Un concurso que crece cada año

Sin dudas que el concurso de mieles es una marca distintiva de la Expo Apícola de Maciá, ganando año tras año un mayor prestigio.

El concurso de mieles que se realiza habitualmente en el marco de la Expo Apícola de Maciá, Provincia de Entre Ríos es indudablemente una marca distintiva del evento. Del mismo participan productores de todo el país e incluso de afuera, principalmente de Uruguay, Brasil,  Colombia, Ecuador.

Primero se clasifican las mieles en tres categorías: oscura, clara y ámbar. “Eso se hace en el laboratorio, previo a la cata sensorial, medimos el color y  de esa forma  separamos los lotes de muestras porque son todos jurados distintos. Luego se realiza el estudio de humedad porque las muestras que superan el 20 % se descartan, no entran”, explicaron desde la organización a nuestro medio.

Luego de esa clasificación por color y dentro de los parámetros de humedad son entregadas a un jurado que realiza una cata, es decir una evaluación de ciertos parámetros sensoriales. En este caso como es una cata básica para un concurso se evalúa: aroma, sensación en la boca y el tacto. Hay una escala de puntuación que va desde deficiente, normal, bueno y excelente, luego se suman los puntajes de todas las evaluaciones y ese es el puntaje final de la muestra.

El aroma de la miel se evalúa abriendo el frasco y aspirando profundamente, entonces uno lo tiene que tener un poco en la cabeza para ver qué tipo de aroma es: si es propio de la miel, si es floral, vegetal, si es persistente, si está contaminado. Puede estar contaminado con humo, fermentación, manipulación propia del trabajo y eso no es bueno obviamente dentro de éste parámetro de evaluación.

La sensación en la boca tiene que ver con la consistencia de la miel, con la presencia de cristales. La miel siempre va a cristalizar porque es un fenómeno normal que le ocurre al ser una solución sobresaturada de azúcar, lo que pasa que cuando se cosecha se cosecha líquida pero dependiendo del origen floral pasa un tiempo mayor o menor en que comienza a cristalizar. Algunas cristalizan más rápido otras tardan un poco más y además cristalizan de diferentes maneras: en cristales gruesos y duros o en cristales finos blandos y solubles. Lo que se evalúa mejor son los cristales finos, blandos, solubles que le dan una característica de cremosidad al producto, eso es de buena calidad, en cambio los gruesos y duros que raspan el paladar o se siente en el tacto entre dos dedos eso no es bueno y eso es la consistencia de la miel.
La sensación en la boca tiene que ver con todas las características juntas al momento de realizarse la prueba porque uno pone la muestra en la boca para estimular las papilas gustativas, traga y entonces por vía retronasal también interviene el olor de la miel y al tragarla, el retrogusto también se evalúa con el gusto y demás sensaciones. Eso tiene que ser equilibrado, agradable.
Las mieles son todas dulces pero unas son más ácidas que otras, unas más aromáticas que otras y también unas más persistentes que otras por lo tanto se hace una evaluación del estado general de las sensaciones en la boca y eso también se pone en la planilla y luego se ve cuál es la miel ganadora, la que tiene mayor puntaje.

Preferencias

En Argentina gusta más la miel floral, suave, aromática. Las oscuras son muy buenas mieles, pero son muy ácidas y contundentes de sabor y aroma, el argentino no está acostumbrado a este tipo de miel, parecen feas, en realidad no lo son y además son muy buenas si hacemos un perfil de composición química de esas mieles  generalmente son las que tienen más minerales que contribuye justamente al color oscuro pero el argentino no está acostumbrado a ese tipo. El argentino está acostumbrado a la miel ámbar de origen multifloral,  es más suave, aromática, floral y agradable al paladar, esto según explicaron desde la organización siempre en diálogo con nuestro medio.

Hay una buena tanda de miel clara que son muy buenas y buscadas por el color, las más claras son las que se pagan más en el mercado y a medida que escurecen disminuye su valor comercial, pero esto es comercialmente nada más. “Las mieles muy claras generalmente son pobres de aroma y sabor, son muy dulces pero uno las introduce en la boca y enseguida se va el aroma y sabor”, enfatizaron.

Para finalizar indicaron que la participación es muy buena, con más de un centenar de productores. “Este lugar se transforma como una vidriera para el mundo. Sirve para establecer conexiones internacionales a través de un jurado con gente de otros países”, finalizaron.

Aún no hay comentarios

Suscribirse a los comentarios

Los contactos personales de los entrevistados y/o personas mencionadas en las notas no son publicados ni serán facilitados. Esto es para resguardar la privacidad y seguridad de las personas involucradas. Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Querés publicitar en nuestro portal?

Quiero Publicitar