es la tara entre el que hace y el que compra y por ahí le ponen 20 kilos y pesa 16, entonces yo estoy perdiendo cuatro kilos por ejemplo”.

Los tambores UN

La polémica por estos tambores y el comunicado que SENASA emitió al respecto, sumado a que muchos fueron retenidos en aduana e incluso todavía no se devolvieron, genera que algunos apicultores empiecen a mirar con recelo el uso de reciclados. “Nosotros utilizamos ambos, todo depende del precio y del negocio que nos convenga. Sabemos que hubo gente en la zona que tenía problemas con tambores UN o que habían comprado y tenían esa sigla así que estaban en tratativas para que les devuelvan el dinero”, Eduardo Riquel, Juan José Castelli.

En tanto que desde Tres Arroyos Jorge Durañona señaló  “usamos los dos, y todo depende del precio, por supuesto que siempre de la mano que SENASA autorice o no. Yo tenía dos tambores UN y fue todo un problema porque hubo que trasvasar la miel”.

La palabra oficial

En declaraciones periodísticas, la encargada del área de Alimentos y Bebidas, Mercedes Nimo resaltó que están trabajando para armar un sistema confiable de trazabilidad desde la colmena hasta el tambor e incluso se quiere llegar a la miel que se encuentra en la góndola. “No será un proceso solamente sanitario, sino que además comercial”, aseguró la funcionaria. “Estamos discutiendo la nueva norma de tambores, que prevé un sistema que te permita trazar el envase de una manera sistematizada”, profundizó.

Nimo señaló esto en referencia a los problemas que se detectaron en algunos envases de miel y al respecto brindó precisiones. “Lo que ocurrió fue que “se detectó un desvío de uso de unos lotes de tambores con siglas UN. Se tomó una medida precautoria para evitar problemas en el mercado internacional, y en consecuencia se interdictaron esos tambores, se hicieron los análisis correspondientes y por suerte no hubo ningún tipo de problema en el contenido”.

La funcionaria continuó “esto nos llevó a tomar unas medidas posiblemente un poco más rápidas a los que tenemos previstas. No hay un problema de inocuidad del producto, pero sí está claro que debemos mejorar la norma de los tambores. Debemos saber de dónde proviene cada envase”, y redondeó “hay una norma donde establece cuales son estos tambores UN, de los cuales tienen subdivisiones, uno de ellos solo se pueden usar en industrias alimenticias, pero después hay otros que podrían prevenir de otro tipo de industrias. Nosotros encontramos de ambos”.

Para finalizar, aclaró que también existen algunas debilidades con los tambores nuevos y que en consecuencia deben seguir trabajando para asegurar la inocuidad del producto.

1 Comentario está listo

Suscribirse a los comentarios
Los contactos personales de los entrevistados y/o personas mencionadas en las notas no son publicados ni serán facilitados. Esto es para resguardar la privacidad y seguridad de las personas involucradas. Muchas gracias.
  1. ¿y si le devueven los envases al apiculturor?¿no seria mejor? porque salen caros y siempre el que pierde es el apicultor,viveza criolla es lo que dicen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *