Una cosecha con mucha irregularidad

Los rindes fueron muy dispares entre una zona y otro, incluso con pocos kilómetros de distancia.

La cosecha está llegando a su final en todo el país, apenas queda algo en algunos puntos específicos de chilca y/o eucalipto y no demasiado más para ya empezar a pensar definitivamente en lo que será la zafra 2019/2020.

Como suele suceder ya hace varios años, la temporada estuvo marcada por una gran irregularidad, con un arranque esperanzador allá por Agosto/Septiembre del año pasado y la irrupción mal aventurada de las condiciones climáticas adversas que poco a poco fueron generando dificultades hasta llegar a la realidad que se atraviesa en la actualidad.

Según la opinión de los propios apicultores consultados desde nuestra redacción, la temporada arrojará un rinde total que será del orden de las 40 a 45 mil toneladas, aunque algunos más optimistas confían en que llegará a las 55 e incluso 60 mil, pero vale la salvedad estos representan un número mucho más pequeño.

Excesos pluviométricos en su momento, calores abrasadores en algunas zonas o la aparición de fuertes vientos fueron las variables más importantes, aunque sin dudas la más influyente respondió a los fríos tardíos que le impidió trabajar como corresponde en tiempo y forma y en consecuencia que la colmena pudiera desarrollarse para explotar en los momentos de pico de floración.

Para tener un panorama mucho más concreto, y tal como viene realizando en esta época durante hace una década, nuestro medio se comunicó con productores de varias zonas del país para tratar de tener un panorama mucho más concreto e inequívoco de la situación general del país y particular de cada zona.

Buenos Aires: La zona del Delta fue una de las más pobres del territorio bonaerense, algo que ya quedó expresado en líneas anteriores y que ahora se rubrica. Muchas zonas que habitualmente eran utilizadas para el asentamiento de colmenas directamente estuvieron bajo el agua durante toda, o al menos una buena parte de la temporada, lo cual impidió que se muevan colmenas, es más el transporte de unidades fue realmente muy pobre, pero además debemos agregarle que el panorama en la parte del continente tampoco fue para nada favorable, por lo cual hablar de promedios en el orden de los 15 kilos parece hasta casi utópico.
El norte bonaerense tuvo en líneas generales una zafra bastante pobre, donde los que mejores cosecharon oscilaron apenas los 20 a 22 kilos por colmena, pero hay que acotar que se trata de un porcentaje bastante pobre.

La mejoría comienza a marcarse hacia el centro provincial, donde puede hablarse de promedios que rondan los 25 a 30 kilos, tal como aseveró Guillermo Franco de la localidad de Azul, y un referente de experiencia de la región. Vale la salvedad que pueden mencionarse algunos apicultores que cosecharon en el orden de los 35 kilos, lo cual obviamente es considerado un “cosechon” si tomamos como referencia los parámetros actuales.

Aunque es importante resaltar que viajando hacia el oeste, siempre dentro de la franja central del territorio bonaerense, debe mencionarse que los rindes son algo inferiores, tal como resaltó desde Trenque Lauquen Ariel Simón, quien expresó que la cosecha es un desastre y agregó que terminó con 22 kilos de promedio, pero además acotó que el azúcar viene con aumento por lo cual se suma una nueva dificultad ahora pensando de lleno en cerrar las colmenas de cara al otoño/invierno. En tanto que otros productores de la misma zona indicaron que fue buena  a muy buena, lo cual refleja a las claras la irregularidad de la temporada.

Por su parte, y ya para cerrar la recorrida por la Provincia de Buenos Aires, vale mencionar que en algunas zonas del sur se llegó a redondear una buena temporada, tal como enfatizó desde Car-Hue Mauricio Torchelli, quien afirmó que la zafra es dentro de todo buena con rindes que estuvieron en los 35 kilos, aunque rápidamente aclaró que en algún momento se llegó a pensar en sacar 50 kilos, por lo cual hay cierta desazón en algunos colegas. En la zona costera los promedios estuvieron entre los 20 a 23 kilos, es decir dentro de los valores que se vienen manejando en los últimos años, con un par de kilos para arriba o para abajo, pero siempre dentro de esas cifras.

“La cosecha fue muy dispar en la Provincia. Lo más raro que incluso en los mismos partidos encontramos que había lugares separados por 10 kilómetros se pasaba de los 5 a los 60 kilos aproximadamente.

Se puede hablar de una cosecha que estaría en el orden de los 25 a 30 kilos”, Ariel Guardia López, responsable apícola de la Provincia de Buenos Aires

Santa Fe: La provincia de Santa Fe mostró una tendencia sumamente cambiante, donde por ejemplo hacia el norte existen aquellos que hablan de rindes de apenas 15 a 20 kilos, mientras que otros mencionaron que fue una de las mejores cosechas de los últimos años con 35 a 40 kilos por unidad.

Mientras que más al centro, más precisamente desde la zona de Calchaquí, Hugo Stieben destacó que la cosecha se adelantó un poco por las lluvias, pero que luego se normalizó y tuvo un buen desarrollo. Se habla de rindes que estuvieron entre los 25 a 28 kilos por unidad.

