Uruguay con la peor exportación de las últimas dos décadas

El volumen de exportación de miel uruguaya al exterior es el más bajo de los últimos 20 años, según afirman los especialistas del otro lado del “charco”.
En 2018 se vendieron 5.800 toneladas pero quedan en el país unas 2.500 toneladas y otro tanto podría haber pasado ilegalmente la frontera hacia Brasil, algo que se vendría repitiendo durante las últimas temporadas.
El principal comprador fue España, que adquirió el 35 % de la miel charrúa, seguido por Estados Unidos con el 21 % y Alemania con el 16 %. Es el mercado que mejor pagó la miel uruguaya (USD 2,85 FOB en promedio), pero a la vez dejó de ser el principal comprador.
Además, hubo un menor volumen de abejas ya que se censaron unas 100.000 colmenas menos, lo cual debe haber repercutido negativamente en las demás producciones agropecuarias, bajando el potencial polinizador.

Plan de Buenas Prácticas Agrícolas

Con respecto a la incorporación de este Plan, los apicultores uruguayos explicaron que es un paso corto, pero paso al fin que se da para cuidar el sector. Uruguay está perdiendo mercados y debe vender más barato ya que sus mieles poseen importantes cargas de glifosato y en muchos casos las operaciones quedan truncas, y por eso toma relevancia el Plan antes mencionado.
Pablo Velázquez de la Mesa Apícola de Soriano dijo que es el momento de preservar y recuperar la biodiversidad que el modelo productivo ha destruido en cierta manera, dado que hay muchas zonas que están comprometidas por residuos o porque no son aptas y los rindes en las producciones no son los mejores. Trabajar en las buenas prácticas agrícolas permitirá tener una mejor convivencia la agricultura, apicultura y otros rubros más.
Velázquez apuntó que Uruguay está perdiendo mercados. “Vendíamos la mayoría de nuestras mieles a Alemania porque era el mejor precio y hoy en día gran parte de los contenedores van con destino a Estados Unidos, que tiene un precio inferior, y se nos paga la mitad del precio que pretendemos”.
La situación presenta un panorama muy incierto, porque “hasta que no tomen conciencia quienes tienen que tomar las decisiones va a estar difícil. Como joven y optimista que soy no pienso que se va a acabar la apicultura pero desde hace un par de años atrás venimos pasando bastante mal”, concluyó en declaraciones realizadas al diario Crónicas.

¿Querés publicitar en nuestro portal?

Quiero Publicitar