Por su parte, ya en el sur provincial, la temporada aportó promedios que estuvieron entre los 30 a 32 kilos.

Córdoba: Los productores pasaron por todos los estados de ánimo posibles y finalmente terminan redondeando una zafra cuanto menos aceptable, lo cual suena a mucho si tomamos como referencia lo que pintaba hacia mediados de Enero, pero suena a bastante poco si el punto de referencia es Septiembre del año pasado.
Hacia el sur, más precisamente desde la localidad de Villa Huidobro Yair Nihany expresó “la cosecha terminó con apiarios muy buenos de 45 a 50 kilos, fundamentalmente en zonas de monte o praderas con alfalfa. Después tenes apiarios de 35 kilos y otros de apenas 20 a 25 kilos aproximadamente”.

Por la zona de Río Cuarto hablan de  promedios de 25 kilos, en algunas zonas un poquito más y en otras hablan de 15 a 20 kg.

Lo que se demoró al principio se extendió al final en lo que respecta al desarrollo de la colmena, lo que no acompañó fue la entrada de néctar, podemos decir un promedio de 25 Kg. de miel, “dentro de lo “normal” para lo que son las cosechas desde año 1998 en adelante, a excepción del 2017 que fue un cosechón expresó Giovanella.

Mientras tanto que desde Laboulaye Jorge Lunari señaló que están en el orden de los 25 a 30 kilos de promedio por unidad.

Por su parte para la región central y el norte cordobés puede hablarse una zafra que fue del orden de los 20 a 25 kilos, y si bien los apicultores no la consideran tan mala como en algún momento se esperaba, el aumento incesante del precio de los insumos genera que la rentabilidad este muy al limite.

La Pampa: “Los que embocaron el monte les fue bastante bien”, con esa frase desde la localidad de Doblas Jorge Páez resume buena parte de lo que fue la cosecha en territorio pampeano.

Aquellos productores que completaron todo el circuito y fueron moviendo las colmenas terminaron con promedios que anduvieron en el orden de los 45 a 50 kilos.

En otras zonas provinciales los rindes estuvieron entre los 30 a 32 kilos aproximadamente, y en el norte, donde la lluvia acompañó un poco más puede hablarse valores que están en los 35 kilos.

Entre Ríos: La temporada fue pobre en diferentes zonas importantes de la Provincia. Al respecto desde Paraná Gustavo Reziale señaló que la primavera parecía invierno y que luego la lluvia en exceso terminaron perjudicando notablemente la situación, y agregó que ahora están esperando para ver los resultados de la chilca, esperando que esto pueda revertir algo al menos y por lo menos se aproxime un poco a los rindes medianamente normales.
Por su parte desde la localidad de Crespo se quejaron porque en su zona descargan colmenas que llegan provenientes de Concordia sin respetar los espacios recomendables y en consecuencia terminan perjudicándolos sustancialmente porque la realidad es que no hay néctar suficiente para tantas unidades.
Para concluir desde Urdinarrain Leandro Bernhardt se mostró sumamente preocupado por la realidad que están viviendo tanto desde lo productivo como así también desde lo comercial e indicó que están tratando de juntarse para sumar tambores entre varios apicultores y de esta forma tratar de defenderse mutuamente en el marco de una situación sumamente difícil.

Con respecto a la chilca, si bien todavía no concluyó, se espera que no de grandes cantidades de miel por lo cual no moverá demasiado la aguja, mientras que algo similar ocurre con el eucalipto, que se estima que dará la mitad de otros años, es decir apenas unos 10 a 12 kilos de promedio.

Cuyo: Como ya adelantó nuestro medio en ediciones anteriores la zafra en territorio cuyano estuvo dentro de los promedios que se vienen sacando en los últimos cuatro o cinco años siempre y cuando la temporada venga sin grandes dificultades, es decir entre 20 y 25 kilos aproximadamente.
En Lavalle los rindes estuvieron entre los 22 y 23 kilos, mientras que desde tierras sanjuaninas, Alejandro Beja resaltó que la temporada fue bastante buena, aunque añadió que no tienen con precisión los kilos que se obtuvieron.

En San Luis también se habla de rindes promedios de 25 kilogramos con algunos puntuales de 30.

Neuquén: En territorio neuquino están con pedido de emergencia, debido a que la helada quemó toda la flor y en consecuencia apenas se cosechó un 20 %, por lo cual la realidad es realmente angustiante, por lo cual solicitan de manera urgente que la Provincia responda con algún tipo de ayuda para poder afrontar este problema.

 

1 Comentario está listo

  1. No conozco la fuente que paso información sobre La Pampa…pero 30kg son apiarios puntuales…los rindes arrojaron un promedio de unos 22kg aprox. con apiarios de 30 kg y a pocos km apiarios de apenas 12 kg…eso se dio en toda La Pampa

¿Querés publicitar en nuestro portal?

Quiero Publicitar